Ander Guevara centrocampista de la real

Real Sociedad | Ander Guevara: "Estamos acostumbrados a entrenar fuerte y a veces cuando baja la carga nos vamos enfadados a casa"

08.01.2021 | 00:26
Real Sociedad | Ander Guevara: "Estamos acostumbrados a entrenar fuerte y a veces cuando baja la carga nos vamos enfadados a casa"

Su destino es ser capitán de la Real en un futuro cercano. Guevara tiene madera de líder. Es uno de los realistas que más y mejor habla del juego. Su balance del año es positivo

donostia Minuto y resultado de la temporada.

–En líneas generales la primera vuelta ha sido muy buena, muy positiva. Sobre todo al principio cogimos una inercia que fue bestial, estuvimos varias jornadas incluso en el primer puesto aunque llevábamos un partido de más, pero las sensaciones eran fantásticas. Y quizás luego hemos tenido un momento un poco de bache, sobre todo de resultados, porque en el juego hemos sigo bastante regulares, y en líneas generales el grupo está muy bien, unido y se siente con confianza para lo que resta de temporada.

¿Un poco agridulce la Navidad?

–No. Después de la primera racha tan buena parecía que íbamos a mantenernos en los puestos de arriba durante un montón de tiempo y es verdad que hemos tenido resultados un poco peores desde entonces. Pero las navidades han sido buenas, tuvimos un final de año maravilloso ganando al Athletic. Es verdad que contra Osasuna no fuimos capaces de sumar los tres puntos pero estamos contentos. Es momento de ser ambiciosos, pero también de estar tranquilos

¿Qué tal la victoria en el derbi?

–Con nuestra gente en el campo hubiese sido doblemente satisfactoria, pero los derbis siempre son especiales y ganarlo fue un subidón para todos. Planteamos el partido de forma un poco diferente, a ellos les pudimos sorprender porque probablemente esperaban que fuéramos con la propuesta de siempre de jugar desde atrás y exponer mucho, pero ese día fuimos más directos y haciendo otro tipo de partido fuimos efectivos y muy sólidos. Fue una victoria fantástica.

Fórmula Miranda.

–Sí, se podría llegar a asemejar a ese día, jugamos de forma más directa y no elaborando tanto. En partidos como estos demostramos que somos capaces de manejar varios registros y en función del rival y el día nos podemos adaptar a uno u otro. Nuestra identidad es evidente para todo el mundo y para nosotros.

Se les vio muy tranquilos en la celebración...

–En el vestuario hubo tiempo para celebrar y ya te digo que la emoción y la alegría no faltaron. Pero estamos en los tiempos que estamos y no es el mejor contexto para hacer celebraciones con mucho contacto.

Usted estuvo en el 1-3 con casi todo canteranos sin llegar a jugar...

–Fue emotivo también. Era otro momento. Siendo del Sanse tuve la suerte de ir y fue una experiencia maravillosa, y la gente que jugó hizo un auténtico partidazo. Ese día no se le va a olvidar a nadie.

¿A día de hoy tienen la sensación de que son superiores?

–En términos de un rival como el Athletic, teniendo en cuenta la competitividad entre ambos clubes, en el momento que te enfrentas a ellos hablar de superioridad es un error, porque son partidos de una intensidad terrible e independientemente del momento en el que esté cada equipo puede pasar cualquier cosa. Es mejor ir con pies de plomo cada vez que nos enfrentemos a ellos, pero confiar en nosotros e ir a ganar siempre.

¿Les sirve de referencia para la final?

Ellos son fuertes, su personalidad está en eso. El partido del otro día probablemente nos sirva para conocerles aun más, llegar al partido de la final sabiendo más de ellos y pensando en qué otro tipo de estrategias podemos utilizar a nuestro favor, pero creo que va a ser un encuentro totalmente diferente. Además con el nuevo técnico seguro que cambian cosas y será otra historia.

Se enfrentó a amigos que acababan de ser compañeros con Euskadi.

–Tuve la suerte de coincidir con muchos de ellos en la selección y más allá de la rivalidad son grandes profesionales y gente muy agradable y muy maja.

Y luego llega Osasuna y decepción.

