Una bandera masculina con varias bajas por el COVID-19

Clasificatoria esta tarde (17.30 h.) arranca una nueva edición

03.09.2020 | 00:49

donostia – Como habitualmente, el jueves anterior al primer domingo de septiembre la bahía de La Concha acoge la regata clasificatoria de esta prestigiosa bandera. En este caso, tras realizarse ayer la regata previa femenina por precaución, será la categoría masculina la que reme hoy desde las 17.30 horas (ETB4) para determinar cuáles son las embarcaciones clasificadas para la edición de 2020. Los clubes que tratarán de conseguir su pase serán los siguientes: de la Liga Eusko Label, Hondarribia, Orio, Urdaibai, Zierbena, Cabo, Zarautz, Ondarroa, Lekittarra, Ares, Kaiku y Santurtzi; de la ARC-1, San Pedro, Pedreña, San Juan, Deusto y Zumaia; de la ARC-2, Hibaika y Mutriku; y de la LGT, Tirán y Samertolameu.

Las malas noticias también se acumulan en el mundo del remo en esta difícil época. Lapurdi y Arkote comunicaron a la organización de La Concha la imposibilidad de acudir a la regata clasificatoria después de detectarse sendos casos positivos por COVID-19 en sus tripulaciones. El poco margen para recuperar de los remeros y estar libre de la enfermedad ha hecho que se queden fuera de la regata. Lekittarra, por su parte, tras detectar un positivo la semana pasada, entregó el pasado martes la documentación necesaria para certificar la recuperación de su bogador y confirmar así que la tripulación se encuentra en condiciones para luchar por un puesto de La Concha.

Al igual que en la categoría femenina, en la masculina habrá una reserva conformada por cuatro traineras, que serán las clasificadas de la octava a la undécima de esta misma tarde. En total serán 22 las traineras que lucharán por tan solo siete puestos, aunque sean otras cuatro las que tengan que seguir estando preparadas por si finalmente obtienen un sitio. La igualdad será máxima, como hasta ahora en las diferentes ligas de remo. Ninguna dispone de una trainera claramente dominadora, y remar en la Bahía de La Concha ha encogido los brazos de más de un remero. Un despiste puede dejar a una embarcación fuera y la regata clasificatoria ha sido testigo de grandes sorpresas.

Hay que recordar que, como bien explicó la organización en la presentación, se ha recomendado a todos los aficionados que no acudan a las zonas habituales de animación para evitar aglomeraciones.