Nadeth Agirre
Patrona de orio

"Me da pena que no pueda haber recibimientos por las más jóvenes de la trainera"

10.08.2020 | 23:43
"Me da pena que no pueda haber recibimientos por las más jóvenes de la trainera"

La Liga Euskotren ya tiene vencedora en 2020. Orio se ha coronado como campeona y revalida el título obtenido el curso pasado. Nadeth Agirre analiza cómo está el equipo y cuáles son los objetivos a conseguir en lo que resta de temporada

donostia – ¿Cómo está el equipo? Supongo que los buenos resultados obtenidos en esta rara temporada han alegrado al grupo.

–El equipo está muy contento. Con el confinamiento al final hemos perdido mucho tiempo de mar, y no sabíamos cuál iba a ser el nivel que íbamos a dar. Pero viendo las horas perdidas y los resultados que hemos conseguido con una plantilla bastante renovada estamos muy satisfechas. Manteniendo el bloque y con los fichajes de varias jóvenes, hemos estado con opciones en todas las regatas.

Después de tropezar en el Campeonato de Euskadi, han ganado las dos regatas de este último fin de semana y Orio ya es matemáticamente la campeona. La última txanpa de la temporada ha comenzado de manera inmejorable, ¿no?

–En las regatas de la liga se ha visto que las otras embarcaciones están ahí, especialmente Donostiarra, que ha ganado las banderas que no hemos podido conseguir nosotras. Somos conscientes de que están ahí y que nos van a dar mucha guerra. Está claro que van a ir con más ganas que nunca a ganar. El Campeonato de Euskadi lo preparamos como una regata más y fue una pena no poder ganarlo. Este último fin de semana nos ha dado un extra de fuerza para seguir con la temporada. Fuimos con un poco de miedo tras no tener regata de la liga la semana pasada, pero teníamos claro cuáles eran los fallos a corregir.

¿Cogieron este último fin de semana con más ganas o con sentimiento de revancha después de que se les escapara la bandera de Euskadi?

–En las regatas que nos han ganado, nos ha pasado que el sábado conseguíamos la bandera y el domingo tropezábamos. No era sentimiento de revancha, pero queríamos demostrar que podemos hacer un mejor trabajo y que podemos ganar las dos regatas del fin de semana. No hemos mirado mucho al último campeonato, y hemos ido a vencer las regatas para redondear la victoria del campeonato.

Quedan dos banderas, dos importantes banderas. La Ikurriña de Zarautz y La Concha. El equipo va a por el pleno, ¿verdad?

–Es verdad que las dos banderas que quedan para cerrar la temporada son muy importantes, pero tenemos la vista puesta en la siguiente cita. La Ikurriña de Zarautz es una bandera con mucho prestigio y nos gustaría ganar al lado de casa. A todas nos gusta esta bandera y a la vez que ganar la competición queremos terminar la Liga Euskotren con una victoria. Esta semana pondremos el foco en esta regata. Luego tendremos quince días sin regatas, y ahí ya tendremos tiempo para centrarnos en La Concha.

Banderas sí, pero recibimientos, no. ¿Están sintiendo el calor del pueblo y los ánimos de la misma manera?

–En cuanto a los recibimientos, tenemos mucha pena. La temporada está siendo rara tanto en las regatas como en el pueblo. Antes siempre veíamos el espigón de Hondarribia o la barra de Ondarroa, por ejemplo, llenas de gente. Verlo todo sin aficionados y sin color es una pena, pero ahora mismo es lo correcto. Nos tenemos que cuidar, y si no se puede remar con aficionados tendremos que asumirlo. El año pasado fue redondo, tuvimos muchos recibimientos y más que por las veteranas, me da pena por los fichajes de las jóvenes que hemos hecho. Que no puedan sentir el calor del pueblo como el año pasado es una faena, pero creo que vendrán mejores momentos y que habrá recibimiento. Todo tiene su momento.

Dicen que, más que llegar a la cima, lo complicado es mantenerse en ella. ¿Cuál ha sido más complicada, la temporada pasada o la presente?

–Cada temporada es diferente. Es verdad que el año pasado cada victoria la vivíamos de manera diferente, porque todo era nuevo para nosotras. Este año tenemos más experiencia y el nivel de exigencia también ha aumentado. Parece que cuando ganas todo ha ido perfecto, pero también nos fijamos en las victorias para ver qué podemos mejorar. No me quedaría con ninguna de las dos. El año pasado para mí fue muy especial, porque fue el primero, pero este también está siendo especial por las circunstancias que se han dado. Estamos disfrutando mucho igualmente y queremos demostrar que a pesar de hacer un buen trabajo no podemos bajar los brazos antes de tiempo.

Donostiarra ha ganado un par de banderas también. ¿Han notado más competencia este curso?

–Más que competencia, porque el año pasado también estaba Arraun Lagunak dándonos guerra en cada trabajo y este año está Donostiarra, creo que cada año es diferente. Pero sí que es verdad que este año en este sentido ha habido más igualdad, y eso le viene bien al remo femenino.

¿Remar como vigentes campeonas les ha supuesto una presión extra?

–La presión ya la teníamos el año pasado, y sin haber demostrado nada anteriormente. Nos pusieron el papel de favoritas, sin ver cuál sería nuestro nivel. Este año la presión sí que es más grande, porque queremos demostrar que lo conseguido el año pasado no fue por casualidad. Este año tenemos un equipo igual de trabajador y competitivo.

¿Cuál era el objetivo marcado al comienzo de la campaña?

–Los objetivos, aunque algunos se marquen al principio de la temporada, tienen que ir regata a regata. Ya se ha visto que tanto en nuestra liga como en la masculina, en cada regata puede pasar cualquier cosa y que los objetivos pueden dar un giro en cualquier momento. Nuestro foco estaba puesto en mantener el nivel que dimos la temporada pasada y demostrar que lo que conseguimos no fue casualidad. Una vez ganada la liga, vamos a ir a ganar a Zarautz y después iremos a conquistar La Concha a muerte.

La temporada todavía no ha concluido pero, ¿les ha quedado algo por conseguir hasta ahora?

–Claro que sí. Nos ha quedado ganar las regatas en las que no pudimos ser campeonas, pero era algo que podía pasar. Solo nos queda felicitar a las ganadoras porque fueron más rápidas. El mérito es suyo.

La trainera se llama 'Txiki', pero poco a poco se está haciendo grande. Después de dos ligas consecutivas, ¿dónde está el límite?

–Me gustaría hacer una matización. Este año andamos con una trainera nueva. Es verdad que en invierno trabajamos con la Txiki pero ahora hemos cambiado de platanito, y si no me equivoco se llama San Nikolas como la de los chicos. Aún y todo es verdad que nuestro equipo se ha hecho grande a pesar de haber ido con el nombre Txiki por delante. Hemos ganado dos ligas y creo que somos un equipo que ha ido trabajando año tras año y dando saltos. Tenemos mucha fuerza abajo y una gran cantera. Estamos en el mejor momento para abrirles camino a las más jóvenes. Tenemos un gran equipo, y tenemos que agarrarnos a eso. Todavía no ha acabado la temporada, y queremos conseguir otro doblete este año. Queremos ganar La Concha.

"Todavía no ha acabado la temporada, y queremos conseguir otro doblete este año: queremos ganar La Concha"

"Tenemos una gran cantera y estamos en el mejor momento para abrirles camino a las más jóvenes"