A reaccionar en Huesca

novena jornada el eibar debe sobreponerse a la derrota sufrida ante el cádiz con un triunfo ante un recién ascendido que todavía no conoce la victoria (14.00 horas)

07.11.2020 | 01:00
Expósito, en el encuentro ante el Cádiz. Foto: Javi Colmenero

eibar – El Eibar de la temporada 2020-21 es más efectivo como visitante que jugando en Ipurua, y hoy afronta una nueva salida al campo de un Huesca recién ascendido y que todavía no conoce la victoria (14.00 horas). El objetivo está claro. Los armeros deben ganar esta tarde a domicilio para compensar la derrota sufrida la semana pasada en Ipurua ante el Cádiz (0-2).

De los tres desplazamientos que ha disputado el conjunto guipuzcoano, ha vencido en Valladolid y en Sevilla, y fue por delante en el marcador frente al Villarreal hasta que los castellonenses remontaron y amarraron el triunfo.

El técnico armero, José Luis Mendilibar, recupera para este choque a Pedro León, y tiene como únicas bajas a José Recio y a José Ángel Valdés –Cote–.

El conjunto aragonés, por su parte, va a tratar de encontrar ese triunfo que se le ha resistido hasta ahora en su vuelta a la máxima categoría y que es imprescindible para enderezar su situación en la clasificación, penúltimo con cinco puntos gracias a cinco empates y sin haber ganado aún.

Los últimos malos resultados de los oscenses, con diez goles encajados en los tres encuentros precedentes tras un inicio correcto con varios empates ante equipos de la zona alta, le han llevado al pozo de la clasificación y frente al Eibar ve la posibilidad de lograr ese primer ansiado y obligado triunfo.

Tras las dos últimas duras derrotas ante Real y Real Madrid, con cuatro dianas en cada uno de ellos, se está buscando la fórmula para no encajar tantos goles y ser un equipo más fiable en todas las líneas, como lo fue en las cinco primeras jornadas.

La única baja para este enfrentamiento será la del lesionado japonés Shinji Okazaki.