El Bidasoa pierde en la Copa un tren a Europa

copa del rey el equipo irundarra, mal en las dos áreas, cae eliminado en cuartos ante el benidorm

07.03.2020 | 01:25
Adrián Crowley busca la jugada desde el extremo en el partido de ayer en la Caja Mágica. Foto: RFEBM / Á. Bermejo

jacobo cuétara

"no hemos dado el nivel"

"Hemos fracasado". Jacobo Cuétara no puso ningún tipo de excusa a la derrota ante el Benidorm: "El partido entero no hemos dado el nivel, hemos fracasado no por haber perdido sino por el nivel que hemos dado. Nos vamos muy disgustados por eso. Estamos jugando en esta segunda vuelta de la temporada con índices de eficacia en lanzamientos y paradas que nos están condicionando mucho. Y eso nos cuesta mucho remontarlo". El técnico del Bidasoa habló de la presión que tenía el equipo por intentar conseguir la plaza europea: "Si quieres ser un equipo grande, tienes que vivir con esa presión. Con eso hay que saber jugar y no hemos sabido". Al conjunto irundarra le está "costando" dar su mejor nivel: "Hemos estado bajos hoy. Ahora vamos a luchar al máximo por estar arriba en liga hasta el final".

Bidasoa Irun26

BM Benidorm29

BIDASOA IRUN Rangel Luan; Odriozola (5), Rodrigo Salinas (4), De la Salud (3), Renaud (1), Crowley (4) y Serrano (2) –equipo inicial– Ledo (ps), Cavero (2p), Esteban Salinas (3), Santano, Tesoriere, Da Silva, Bartok y Seri (2).

BM BENIDORM Terçariol; Cabanas (3), Pablo Simonet (6), Oliver, Grau (1), Folqués (5) y Parker (3) –equipo inicial– Roberto Rodríguez (ps), Mendez (4), Basualdo (-), Lignieres (1), Dorado, Nolasco (2) y Leitao Costa (4).

Parciales 3-3, 5-4, 7-7, 9-10, 12-10 y 13-14 (descanso), 13-17, 15-20, 17-21, 21-23, 24-26 y 26-29.

Árbitros Bustamante y Álvarez. Exclusiones de Renaud, Matheus y Kauldi por el Bidasoa; Folqués, Lignieres y Grau, por el Benidorm.

Incidencias Caja Mágica de Madrid, ante unos 2.500 espectadores en partido de cuartos de final de la Copa del Rey disputado a las doce del mediodía.

donostia – No era ni lo que se esperaba, ni lo que se deseaba, pero el Bidasoa cayó ayer eliminado en cuartos de final de la Copa, perdiendo así la posibilidad de conseguir plaza europea a través de esta competición. Nada que objetar a la derrota, porque el conjunto no jugó bien en ninguna de las dos áreas. Distó mucho de ser el equipo competitivo del pasado sábado ante el Wisla Plock y acumuló suficientes despropósitos como para despedirse de esta cita a las primeras de cambio. Los irundarras, con esta derrota, desgastan otra bala de clasificación continental. La última reside en la liga. Deberán aferrarse a la tercera plaza.

El partido se pareció al que ambos equipos disputaron en Artaleku hace pocas fechas. Aquel día el pivote Leitao da Costa fue el máximo goleador. Tal vez, por evitarlo, el Bidasoa preparó una defensa para neutralizarle, pero eso conllevaba más opciones para los lanzadores exteriores. Los alicantinos apretaron lo suficiente para descentrar a los de Jacobo Cuétara que, pese a todo, le podían haber dado la vuelta a la situación. Sergio de la Salud, a nueve minutos para la conclusión, lograba acercar a su equipo a un tanto del Benidorm (23-24). Había tiempo para revertir la tendencia que el partido llevaba desde los iniciales compases del segundo periodo.

Los últimos minutos del primer tiempo y los primeros del segundo determinaron mucho, o todo, en la conclusión final. De un 13-12 favorable, el partido se fue al 13-17 en contra. Un parcial de 0-5 que pesó como una losa. El esfuerzo por recortar la distancia les acercó hasta el 23-24 referido, pero entre la mala definición en los lanzamientos, las paradas de Terçariol y el poco acierto defensivo, todo se fue al garete.

El Benidorm desplegó sobre la Caja Mágica los argumentos conocidos. No hubo sorpresas en el equipo de Fernando Latorre. Con una primera línea eficaz (Simonet, Borja Méndez y Parker), además de la aportación de Costa y Folqués en la segunda, les bastaba para traer en jaque a una defensa que no fue muy allá, ni bajo palos, ni en el 6-0. Esos mismos jugadores marcaron en Artaleku 21 de los 27 tantos del total de su equipo. Ayer sumaron casi los mismos, 22, de 29. Por añadir un dato más, su porcentaje de eficacia ofensiva alcanzó el 80%, mientras que los irundarras se quedaron en 60%. Quizás con estos números el partido se pueda entender mejor.

La primera parte fue muy igualada. Ningún equipo conseguía imponerse. Lograban ventajas mínimas de un gol y, cuando se presentaba la oportunidad de ampliarlas, se fallaba con estrépito. El momento de máxima diferencia para los guipuzcoanos lo firmaba Rodrigo Salinas (12-10) a falta de cinco minutos para el descanso. Hasta nuevo jugadores perforaron la meta de Terçariol y de Roberto Rodríguez, decisivo con sus paradas en los minutos que disputó. En la línea de descontrol, desconcierto o desconcentración, los amarillos encajaron en muy poco tiempo un parcial de 1-4 que les llevó al vestuario con una sensación de decepción.

Aumentó claramente tras el descanso. El Benidorm siguió el camino trazado, mostrándose eficaz en muchas zonas del terreno y superando a su oponente. Ahí (14-20) fue cuando el Bidasoa ofreció su peor versión. Distó tanto del nivel de juego mostrado ante los polacos que parecía un equipo diferente. Quizás le pudo el esfuerzo de aquel partido, quizás la ansiedad le llevó a cometer más errores de los habituales. Ese nerviosismo por ganar les condujo a precipitarse, a no ser el cuadro que acostumbran. En nueve minutos, solo marcaron un gol. Entre otras cosas porque no fueron capaces de doblegar al joven guardameta Roberto Rodríguez (19 años) básico en el despegue de su equipo.

Una especie de contagio colectivo se apoderó de todos y, pese al esfuerzo por llevar la nave a buen puerto, les faltó tiempo para remontar, después de unos minutos sombríos. Tuvo que redoblar esfuerzos tratando de no seguir a remolque de los alicantinos que, a medida que el tiempo avanzaba, se sentían más convencidos de protagonizar la sorpresa.

Los goles finales de Costa, Folqués, Nolasco y Cabanas le sirvieron al cuadro alicantino para derrotar a un Bidasoa que acudía con muchas expectativas a este torneo y del que sale bastante tocado. No deberá perder mucho tiempo en lamentarse, porque ahora debe dar la talla en la liga. Se la juega a partir del sábado con la visita del Anaitasuna a Artaleku y bueno será ponerse las pilas, recuperarse física y anímicamente y contar con Jon Azkue, al que se supone preparado para volver tras la lesión. El equipo le está echando de menos en estos partidos.copa del rey

SEMIFINALES

Benidorm-Cuenca18.30

Ademar León-Barça20.45