–Es así. Se está viviendo una Liga muy complicada. Un día puedes ganar y acabar con buenas sensaciones y al siguiente el mismo rival te pone las cosas difíciles y te vuelve a costar. Es obvio que no hicimos nuestro mejor partido, pero aún y todo, ante unos adversarios que estaban muy juntos, muy solidarios en defensa y dejando pocos espacios, conseguimos que no nos hicieran ocasiones salvo el gol que fue más un error nuestro y nos faltó finura en los últimos metros y demás. Fue una pena el empate.

Por un error grave. Por curiosidad, ¿cómo se gestiona en el vestuario?

–Independientemente del error técnico que fuera, el error siempre lo pensamos y lo consideramos igual. Aquí fallamos todos, esto es un equipo y ni mucho menos se castiga a nadie. Todo lo contrario porque al final fallamos todos.

Jugó la unidad B, ¿no debería ser al revés y afrontar con los mejores duelos como el de Osasuna?

–Sinceramente, yo no pienso en unidades A y B. Puede ser una pregunta más para Imanol. Independientemente de eso, pienso que todos estamos capacitados para jugar contra cualquier rival porque para ello entrenamos como entrenamos. Al margen de resultados, aquí todo el mundo suma, cuenta y el que juega intenta hacerlo de la mejor manera. No hay más historia que esa.

Imanol habló de la posibilidad de elegir torneos a la carta si no recupera a los lesionados...

–Es la sensación que puede tener él. Está claro que aunque no está siendo el peor año a nivel de lesiones, porque los anteriores han sido complicados, nos está faltando gente importante y es verdad que cuando no consigues los resultados puedes echar aun más en falta a los jugadores que no están. A ver si somos capaces de recuperar a la gente y seguro que cuando empecemos a estar todos las cosas irán a mejor.

El técnico les aprieta. ¿A veces se pasa o ese es su gran secreto?

–Yo soy de los que pienso, porque llevo mucho con él, que al final para poder estar en buena forma y disputar los partidos de mejor manera tienes que estar preparado físicamente y no hay otra forma que no sea entrenando. Hemos acostumbrado al cuerpo a entrenar fuerte y de hecho cuando acumulamos tantos partidos los días que bajamos la carga de los entrenamientos nos vamos de mala leche a casa, porque hay veces que nos tiene que parar los pies. Es cuestión del ajetreo de partidos.

Zurutuza decía que cuando el cuerpo se acostumbraba prefería jugar dos veces por semana...

–Es lo mejor que puede haber porque está claro que entrenar fuerte está bien, pero a nosotros lo que nos gusta es jugar.

Sorprende que haya jugadores "agotados" a principios de enero...

–Parece mentira que por un lado, nosotros que, haciendo lo que hacemos, que es lo que más nos gusta y dedicándonos a esto nos quejemos de agotamiento y cansancio cuando hay gente que diariamente se expone a esfuerzos mucho más fuertes que los nuestros. Pero está siendo un año atípico a nivel de partidos y hemos podido tener menos preparación desde el verano, los cuerpos de cada uno son diferentes y algunos podemos notar más la fatiga que otros y viceversa. No me parece una barbaridad que haya momentos en los que estemos más bajos de energías o de piernas en este caso.

Le hablo de los torneos y me cuenta cómo los piensan afrontar: la Supercopa.

–Con mucha ilusión. Es otro título al que podemos optar, totalmente nuevo para todos los que estamos aquí y vamos a ir allí a intentar ganarlo, por supuesto.

¿No le parece buena idea salir a Córdoba con once canteranos?

–No, yo creo que a por todo a todo. Hasta que nos dé la gasolina. Imanol decidirá, pero el que salga lo dará todo.

La nueva Copa. La de este año.

–Parece que tienes todavía en la retina lo que nos falta de la anterior, que llevamos mucho tiempo tanto los jugadores como la afición esperando poder jugar la final. Pero cuando nos toque volver a empezar esta edición la afrontaremos como el año pasado, sabiendo lo importante que es para nosotros y para la afición e intentando pasar de ronda

Dos finales seguidas sería un poco empacho. ¿Merece la pena?

–No tendríamos problema (risas).

La Europa League. Old Trafford...

–Si ya hemos tenido buenos partidos ante rivales potentes en fase de grupos, ahora nos toca un coco como el Manchester United y esperamos ansiosos a que llegue ese partido.

