La Diputación destina 5,5 millones al sector agrario

13.05.2020 | 15:15
Imagen de la huerta de puerros del Caserio Etxetxo en Egia.

DONOSTIA - La Diputación de Gipuzkoa ha diseñado un plan anticrisis para el sector agrario dotado con 5,5 millones de euros, que contempla medidas extraordinarias de apoyo a los subsectores más perjudicados por el COVID-19 y a los municipios pequeños con necesidades esenciales.

De la nueva batería de ayudas, destaca un programa de "rescate" con 2,5 millones destinado a facilitar liquidez a las explotaciones con excedentes de lácteos y carne, y ayudar a los productores de sidra y txakoli.

La institución foral mantiene además el conjunto de acciones y subvenciones previstas para garantizar la supervivencia del sector y potenciar su competitividad y modernización, para las que ya tenía consignados otros 10 millones, si bien algunas de estas convocatorias han sido readaptadas a la necesidades derivadas de la pandemia.

"Blindar las bases de la actividad del primer sector, esencial para el futuro de Gipuzkoa", es el fin último del plan, ha dicho este miércoles el diputado de Promoción Económica, Turismo y Medio Rural, Imanol Lasa, quien ha explicado su contenido en una rueda de prensa, ofrecida de forma telemática y presencial junto al director de Agricultura y Equilibrio Territorial, Xabier Arruti.

Lasa ha indicado que el departamento ha mantenido "intacto" su presupuesto global, pero readecuando sus partidas y programas para poder responder al impacto ocasionado por la crisis sanitaria, para lo que ha tenido que reducir algunas inversiones y convenios.

El primer bloque o eje de las ayudas de choque, denominado "Lagundu", incluye, por un lado, un "rescate" dotado con 2,5 millones para facilitar liquidez a los baserritarras que se han quedado con sobrantes de leche, queso y cordero, y para reducir costes de producción fomentando el pastoreo y el consumo de materia prima local.

También apoyará económicamente al sector frutícola elaborador de sidra y txakoli, habrá medidas extra para profesionales agrarios que se dedican al agroturismo y se impulsará la salida de excedentes agrícolas mediante plataformas de distribución.

Dentro de este bloque sectorial, están previstas una serie de acciones, dotadas con otros 2 millones, para reestructurar y diversificar todo el sector agrario, tanto la agricultura, como la ganadería y la actividad forestal.

Entre ellas, figuran el impulso de la producción y transformación de "productos esenciales" como el papel, la celulosa o la madera; la diversificación de las explotaciones con actividades forestales complementarias y el mantenimiento de servicios que sirvan para la prevención de incendios u otros daños medioambientales.

El segundo eje del plan, "Oreka", está destinado al equilibrio territorial, a compensar, según ha indicado el diputado, el efecto que el descenso recaudatorio pueda tener en las necesidades y la propia gestión de los ayuntamientos más pequeños de Gipuzkoa.

Ahí, la Diputación ha dedicado 1 millón de euros, del que la mitad será para asistir y colaborar con los consistorios para que logren racionalizar sus recursos y mejorar sus servicios, y también para garantizar su funcionamiento básico y atender "casos de necesidad extrema".

Lasa ha puesto el ejemplo de los ayuntamientos de Zaldibia y Ataún que necesitarán ayuda para "afrontar las reparaciones" de "los destrozos" dejados por las lluvias torrenciales de los últimos días.

La otra mitad servirá para "minimizar" situaciones de "aislamiento y desigualdad" entre los habitantes del medio rural", ha comentado el diputado, quien ha agregado que la crisis del COVID-19 ha acentuado, entre otros, los problemas de conectividad de familias que viven en caseríos aislados.

Junto a la batería de medidas extraordinarias, el departamento mantendrá, con ciertos ajustes, los planes de apoyo anteriores, a la mejora de la gestión empresarial y a las inversiones para aumentar la capacidad productiva, así como las Indemnizaciones Compensatorias de Montaña (ICM).

El relevo generacional, la agricultura ecológica y las sustituciones en caseríos por vacaciones o bajas, ahora también para posibles confinamientos por coronavirus, son otras de las áreas que recibirán el apoyo foral.