Con Sorloth ya son 87 los extranjeros

Noruega, que ha aportado cuatro, es uno de los mercados a los que cON más frecuencia ha acudido la Real

30.08.2021 | 00:25
Sorloth se dispone a controlar el balón en un momento del encuentro ante el Levante.

donostia – Con Alexander Sorloth ya son 87 los extranjeros que ha fichado la Real. El atacante noruego ya sabe lo que es debutar con la zamarra blanquiazul. Salió a falta de cuatro minutos para el final y la mala suerte, en forma de resbalón, se cebó con el nuevo futbolista de la Real. Entró en el campo por Alexander Isak, uno de los últimos foráneos en llegar a Donostia. El sueco es el máximo exponente de lo que tiene que ser un extranjero en la Real Sociedad, alguien que venga a marcar la diferencia. Está por ver qué puede aportar Sorloth. Los que le conocen se deshacen en elogios hacia un delantero que llega con el objetivo de triunfar en el equipo txuri-urdin. Una misión no del todo sencilla, viendo el historial de foráneos fichados por la entidad blanquiazul.

La historia de los extranjeros en la Real Sociedad comenzó mucho antes de la llegada de John Aldridge, al que muchos consideran, sin embargo, como el primer foráneo que jugó en el club realista. Antes que el delantero irlandés, a principios de siglo Simmons y McGuinness ya vistieron la zamarra blanquiazul. No hay que olvidar tampoco que Harry Lowe, siendo entrenador, se vio obligado a jugar un partido en los años 30 y que otros como Calligaris o Simonsson, el último extranjero antes de que Aldo, también jugaron en la Real en los años 40 y 60.

Con la llegada de Sorloth, el noruego se convierte en uno de los mercados a los que más ha recurrido la Real a la hora de reforzarse, con un total de cuatro futbolistas. El primero en llegar fue Bjorn Tore Kvarme en el verano de 2001. Con el de Trondheim en sus filas, el equipo blanquiazul estuvo a punto de ganar la Liga en aquella inolvidable 2002/03, siendo una pieza indiscutible en el esquema de Denoueix. Kvarme estuvo tres temporadas en la Real Sociedad, jugando un total de 84 partidos, siendo, de lejos, el noruego con más encuentros disputados. Por detrás de él, otro central como Vadim Demidov, pero el rendimiento de este último no estuvo a la altura de las expectativas. Su buena imagen ofrecida en sus primeros partidos fue decayendo con el paso de los meses en Donostia y finalmente abandonó la entidad txuri-urdin en la 12/13. En esta temporada y media, Demidov jugó 40 partidos en los que no marcó.

El siguiente fue Martin Odegaard, uno de los mejores fichajes en la historia reciente de la Real Sociedad. Su rendimiento resultó espectacular en la única campaña en la que se enfundó la camiseta txuri-urdin. Se ganó con su brillantez el cariño de una grada que le recuerda con mucho cariño, y eso que solo jugó una temporada en el equipo blanquiazul pese a los dos años presupuestados en el pacto alcanzado con el Real Madrid. Sin embargo, Zidane lo impidió. El conjunto blanco lo reclutó y ya saben cómo terminó la historia. Odegaard acabó esa 2019-20 con 36 partidos y siete goles en su haber.

El último noruego ha sido Alexander Sorloth, que ya sabe lo que es jugar sus primeros minutos con la Real. El delantero nacido en Trondheim, como Kvarme, no tendrá sencillo igualar el rendimiento ofrecido por su predecesor Odegaard. Solo con la mitad, ya se meterá a la hinchada realzale en el bolsillo. Tiene una temporada por delante.



 


noticias de noticiasdegipuzkoa