kirolak

Jornada de fogueo en Castellón

Amistoso descafeinado de la Real en el Mediterráneo , que sirve a Imanol para probar a los jóvenes del Sanse, algunos de ellos debutantes, ante las bajas de los internacionales

03.09.2020 | 00:51
El atacante del Sanse Xeber Alkain debutó con el primer equipo ayer ante el Villarreal. Foto: RS

Villarreal2

Real0

VILLARREAL Asenjo, Rubén Peña, Albiol, Sofian, Jaume Costa, Iborra, Coquelin, Moi Gómez, Take Kubo, Chukwueze y Paco Alcácer.

También jugaron: Ontiveros, Mario Gaspar, Parejo, Fer Niño, Raba, Copete, Mario González y Migue Leal.

REAL SOCIEDAD Moyá, Zaldua, Aritz, Le Normand, Monreal, Zubeldia, Guridi, Roberto López, Portu, Barrenetxea y Willian José.

También jugaron: Blasco, Gorosabel, Aranbarri, Sagnan, Aihen, Navarro, Alkain, Djouahra, Bautista y González de Zárate.

Goles 1-0, m. 1: Francis Coquelin. 2-0, m. 28: Paco Alcácer (p.).

Árbitro Caparrós Hernández amonestó a Aritz Elustondo (m.46).

Incidencias Partido disputado en el Mini Estadi.

La imagen de Aritz Elustondo corriendo en el minuto 45 detrás de Takefusa Kubo, disparado hacia la portería de Miguel Ángel Moyá, y que acabó con el central tumbando con un abrazo al japonés reflejó a la perfección lo que fue la primera parte del Villarreal-Real de ayer en Castellón. Hasta allí se desplazó el equipo txuri-urdin por la mañana con el nerviosismo aún presente de unos días previos donde el coronavirus fue protagonista y sin muchos de sus jugadores titulares en la convocatoria. Estaban presentes en otra, en la de sus selecciones, que impidió a Imanol Alguacil contar con piezas tan importantes como Mikel Merino, Alexander Isak y Diego Llorente. También faltaba Martín Zubimendi, un jugador que nadie discute ya como futbolista de pleno derecho del primer equipo, aunque en su ficha se refleje que es parte del Sanse. Ayer se vio la natural incidencia en el juego del mediocentro, que cuando no estuvo se le echó de menos. La victoria no era lo más importante, y en parte por ello, se perdió: 2-0 y gracias.

Los torpedos del submarino amarillo no sabían ni por dónde les venían a los txuri-urdin, que padecieron el desgaste físico que arrastraba el equipo después de un inicio de semana con sesiones de trabajo muy exigentes para el equipo. Aquí la clave es llegar bien a Valladolid. Imanol lo tiene claro, y, aunque la de ayer era una buena prueba de juego, las prioridades mandan. Se desconoce si Robin Le Normand era uno de los futbolistas que llego más cansado a la ciudad deportiva del Villarreal, pero bien pudo serlo, pues un error suyo en el primer minuto de partido ya puso el partido en contra.

Ni siquiera se habían ubicado bien muchos jugadores del banquillo en sus sitios de la grada cuando el central francés, que formó pareja con Aritz, regaló a Samu Chukwueze un balón sencillo –cabe recordar que el galo es diestro de pie– dirigido a Nacho Monreal. El habilidoso extremo nigeriano cogió de imprevisto a la zaga y solo tuvo que ponerla atrás para que, desde la frontal, Francis Coquelin la metiera en la red de Moyá con un disparo seco y ajustado al palo derecho del meta txuri-urdin. Se estrenaba ayer en la pretemporada el balear, igual que Joseba Zaldua, que ocupó con tino el lateral derecho tras superar los problemas musculares que arrastraba. En el medio, Igor Zubeldia y Jon Guridi, ciertamente, hicieron extrañar a Merino y Zubimendi, con Roberto López por delante. Después del gol, lejos de espabilar la Real, el que pareció poner dos marchas de más fue el Villarreal. Los groguets buscaron una y otra vez la espalda txuri-urdin con los rapidísimos y verticales Kubo y Chukwueze a la caza de los golpeos de Coquelin. El francés se puso las botas el primer tiempo filtrando pases entre líneas.

A pesar del dominio del nuevo equipo de Unai Emery, la Real tuvo su opción de reengancharse al partido. En el minuto 18, Coquelin cometió un claro penalti a Portu, al que zancadilleó en una internada del murciano por banda derecha. La responsabilidad la tomó Willian José. Falló el brasileño con un chut centrado, aunque también Asenjo se estiró de manera formidable, pero más falló el nueve durante la primera parte no mostrando peligro en casi ninguna jugada. Peleó y buscó dirigir jugadas bajando al centro, pero el de Porto Calvo dejó evidencias de no estar aún listo para el arranque de la Liga. Un balón por la derecha de Barrenetxea, el mejor de la Real ayer, incisivo y con esa chispa que siempre da, no contó con la fe del brasileño, que no lo buscó.

Otra de las malas noticias del partido fue la lesión de Monreal. El lateral navarro sintió un pinchazo en el muslo izquierdo a los 35 minutos y abandonó el encuentro. A falta de diez días para arrancar la competición, esta dolencia le convierte en duda para el primer viaje a Valladolid.

EL DÍA DE LOS 'POTRILLOS' Vestidos ya de corto salieron todos los realistas del hotel de Castellón. Cosa de los protocolos antiCOVID, pero buena noticia para los potrillos que llamó Imanol, ya que todos ellos tuvieron su momento en la segunda parte. Mención especial para el veloz Naïs Djouahra. La derrota no les borrará de la cabeza a Xeber Alkain, Jon Ander Olasagasti y Urko González de Zárate el día que debutaron con el primer equipo de su Real. Faltó Beñat Turrientes por lesión.

Monreal, con un 'pinchazo' en el muslo izquierdo, dejó el partido a la media hora de juego y es duda para el arranque de la Liga