Luis Eduardo Aute, sin tu latido

El músico, pintor, escritor y cineasta, referente de la canción de autor del último medio siglo, falleció ayer a los 76 años

05.04.2020 | 00:27
Aute, en una actuación. Foto: Iñaki Porto

donostia – Todos estamos de paso. Bien lo sabía y cantaba Luis Eduardo Aute (Manila, 1943), referente destacado de la canción de autor en castellano en el último medio siglo y, además, lo más cercano a un artista del Renacimiento por su trabajo como director de cine, actor, escultor, escritor y pintor. El cantautor, retirado desde hace casi cuatro años tras sufrir un infarto, falleció ayer a los 76 años de edad en un hospital madrileño.

No sabemos si murió al alba, pero sí que esta sociedad es hoy más triste tras el fallecimiento de un pintor que, para su propia sorpresa, se convirtió en un cantautor de éxito desde la sensibilidad, el humanismo y la solidaridad, y que llenó de belleza –esa a la que cantó mientras daba sablazos a esos "mercaderes y traficantes que más que náusea dan tristeza"– nada menos que en 19 discos de estudio, repletos de clásicos como Al alba, Rosas en el mar, La belleza, Aleluya, Pasaba por aquí, Siento que te estoy perdiendo...

"Solo morir permanece/como la más inmutable razón/vivir es un accidente/un ejercicio de gozo y dolor", seguía cantando Aute, que vivió su niñez en Manila, capital de Filipinas, donde nació, en plena Guerra Mundial. Aquel niño miraba al mar para huir del horror y no lo logró ni cuando con 11 años de edad su familia regresó a vivir al Madrid franquista, ni en el siglo XXI.

Quienes no hayan indagado más allá de la decena y media de canciones de éxito de Aute pueden recuperar su obra a través de Aute Retrato (Altube Filmeak), una película documental responsabilidad del cineasta vasco Gaizka Urresti. En ella proyecta la vida y obra de "un artista y poeta global, de pies a cabeza y en múltiples manifestaciones", señala. Y lo hace con el apoyo y el cariño de Forges, Ana Belén, Sabina, Silvio Rodríguez, Rozalén, Jorge Drexler o Pedro Guerra.

Cantante casual Aute, que estaba recluido en su domicilio desde 2016, cuando sufrió un infarto que le dejó dos meses en coma, se inició en el arte a través de la pintura desde su más tierna infancia. Siendo un adolescente ya realizaba exposiciones, por lo que su desembarco en la música –con referencias tan dispares como Elvis o Jacques Brel– fue "un poco accidental", según Urresti. "Él era un gran pintor que descubrió que con la música también podía contar historias. Incluso huyó cinco años de la industria musical, que le aterraba, porque era un creador solitario. Y regresó porque podía ser más trascendente con las canciones, llegar a un público amplio", según el vizcaino.

La etiqueta de cantautor, estrenada a finales de los 60 siguiendo a Dylan y con éxitos como 24 canciones breves y la posterior trilogía Canciones de amor y muerte, se le quedó siempre pequeña a Aute, un artista al modo del Renacimiento, un poeta en cada una de las manifestaciones en las que se adentraba con furor y pasión, de la escritura a los cuadros, películas, canciones... Lo hacía con alevosía, como otra de sus canciones más emocionantes, libre y sin imposturas, sin necesidad de mirar el contexto social y político, trabajando desde la libertad y con la creación como terapia. Artista de pies a cabeza, todo honestidad y bonhomía, Aute le cantó, pintó, puso imágenes y creó poemas sobre el amor puro e ingenuo, el sexo explícito, la belleza del mundo y del ser humano, y su faz más horrible también. "Somos de lo peor. Para sobrevivir en esta jungla hay que convertirse en un monstruo", explicaba. "Hay que recuperar al ser humano que llevamos dentro, vivir, intentar disfrutar de la vida, relacionarse€ y poco más. Soñar un poco, también, y, de vez en cuando, hacernos algunas preguntas: ¿por qué estamos aquí? o ¿por qué esto se acaba?", proseguía el autor de Feo mundo inmundo, dedicado al FMI. "El mundo que nos venden es atroz y feo, ética y estéticamente. Además de injusto e hijo de puta. Volvemos al feudalismo", lamentaba.

Intergeneracional Hombre y artista siempre comprometido con su tiempo y su realidad, pero alejado de siglas políticas y solo abanderado de la necesidad de "ponernos en la piel del otro", Aute era un autor reconocido por varias generaciones, como demostró el homenaje en el que participaron artistas como Serrat, Sabina, su amigo Silvio Rodríguez, Ana Belén, Víctor Manuel o Jorge Drexler en 2018. Algunos de ellos ya habían participado en un disco de homenaje ¡Mira que eres canalla, Aute!, que repitieron en Giralunas Leiva, Soleá Morente, Estopa, Xoel López, Miguel Poveda o Natalia Lafourcade. Pero nos queda su vasta y catedralicia obra, esa que Urresti defiende que debe ir más allá de los autistas convencidos y llegar hasta la juventud, a la que anima a descubrir su universo poético, su libertad creativa y su forma humanista de ver el mundo. Slowly... bailamos el último lento con él.

en diez canciones

'Rosas en el mar'. De vuelta del servicio militar, entregó a Massiel unas canciones que había hecho "por pura curiosidad". Fue un éxito mundial.

'Las cuatro y diez'. Editada en primer lugar como parte del debut de Rosa León, fue en 1973 cuando Aute lanzó una de sus canciones más emblemáticas tras un lustro de retiro.

'De alguna manera'. Otra que fue para Rosa León y que para sí hubiese querido Joan Manuel Serrat, según reconoció el catalán. Depurado lamento amoroso, sobre todo en ese verso que se repite como una letanía: De alguna manera tendré que olvidarte.

'Al alba'. Probablemente el tema más importante de su carrera. Su éxito fue tal que, "por reiterativo", llegó a aparcarla durante un tiempo. Aute la escribió como homenaje a las últimas víctimas fusiladas por la dictadura franquista y como alegato contra la pena de muerte.

'Anda'. Del erótico álbum Espuma destacó esta canción en la que, en el tramo final del franquismo, apuesta por una "batalla" carnal hasta proclamar: "Seamos un cuerpo enamorado".

'Pasaba por aquí'. Revitalizada décadas después por Pedro Guerra, es un corte de tintes más lúdicos con el que, a través del álbum Alma (1980), cerró la trilogía Canciones de amor y de vida.

'Sin tu latido'. En pleno pop ochentero, cosechó un enorme éxito comercial con el álbum Cuerpo a cuerpo (1984), que fue disco de oro y recogía esta canción de guitarras callejeras.

'La Belleza'. Incluido en Segundos fuera (1989), en ella traza un delicado fresco sobre un tiempo lastrado por el capitalismo por el que Aute rehúsa dejarse arrastrar.

'Slowly'. Arrancó los los 90 con un disco producido por Suso Saiz y titulado como este corte que contó con un videoclip dirigido por Azucena Rodríguez y Carmen Rosado. Christina Rosenvinge le arropó en los coros para seducir en un baile lento.

'Alevosía'. En los 90 publicó este tema que, con la colaboración de Silvio Rodríguez en los coros, es una invitación al deseo descarnado, sin escudos, "como un golpe de puñal".

El cantante estaba recluido en su domicilio desde 2016, cuando sufrió un infarto que le dejó dos meses en coma

Artista de pies a cabeza, todo honestidad y bonhomía, le cantó, pintó, puso imágenes y creó poemas sobre el amor puro e ingenuo