Bulos comunes en dermatología

Dermatólogos y pacientes alertaron en un Congreso celebrado recientemente en el Palacio Euskalduna de Bilbao sobre las falsas creencias populares acerca de la dermatología, y advirtieron sobre 'fake news' que no se deben creer. Por ejemplo, que por comer patatas no crece el pelo o que la aspirina quita los granos.

12.01.2022 | 10:03
La piel es el órgano más extenso del cuerpo y hay que cuidarlo.

La piel es el órgano más extenso del cuerpo humano y también el más expuesto a factores que pueden alterarlo o dañarlo. Por eso, concienciar sobre la necesidad de protegerlo y evitar riesgos es una de las principales misiones de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), que lo hace a través de las actividades de la Fundación Piel Sana. La exposición en redes sociales ha aumentado las consultas dermatológicas, pero también los bulos e informaciones sesgadas sobre el tema, que provocan que con frecuencia, quienes hacen caso de estos remedios pongan en riesgo su propia salud.

Desinformación
Aunque estos bulos afectan a todas las especialidades médicas, es de especial interés el área de la dermatología, donde un alto porcentaje de la población consulta internet en busca de información sobre las distintas patologías de la piel. Sin embargo, el 65% de las webs desinforman a los internautas que buscan mejorar su salud dermatológica.

Son muchas las falsas afirmaciones que circulan por las redes y algunas persisten desde hace años, "como la creencia de que el chocolate provoca acné o que frente a él no hay que aplicar ningún tratamiento, porque lo mejor es lo natural o supuestamente natural", afirman los expertos. Incluso se ha corrido el bulo de que "el acné se quita al casarse", subrayan.

Los expertos se refieren a esa falsedad que califica como "veneno" al botox, o los falsos mitos relacionados con productos y curas milagrosas para patologías como la psoriasis o la alopecia, sobre la que proliferan muchas afirmaciones falsas, aseveraciones incluso extravagantes pero que se creen millones de personas que no ponen en duda lo que les llega desde las redes.

En dermatología las más habituales suelen ser las que tienen relación con la alopecia y los productos milagro para hacer crecer el pelo. Los expertos comprueban alarmados cómo en vídeos que se lanzan en las redes para luchar contra la alopecia se refieren a productos para hacer crecer el pelo como el champú de caballo. Estos vídeos, que suelen tener millones de reproducciones, "en absoluto están testados científicamente".

El otro gran bulo tiene que ver con el acné. Expertos y pacientes se muestran preocupados por los vídeos que tienen relación con este problema, que también cuentan con millones de reproducciones. Suelen ir dirigidos a personas jóvenes que en ocasiones siguen a pies juntillas lo que les dicen los influencers de turno, y "en ellos se promete eliminar el acné en un solo día. En ocasiones les recomiendan machacar una aspirina y aplicarla en los granos", señalan los especialistas. "Los adolescentes suelen echar la culpa de sufrir acné al estrés, los dulces y la falta de sueño, y los jóvenes a la falta de ejercicio y a la sudoración", detallan. Pero como el tema no es baladí, los adolescentes deberían recurrir a fuentes fiables, es decir, los especialistas médicos, y no informarse a través de creadores de contenidos.

Es un hecho incuestionable que las redes han revolucionado las comunicaciones en el mundo al posibilitar que cualquier persona, salvo en aquellos países con restricciones en derechos básicos como el de la información, pueda convertirse en emisora y receptora de datos, utilizando además canales de publicación instantáneos vía internet.

La exhibición de la propia imagen, sobre todo entre los jóvenes y adolescentes, ha provocado una mayor insatisfacción con ella, lo que se denomina como la dismorfia del selfie, por lo que este colectivo poblacional suele buscar soluciones más bien rápidas y muchas veces equivocadas. Así, son numerosos quienes acaban en las manos de aquellos que ofrecen soluciones no testadas científicamente, explican los dermatólogos. Y es un error que puede acarrear desagradables consecuencias. 

noticias de noticiasdegipuzkoa