Urrezko Aizkolari Txapelketa

Alberdi hace añicos los pronósticos

El azkoitiarra da la sorpresa y destrona a Vicente como campeón del Urrezko Aizkolari Txapelketa

03.08.2020 | 00:59
Julen Alberdi –'Txikia IV'– descansa con la txapela de campeón en su poder. Fotos: Arnaitz Rubio

DONOSTIA – Las finales del Urrezko Banakako Aizkolari Txapelketa y del Hiru Hamarreko Harri Jasotzea ofrecieron dos desenlaces espectaculares a los aficionados que se reunieron en Aia. Julen Alberdi –Txikia IV– se hizo con la victoria sobre la madera superando a Mikel Larrañaga y a un desconocido Iker Vicente, que partía como claro favorito y acabó cerrando la clasificación. Además, en la prueba para harrijasotzailes, Mikel Lopetegi se llevó la txapela tras un exigente duelo con Urdax Magunazelaia.

La competición para aizkolaris comenzó muy igualada. Iker Vicente, campeón de Euskal Herria y último ganador de este torneo, impuso el mejor registro en el corte de un tronco de 45 pulgadas (1:40), con un solo segundo de ventaja sobre Alberdi –tercero en el campeonato vasco– y once sobre Mikel Larrañaga –subcampeón en el certamen vasco del pasado año–.

El azkoitiarra se puso por delante sobre el tronce de 65 pulgadas. Finalizó én un tiempo total de cuatro minutos y tres segundos y mejoró en ocho segundos los tiempos de sus rivales, que acumularon el mismo tiempo.

La prueba final, consistente en cortar tres troncos de 60 pulgadas y dos de 72, supuso el principio del fin para Vicente. Desde el tercer tronco, el campeón navarro no pudo ofrecer su habitual nivel y fue quedándose rezagado y sin opciones.

Finalmente, Alberdi completó el trabajo en 21 minutos y 46 segundos. Larrañaga necesitó 22 minutos y 58 segundos, y Vicente, 23: 40. Un resultado inesperado para el campeón de Euskal Herria, que este año no podrá renovar este título al haberse suspendido los campeonatos oficiales.

Harri-jasotzea La final de Hiru Hamarreko Harri-Jasotze Txapelketa también resultó vibrante. En esta ocasión, la victoria sí fue para el favorito, Mikel Lopetegi –Urra–, pero el vizcaino Urdax Magunazelaia apretó hasta el final al campeón de Gipuzkoa de piedras pequeñas.

Urra logró 22 levantamientos en dos minutos con el cilindro de 125 kilos, uno más que Magunazelaia. Con el cubo sumó 16 y volvió a apuntarse una alzada más que el vizcaino, y con la esfera acumuló 15 levantamientos. Magunazelaia, sabiendo que tenía que remontar, acabó desfondándose, agotado, en el último medio minuto de esta tercera prueba, pero aún así consiguió igualar los quince levantamientos del zarauztarra con la bola.

Xabier Peñagarikano, el tercer finalista, también cuajó una gran actuación, con 50 alzadas. El de Aizarnazabal logró 19 levantamientos con el cilindro antiguo y 14 con el cubo, pero fue el mejor de los tres con la esfera, nivelando la bola sobre su hombro hasta en 17 ocasiones.

En la prueba femenina, con piedras de 63 kilos, sí hubo sorpresas, y Karmele Gisasola –Zelai III– se adjudicó la victoria al superar por una alzada a Virginia Finol (58-59). Además, la joven Udane Ostolaza, de quince años, estableció una marca de 44 levantamientos con tres piedras de 50 kilos.

El probaleku de Aia acogió a 250 espectadores, la cifra máxima permitida por las medidas contra el COVID, y hubo aficionados que tuvieron que quedarse fuera del recinto.