kirolak

Illarra y Sangalli: se despiden de la liga

El capitán sufre una rotura de grado 2 y el mediapunta tiene inestabilidad en la rótula izquierda, por lo que será operado

17.06.2020 | 00:58
Luca Sangalli y Asier Illarramendi se disputan un balón en un entrenamiento en Zubieta.

donostia – Cuando solo ha disputado un partido y solo han pasado tres días desde la conclusión del mismo en Anoeta, la Real parece haber perdido varios comodines que sobre el papel le beneficiaban. Las malas noticias se amontonan en la enfermería de Zubieta desde la semana pasada. Si el martes se confirmó que Ander Barrenetxea se lesionó (supuestamente) en el calentamiento del duelo ante Osasuna y que iba a tener complicado volver a tener minutos en esta Liga, ayer se conoció que Asier Illarramendi y Luca Sangalli ya han dicho adiós a la temporada por sendas lesiones.

El capitán se rompió en la sesión del lunes: "Sufrió una lesión de grado 2 en el músculo aductor largo de la cadera izquierda. Ha comenzado a ser tratado mediante fisioterapia. La vuelta a sus actividades habituales será progresiva y estará condicionada por la evolución del proceso", rezaba el parte médico emitido ayer al mediodía por el club txuri-urdin. Como lleva ocho o diez meses sin jugar ni un solo minuto, lo que estaba provocando que Imanol todavía no le viese para jugar y dada la gravedad de su rotura, está descartado para una vuelta acelerada, y lo más conveniente es que se tome su tiempo y esté lo mejor preparado posible para comenzar la próxima pretemporada.

Tampoco ha tenido suerte Sangalli. El donostiarra sufrió una torsión de rodilla en la práctica del viernes y las distintas pruebas a las que le han sometido han confirmado que es más grave de lo que se pensaba en un inicio y tendrá que ser operado: "Presenta una inestabilidad recidivante de rótula izquierda. Tras completar el estudio pertinente, será intervenido quirúrgicamente por dicho problema en los próximos días (la fecha no la han concretado todavía)". Obviamente no tiene opciones de reaparecer a tiempo en este curso.

Una lástima, porque los realistas percibían que llegaba como motos a la reanudación de la competición, sin apenas haber sufrido contratiempos físicos. Todo se ha torcido en muy pocos días. Si a esto se le suma que lo que parecía un esguince sin demasiada importancia como el que se produjo en el entrenamiento del 23 de mayo mantiene a Ander Guevara trabajando al margen de sus compañeros desde hace más de tres semanas. Y además que Mikel Merino vio la quinta tarjeta amarilla en el duelo ante Osasuna, lo que le condena a cumplir un partido de sanción, la Real se va a presentar en cuadro en Mendizorroza por increíble que hubiese parecido a solo unos días (Robert Navarro también está KO). Es más, Imanol se va a ver obligado a innovar centrando la posición de Oyarzabal, opción que parece la más lógica y previsible, para dar entrada a Januzaj arriba.

Lo que se explica peor es lo sucedido en Zubieta con los plazos y los procesos de recuperación que han tenido los jugadores. Hace dos semanas que Barrenetxea llevaba arrastrando una pequeña lesión muscular que tenía bastante peligro. Imanol quiso arriesgar con él en el ensayo general de Anoeta, pero sin embargo la semana pasada se ejercitó al mismo ritmo que los demás y cuando saltó a calentar el domingo no tardó en notar que algo no iba bien. Una auténtica desgracia, porque el donostiarra tenía reservado un papel clave en este final de curso, como desatascador de partidos y también como sustituto para que pudiera descansar Oyarzabal.

Lo de Illarramendi también sorprende cuando el propio futbolista venía avisando de que tenía molestias musculares en las últimas semanas. Es cierto que él también se encontraba ansioso por reaparecer, pero las prisas en este tipo de lesiones solo traen consigo malas noticias en forma de lesiones o de peligrosas recaídas.

Referente. Una de las pocas noticias positivas del partido ante Osasuna fue la confirmación de que Mikel Oyarzabal ha podido descansar por fin y se encuentra a un nivel físico magnífico. El txuri-urdin, que ya fue el verdugo del Alavés en el partido de la primera vuelta al firmar un doblete, buscará en Mendizorroza su gol número 50 con la camiseta txuri-urdin. Pero no solo eso, la estadística desvela que es uno de los futbolistas más determinantes del campeonato. El eibartarra es el cuarto futbolista con más participaciones en goles de toda la Liga, sumando tantos y asistencias, con 16, solo por detrás de Luis Suárez, Benzema y Messi. Casi nada.

Oyarzabal busca su gol número 50

la gran esperanza txuri-urdin

Por increíble que hubiese parecido hace solo unos días, la Real se va a presentar en cuadro para el duelo de Mendizorroza