kirolak

Real Sociedad | El fichaje de Carlos Fernández (Sevilla), llave de la salida de Willian José al Atlético

La Real ya no descarta sellar la marcha de Willian José al Atlético con una cesión con opción de compra antes de afrontar el fichaje del sevillista

06.01.2021 | 00:19
Willian José, cabizbajo, en el partido del pasado domingo contra Osasuna en Anoeta. Foto: Efe

Un mercado más comparece Willian José en la rampa de salida. Y, según parece, esta vez la cosa va muy en serio. Porque, aunque la Real lleva dos años poniendo en el escaparate a su máximo goleador en Liga en las últimas cuatro temporadas siempre superando la barrera de las diez dianas, no ha habido clubes que hayan presentado ofertas lo suficientemente convincentes como para aceptar un traspaso. Lo curioso es que, tal y como adelantó Cope Gipuzkoa, su pretendiente ahora es todo un Atlético, que tampoco parece estar dispuesto a ofrecer una cantidad que resulte demasiado convincente. Es más, su falta de liquidez y su límite salarial provoca que esté buscando todo tipo de fórmulas para afrontar una incorporación que va a depender única y exclusivamente de lo que decida la Real.

Como sucedió el último día de mercado de verano, el que vuelve a tener la llave de la puerta de su salida es Carlos Fernández. El club realista no descarta ya incluso deshacerse de su 9 sin que haya cerrado la incorporación de un sustituto de garantías. El sevillista continúa siendo el primero de la lista de la dirección deportiva txuri-urdin, tal y como desveló en su día la prensa de Nervión. Después de una exitosa segunda cesión en el Granada, en la que anotó catorce goles y dio cuatro asistencias, el andaluz regresó el pasado verano al club de su vida con la esperanza de hacerse un hueco en los planes de Lopetegui.

El caso es que el de Asteasu no ha terminado de apostar por él, como demuestra que solo ha jugado cinco partidos de Liga (141 minutos), uno de Champions (7) y otro de Copa, ante el Ciudad Lucena, en el que tampoco fue titular y entró en el descanso porque la eliminatoria ya estaba sentenciada. Carlos, que pasó hace unas semanas el COVID-19, tampoco ha entrado en las convocatorias de los dos últimos encuentros de Liga, ante el Villarreal y el Betis, ni en la de ayer ante el Linares en la Copa, en una señal inequívoca de que es el elegido por el Sevilla para marcharse en este mes de enero.

Hasta ahí todo bien. El problema es que Monchi, su director deportivo, necesita recaudar dinero si pretende reforzar el equipo, algo que hace de forma ineludible como modelo de gestión en cada mercado. Por ese motivo, y según confirman fuentes cercanas al club hispalense a este periódico, ya ha transmitido a la Real que en principio no tiene ninguna intención de negociar otra operación que una venta pura y dura al precio de 10 millones de euros.

Así, la Real tendría muchos problemas para afrontar una operación de ese montante. Por lo que, en teoría, estaría obligado a recaudar parte de dicha cantidad con la salida de Willian, a quien también han ofrecido a más clubes. Pero el que tiene muchas opciones de hacerse con sus servicios es el Atlético. La entidad rojiblanca propone una cesión hasta junio y el pago de una contraprestación económica, además de una opción de compra para junio cuya obligatoriedad se tendría que negociar.

Lo que ya no oculta el Atlético es que el brasileño es su gran objetivo y que está buscando la manera de incorporarlo, ya que se trata de una petición expresa de Diego Simeone para cubrir la baja de Diego Costa. El argentino ha solicitado su contratación para convertirse en un relevo de garantías para Luis Suárez, al no estar ya este para disputar todos los encuentros en plenitud de condiciones.

Lo curioso es que la Real no para de intentar desprenderse de Willian (29 años) y ya hasta se plantea malvenderlo –porque su cláusula sigue siendo de 70 millones–, para traer a un futbolista con una gran proyección y buenas condiciones, que no ha sido capaz de triunfar en uno de sus actuales perseguidores en la clasificación. Son muchos los clubes que no entienden los motivos por los que la dirección deportiva realista sigue empeñada en desprenderse de su 9...