desveda

El Día del Cazador y el Pescador regresa a Dima cargado de reivindicaciones

El tradicional discurso que realiza en el evento el presidente de Adecap, Juan Antonio Sarasketa, se centrará en la urgencia de unir fuerzas para enfrentarse a los “ataques a nuestro modo de vida”

11.02.2022 | 00:29
Miles de personas volverán a congregarse en las campas de Zumeltza tras dos años sin haber podido celebrar este día. Foto: N.G.

dONOSTIA – Desde hace tres décadas, la celebración del Día del Cazador y Pescador se ha convertido en una cita ineludible para festejar y reivindicar los derechos de los aficionados y del mundo rural. Su ausencia durante los dos últimos años a consecuencia de la pandemia, que pausó su presencia ininterrumpida desde 1993, aportará aún más valor a la próxima reunión de este próximo junio.

Con el programa y la fecha definitivos a falta de confirmar, más de 500 personas y 60 asociaciones y federaciones se afanan en organizar una jornada festiva que contará con nuevas actividades y en la que se prestará especial atención a los jóvenes cazadores y a los perros de caza. También se esfuerzan en adaptar la reunión a las exigencias sanitarias con el fin de mantener la seguridad de las decenas de miles de personas que se esperan en las campas de Zumeltza, en Dima.

Lo que sí es seguro es que volverá a reinar el buen ambiente y se logrará atraer masivamente a un público que destaca por su fidelidad. Entre los asistentes, no faltarán exhibiciones, ferias de productos agrícolas y de empresas del sector armero, concursos y deporte para todas las edades.

Pero, sobre todo, tras estos dos últimos años ausente, el Día del Cazador y Pescador reforzará su misión de luchar por los derechos del colectivo, que siguen viéndose limitados por presiones políticas y animalistas. "Esta situación ha llegado al límite; para nosotros es el último cartucho", afirma el presidente de Adecap, Juan Antonio Sarasketa.

Modo de vida El motivador discurso que realiza el fundador de la asociación en defensa del cazador y el pescador es uno de los momentos centrales y más aplaudidos por los miles de asistentes que acuden al evento. "No suelo preparar nada concreto más allá de unas líneas generales. Según me voy calentando, intento transmitir lo que sentimos ante lo que consideramos que es un ataque directo a nuestro modo de vida y al trabajo de muchas familias", comenta.

Todavía no sabe el tema concreto del que hablará en Dima, pero es consciente de que los ánimos del colectivo están a flor de piel y siente que es hora de movilizarse y replicar la histórica manifestación realizada en la capital española en el año 2008. "Hasta aquí hemos llegado, ya no se puede más. Lisa y llanamente, se quieren cargar todo lo relacionado con la caza y no veo que haya posibilidad de entendimiento", afirma. Por eso, cree que todos los cazadores, pescadores y gente relacionada con el mundo rural, deben "unir fuerzas una vez más el próximo 20 de marzo en Madrid, porque tenemos capacidad para presentar batalla política", afirma. "Somos tres o cuatro millones de personas –y votantes– involucrados con la caza o que vivimos directa o indirectamente de ella, y que no vamos a perdonar la ofensiva de este Gobierno", mantiene.

Porque, como recuerda Sarasketa, se están implantando medidas cada vez más restrictivas que no solo afectan a los aficionados, sino también a "marroquineros, fabricantes de escopetas y cartuchos, veterinarios, arrendadores de cotos de caza, el propio sector agrario... Un sinfín de ciudadanos que se verán muy perjudicados y que solo podrán hacer fuerza si están arropados".

Más que una afición Sarasketa también tiene palabras para otro de los protagonistas de la próxima cita en Dima: los perros de caza. "Lo que quieren hacer con ellos en la Ley de Protección Animal es una barbaridad", denuncia. "Es un error considerarlos como simples mascotas. Son especies que han nacido cazadoras, son predadores por instinto, lo llevan en los genes. No se les puede meter en casa, deben estar en el monte. La naturaleza, que es sabia, les ha dotado con esas habilidades", zanja.

Para este colectivo, su actividad es mucho más que una afición o un modelo de sustento, como volverá a hacerse patente durante el Día del Cazador y el Pescador. "Para nosotros es un modelo de existencia que se nos intenta restringir. Es una suma de sentimientos, habilidades, conocimientos, compañerismo, sufrimiento... Si no respondemos en su defensa, estamos perdidos".

Un intenso cúmulo de sensaciones que se verán concentradas este junio, durante el regreso del evento en su 28ª edición. "Estamos muy ilusionados, lo hemos echado mucho en falta. Pero las ganas de disfrutar se mezclan por la preocupación por el futuro. Tenemos que reaccionar o acabarán con nosotros", advierte.

En el encuentro de este año se prestará especial atención a los jóvenes cazadores y a los perros de caza

noticias de noticiasdegipuzkoa