kirolak

De la Bella y Navas: "Los mejores años de nuestras vidas"

Alberto de la Bella y Raúl Navas siguen disfrutando del fútbol en el Cartagena, desde donde no pierden detalle del buen momento de su Real: "Ha sido un año tremendo"

11.07.2021 | 00:13
Raúl Navas y Alberto de la Bella posan así de sonrientes antes de comenzar el entrenamiento con el Cartagena. Foto: FC Cartagena

"Los mejores años de nuestras vidas...". Así comienza una de las canciones más emblemáticas del madrileño Huecco que lleva el título Mirando al cielo. Es el titular que califica de la mejor manera posible la estancia de Alberto De la Bella (Santa Coloma de Gramanet, 1985) y Raúl Navas (Sevilla, 1988) por la Real Sociedad. Seis años después de compartir vestuario en la entidad blanquiazul, han vuelto a cruzar sus destinos en el Cartagena. Ambos atienden la llamada de NOTICIAS DE GIPUZKOA para hablar del presente, del futuro y recordar su paso por el conjunto blanquiazul.

De la Bella lo hace totalmente recuperado de la grave lesión sufrida hace cinco meses, cuando una rotura parcial del ligamento cruzado posterior de su rodilla izquierda le hizo decir adiós a la temporada. Hoy es uno más a las órdenes de Luis Carrión. "Estoy muy bien", reconoce. "A la recuperación le he dedicado mucho tiempo, muchas horas, pero al final, al no pasar por quirófano, ha sido más sencillo. Hicimos con factores de crecimiento. Al principio fue lento porque estuve casi un mes con muletas, pero luego, poco a poco, fuimos ganando flexión de rodilla, recuperando la musculatura, y a partir de ahí, trabajando con la gente de aquí y con Sergio Sukunza, un readaptador de Donostia, le hemos dado la vuelta", asegura el lateral catalán, "muy contento" de poder empezar la pretemporada como uno más: "Para mí es un éxito. Por delante viene un año ilusionante. Estoy muy a gusto, tanto yo como mi familia. Tenemos buen grupo, un club familiar que en este segundo año quiere asentarse en la categoría. Para seguir disfrutando del fútbol es el sitio idóneo".

Raúl Navas, por su parte, no ha podido comenzar la pretemporada como uno más por unos problemas en el isquio. El final de la pasada temporada, con tanto en juego para el Cartagena, le pasó factura. Pese a estos ligeros problemas, el central estaba "con ganas" de empezar a trabajar: "El mes de vacaciones está bien, pero te saca de la rutina, de tus hábitos. Estoy con ganas de retomar la normalidad y empezar a hacer el día a día al que estoy acostumbrado".

Con 35 y 33 años respectivamente, la ilusión no decae. Todo lo contrario. "Yo voy año a año", avanza De la Bella. "El año en el que a nivel físico o mental, vea que ya no es lo de antes, lo dejaré. Tengo otras cosas en mente para el futuro, y me veo válido para hacer algo relacionado fuera del terreno de juego. Pero de momento, estoy a gusto, me encuentro bien físicamente a pesar de la lesión", asegura. Este percance físico supuso "un nuevo reto" en la carrera del catalán: "Hasta hora no había tenido lesiones graves. He sabido darle la vuelta y también he crecido a nivel mental para afrontar cuando vienen los malos momentos, que en el fútbol son más que los buenos". Es consciente de que "cada vez queda menos", pero De la Bella lo afronta "con ilusión, con otro rol dentro del equipo, ayudando a la gente joven. Con la experiencia, ayudando incluso al club a darles mi opinión para seguir creciendo y hacerse fuertes en el fútbol profesional. En el papel ese estoy muy a gusto, intento ayudar a mis compañeros para que sea más fácil el día a día".


Navas se expresa en los mismos términos que su compañero de equipo: "La ilusión va aumentando. Cada vez ves más cerca que esto se acaba. Te lo tomas con más ilusión, con ganas de seguir aportando y ahora a intentar que los que vienen de abajo, se empapen de tus cosas buenas. Los que somos más veteranos estamos con otro rol". A pesar de ver el final "cerca", Navas quiere seguir: "Me encuentro bien. Dos, tres años me gustaría aguantar. Si se puede más, mejor, pero como mínimo un par de añitos me gustaría aguantar".

Un ejemplo a seguir

En opinión de De la Bella, "hemos ido ganando experiencia con todo lo que nos ha tocado vivir en el fútbol y nuestro papel es poder inculcar eso a la gente que llega nueva, a la gente que no ha podido gozar como lo hemos hecho nosotros en el fútbol profesional. Tenemos que ponernos al servicio del grupo, incluso del club. Si podemos ayudar con nuestra experiencia a crecer, mucho mejor. Estamos para aportar nuestro granito". Una aportación que permita evitar los problemas sufridos la temporada pasada para mantener la categoría. "Hay que intentar no sufrir lo que se sufrió el año pasado. Sufrimos mucho, pero lo conseguimos. Este año, el objetivo es mantenerse. Si podemos acercarnos a los puesto de playoff, mejor que mejor", comenta el defensa sevillano, cuyo papel la temporada pasada en la zaga resultó vital para ayudar al Cartagena a mantener la categoría. Llegó en el mercado invernal y pronto se hizo indiscutible, un rendimiento que, todo hay que decirlo, ha levantado el interés de varios equipos en su contratación, entre ellos el Eibar. Hasta el 20 de julio tiene una cláusula de apenas 15.000 euros. "Aquí estoy contento, pero si al final me sale algo que en lo deportivo me mejora, habrá que pensarlo. Depende un poco de todo, sobre todo que el proyecto me ilusione". Pero no sabe nada: "Prácticamente no he hablado con mi agente y no sé si ha tenido contacto con otros equipos. Si se han interesado, siento mucha ilusión, pero yo me debo al Cartagena y solo pienso en esto".


