‘Financial Times’ ve a Euskadi como mejor región de tamaño medio para invertir

El periódico británico destaca su alto potencial de atracción de empresas de otros países y con capacidad de financiación

12.02.2020 | 06:25
Euskadi ha sido destacada entre las regiones recomendables para invertir.

dOnostia - Un ecosistema con alto potencial de atracción de empresas de otros países y con recursos financieros suficientes para que los proyectos cristalicen. Esa es la percepción que tiene de Euskadi el panel de expertos a los que recurre cada año Financial Times de cara a la elaboración de su ranking de regiones europeas que despiertan el apetito de los inversores internacionales.

La revista Fdi Intelligence, que edita el grupo del prestigioso rotativo económico británico, sitúa a la Comunidad Autónoma Vasca a la cabeza del top 10 de regiones de tamaño medio en orden a su estrategia de atracción de inversión extranjera directa.

Son las denominadas Regiones del futuro (2020/2021) y Euskadi destaca por encima de Brabante (Holanda), Valonia (Bélgica), la Toscana italiana, Irlanda del Norte o Zurich (Suiza), entre otros. Además, Bilbao se sitúa como la tercera mejor ciudad europea también de tamaño medio para la captación de inversiones internacionales y la novena del sur de Europa.

Según informó ayer la Agencia de Desarrollo Empresarial (Spri) del Gobierno Vasco, con esta designación se trata del cuarto año consecutivo en el que Financial Times reconoce el atractivo de Euskadi para invertir entre un total de 148 regiones europeas analizadas.

A pesar de que Euskadi es un clásico ya en la lista de Fdi Intelligence, ha ido escalando posiciones gradualmente. En ese sentido, el Grupo Spri resaltó que este año, por primera vez de los cuatro en los que ha sido nombrada, la estrategia de atracción de inversión extranjera en Euskadi está orientada a los proyectos de alto valor añadido con generación de empleo e inversiones en sectores prioritarios para el País Vasco.

El objetivo final del Gobierno Vasco es la diversificación de la economía vasca a partir de tres tecnologías facilitadoras esenciales (Biociencias, Nanociencias y Fabricación Avanzada) y cinco mercados prioritarios (Transporte y Movilidad, Mundo Digital, Industria de la Ciencia, Envejecimiento y Salud y Energía).

Por su parte, la aeronáutica, la automoción, el sector ferroviario, la maquinaria, el metal o las energías renovables están en el eje de esa apuesta.

Estrategia de país El pasado año, Fdi Intelligence premió cuatro aspectos de la estrategia Invest in the Basque Country del Grupo Spri, concretamente el apoyo a las empresas ya instaladas, el programa de público-privado de aceleración de startups Bind 4.0, los sistemas de incentivos, así como uno de los proyectos de captación de inversión extranjera en Euskadi.

Con anterioridad el prestigioso rotativo británico situó a Euskadi entre las diez regiones europeas más atractivas del sur de Europa para la inversión extranjera y hace tres años Financial Times reconoció también al País Vasco como la sexta mejor región europea para la inversión extranjera y la de tamaño medio que ofrecía mejor logística.

Este reconocimiento respalda la estrategia impulsada por el Gobierno Vasco bajo la denominación de Invest in the Basque Country cuyo objetivo es, según subrayó ayer Spri, captar inversiones de calidad. Entre las características que debe cumplir este tipo de operaciones se encuentra su capacidad de generar nueva actividad o mantener la existente, además de favorecer el desarrollo de negocios más innovadores y de mayor valor añadido.

La agencia del Gobierno Vasco también exige que las inversiones tengan "las mismas virtudes que pueda atesorar la inversión productiva de origen local y con las ventajas asociadas al posicionamiento internacional de sus inversores". La vocación de permanencia en Euskadi se erige como una exigencia primordial, dada la apuesta del Ejecutivo de Urkullu por conservar el tejido empresarial e industrial del territorio.

El pasado ejercicio, Invest in the Basque Country cerró con éxito 36 proyectos con una inversión de 133 millones de euros.