¿Cómo vivió el duelo de los 6.000 txuri-urdin en la grada?

–Me tocó verlo desde casa con una envidia terrible de la gente que fue y de los aficionados. Fue una experiencia súper chula para todos los que estuvieron.

La final es el momento, ¿no?

–Se nos está demorando tanto que parece que tenemos aun más ganas. Es uno de los objetivos de la temporada sin duda.

Y en la Liga, ¿un saltito para luchar por la Champions?

–Vamos a ver. Por supuesto espero que nos dé la gasolina. En la primera vuelta, pese a esta última sensación de haber bajado el pistón a nivel de resultados y haber encadenado una racha peor, el equipo sigue ahí, ha demostrado que es competitivo ante cualquiera y va a dar guerra hasta el final.

Si tiene que prescindir de alguna, ¿cuál elige?

–No lo sé la verdad. La final de la Copa es decisiva y todos tenemos unas ganas terribles de ganarla y esa no la quitaría por nada.

Mañana duelo ante un rival directo en el Sánchez Pizjuán.

–Va a ser un partidazo porque es uno de los mejores equipos de la Liga, el año pasado demostró que tenían un potencial bestial y este mantienen prácticamente el mismo bloque con algún cambio. Sabemos que va a ser difícil. Estamos preparados y mentalizados para el esfuerzo y esperamos sacar algo positivo.

Cinco victorias en 18 duelos en Anoeta. ¿Se sienten huérfanos sin el aliento de su afición?

–Te mentiría si te dijera que no, porque al final se nota un montón que nos falta el apoyo de la afición. Después de toda la entrada nueva que se hizo con el tema del campo, que era una gozada ir a jugar a Anoeta con toda nuestra gente, por supuesto que se nota. Es verdad que últimamente nos está costando más, pero esperemos que le demos la vuelta porque hasta que vuelva la afición van a pasar unos encuentros más.

¿Sienten que están en crisis?

–No. Creo que desde el principio de temporada nosotros pusimos el listón muy alto a nivel de juego y resultados. Creo que hemos tenido un momento en el que el juego lo hemos mantenido pero por no ser contundentes en las áreas los resultados no nos han seguido. Creo que nos ha venido bien a nivel de experiencia y crecimiento. Nos va a ayudar y servir para que lo que queda de temporada demos un plus.

Guevara. Titular indiscutible.

–Es precipitado. No me siento así ni mucho menos. Estoy muy contento de llevar un tiempo siendo importante dentro del equipo y sobre todo de poder volver a ayudar a todos en el día a día y contar con más minutos era lo que quería.

Lo pasó mal con la lesión en el posconfinamiento...

–Fue complicado. Duro por el hecho de no saber de primeras cuál era el alcance de la lesión, por pensar que iba a ser cosa de un mes y que al final se alargara tanto. Pero me ha servido para aprender y crecer como jugador.

Y de repente, Zubimendi

–Y yo contento por él porque ha aprovechado la oportunidad con creces y a mí me ayuda muchísimo porque es competencia de la buena y todo lo bueno para el equipo es bueno para mí.

¿Le sorprendió su nivel? ¿Qué es lo que más le gusta de Martín?

–No, porque le conozco desde hace tiempo ya, hemos compartido muchos entrenamientos y algún partido en el Sanse y sabía de su potencial. Me quedo con su personalidad y su físico, es muy fuerte y tiene gasolina para rato y luego en el juego es muy buen jugador.

Al inicio, la gente decía que el titular era él, pero a día de hoy la gente se decanta por Guevara...

–Lo bueno es que aunque juegue uno u otro al final la posición está bien cubierta y el rendimiento de ambos está siendo bastante bueno. Mas allá de quién juegue, nos estamos complementando bien y estamos dando un buen nivel

Zubeldia-Guevara era el doble pìvote en juveniles. Ha jugado de 8 y él de central...

–Es una posición que no he solido ocupar muchas veces pero lo que cuenta, al igual que le pasa a Igor en la defensa donde lo está haciendo fenomenal, es jugar y estar en el verde. Como si nos toca de porteros, ambos vamos a estar contentos. Más allá de eso la clave es adaptarse lo mejor posible al puesto y a jugar. No hay más historia.