El objetivo para De la Bella es "asentarnos en la categoría, pero de una manera más holgada". Es consciente de que será "complicado", más que nada "porque todos los equipos compiten al cien por cien. Ganar tres puntos en Segunda División es muy complicado. Hay que llegar a esa cifra de los 50 puntos. Intentar conseguirlo con bastantes jornadas de antelación para no sufrir". En su opinión, "el año pasado cambió mucho el equipo en invierno. Llegaron jugadores con experiencia también como Raúl Navas, De Blasis o Chichizola, gente que ha pisado la Primera División durante tiempo y nos dieron un salto de calidad grande. Estuvimos todo el año en una zona peligrosa de la tabla, que parecía que íbamos a descender. Cuando te metes en esas situaciones es complicado darle la vuelta, pero al final el equipo se sobrepuso y lo conseguimos".

Es el momento de echar la vista atrás y recordar sus años en la Real. Ambos lo tienen claro: "Fueron los mejores años de nuestras vidas". Toma la palabra De la Bella: "Es el equipo en el que más años he pasado en el fútbol profesional. La Real me lo ha dado todo y he sentido el cariño de la afición. Cuando vuelvo en vacaciones, a pasear, la gente me trata con mucho cariño, con un gran respeto. Di el salto a Primera, pude jugar una competición europea y es donde he crecido como futbolista y he formado mi familia". Turno para Navas: "Sigo a casi todos los equipos en los que he jugado, pero la Real es más especial. He vivido los mejores años de mi vida y tengo muchos amigos allí. Es un equipo magnífico, con mucho talento y les queda un camino por recorrer extraordinario".

Tanto De la Bella como Navas han disfrutado de la temporada del equipo blanquiazul. "Este año ha sido tremendo", confiesa De la Bella, que ha visto "muchos partidos" del equipo de Alguacil. "Mis hijos y mi mujer quieren ver el partido el fin de semana. Si podemos verlo, lo vemos. Tengo amigos dentro del vestuario. La alegría que tuve cuando se consiguió el título de Copa fue inmensa, como si la hubiera ganado yo. Te sientes muy orgullosos de lo que han conseguido Oyarzabal y compañía. Ojalá puedan repetir éxitos, pero han puesto el listón muy alto. Están preparados, el club ha crecido un montón, pero es difícil mantener ese nivel".

A Navas también le hizo "mucha ilusión" el título de Copa. Defiende que "se viene trabajando muy bien desde hace muchos años y la verdad es que es un título que se merecía desde hace mucho. Lo logró además ante su eterno rival, lo que le da un valor doble. Fue bien merecido".

Para De la Bella el éxito reside en el trabajo de Zubieta porque "siempre ha sido muy bueno". Entiende que "la gente que ha subido ha dado el nivel", pero manda un mensaje de advertencia: "Siempre es difícil terminar la Liga por delante de equipos como Villarreal, Betis o Athletic... Conseguir eso y volver a estar otro año más en Europa, tiene mucho mérito y pueden estar muy satisfechos. Pienso que están por encima de lo que igual esperaban, pero se lo han ganado con creces". A Navas no le sorprende el rendimiento que ha ofrecido en su conjunto la Real, tampoco el de alguno de sus futbolistas como es el caso de Mikel Merino, con el que compartió vestuario en su última etapa en Donostia: "Se le veía un jugador muy completo y era cuestión de tiempo que diese sus frutos. Y aún tiene más que aportar".

Queda la amistad

De sus buenos años en Donostia y en la Real queda la amistad. A los dos jugadores se les ha visto compartir sus vacaciones con varios excompañeros de la Real. A Navas se le vio en Formentera junto a Canales, Juanmi, Concha y Aritz Elustondo. A De la Bella, en Ibiza en compañía de Carlos Martínez, Markel Bergara, Imanol Agirretxe, Gorka Elustondo y Dani Estrada. "Nos seguimos juntando después de tantos años y habla de lo que aquel equipo del ascenso consiguió. No solo el ascenso, sino formar un grupo que durante años fue la base sólida de ese equipo. Mantenemos esa amistad que es para siempre", confiesa De la Bella.

Navas, por su parte, habla de lo mismo cuando asegura que "mis mejores amigos en mi caso los he hecho en el fútbol, sobre todo en la Real, donde estuve cuatro años. Viví el cambio generacional. Yo estuve al lado de Xabi Prieto, de Mikel González, de Ansotegui y también de Merino, Oyarzabal. Me he hecho amigo de todos".

noticias de noticiasdegipuzkoa