¿Qué le pidió Imanol en Nápoles?

–A nivel de funciones cambia un poco porque no es el mismo puesto y me dio unas pautas diferentes, sobre todo intentar guardar el eje cuando Martín se incrustaba entre los centrales, ayudar en la salida del balón y dar equilibrio y llegar al área cuando pudiera

Forman una generación extraordinaria. ¡Ya superan a la de la Youth League!

–Son dos quintas muy buenas. A lo largo de estos años hemos sido varios los que hemos salido y se ha quedado mucha gente que tenía muy buen nivel. Creo que es la clave de la cantera de la Real. Se viene trabajando de forma increíble y no es casualidad que se cuente con tanta gente de casa.

¿En qué ha cambiado Guevara desde su debut en Lleida?

–Si después de unos cuantos partidos a primer nivel no hubiera cambiado me habría estancado. Creo que soy un jugador más hecho, más maduro y a medida que pasa el tiempo intento tener esa personalidad que he tenido siempre en categorías inferiores. Cada vez que juego mejoro porque los demás te obligan a ello.

¿Estuvo cerca de salir cedido?

–Sonó el Alavés en un momento en que estaba a punto de dar el paso al primer equipo, pero siempre han apostado por mí y ha sido todo un acierto seguir confiando en el club y que ellos lo hicieran en mí.

¿Ha habido algún momento este año en el que ya no podía más?

–Por supuesto que ha habido algún momento en el que los partidos se acumulaban y las fuerzas iban faltando. Yo creo que Imanol me conoce y cuando estoy algo más canalla me lo nota rápido.

Con tantos partidos, ¿se juega con el miedo a la lesión?

–Todo depende de lo cerca que estés de haberte recuperado. En mi caso del tobillo, pese a tener ciertas molestias, son lógicas, a las que me he acostumbrado. Mucha gente piensa que nosotros siempre que salimos al campo estamos perfectos y sin molestias, y todo jugador de fútbol te diría que muy pocas veces está perfecto del todo, pero se trata de acostumbrar el cuerpo a ello.

¿Cómo va su inseparable Aihen?

–Le veo muy bien, con la sonrisa que siempre ha tenido y trabajando al máximo nivel y esfuerzo. Está contento, tratando de aprovechar las oportunidades y le veo feliz y yo estoy supercontento.

Illarra ya está aquí...

–Más competencia (risas). Todos dentro del vestuario estamos deseando volverle a ver en un once y lo bueno es que ya va cogiendo entrenamientos, empieza a sentirse mejor y a verse capaz de volver a competir y ojalá lo haga pronto.

¿Volverá a ser el de siempre?

–Lo que pasa es que es un jugador muy característico. Un mediocentro puro y diría que es un todoterreno porque puede pasarse corriendo todo el partido y jugar otro a los dos días, pero ha tenido muchos problemas musculares que se lo han impedido. Pero yo empiezo a ver buen tono físico, con balón está muy bien porque siempre lo ha tenido y creo que pronto podremos verle en acción.

Guevara es como Aranburu: de los que más celebra los goles...

–Me gusta celebrarlos porque es una sensación brutal aunque aún no he podido festejar ninguno mío (risas).. Son momentos superemocionantes en los que saco todo lo que tengo dentro. Confío en meter alguno pronto, aunque me conformo con seguir haciendo bien las cosas que me tocan.

Papel en blanco y qué firma

–Ganar la Copa que tenemos pendiente, pasar frente al Manchester United y llegar lo más lejos posible, y ojalá poder ganarla, que es por lo que competimos y quedar lo más arriba posible en la Liga. Ya veremos qué papel hacemos en esta edición de la Copa...

"No pienso en unidades A y B; todos estamos capacitados para jugar contra cualquiera y, al margen de resultados, aquí todo el mundo suma"

"No sé de qué competición prescindiría si se diera el caso, pero la final de la Copa es decisiva, queremos ganarla y no la quitaría por nada"

"Zubimendi no me ha sorprendido porque ya le conocía y más allá de quién juegue creo que la posición está bien cubierta"

"Me gusta celebrar los goles, saco lo que tengo dentro; confío en meter el primero, aunque me conformo con hacer bien mi trabajo"