Piden más de 11 años a un hombre por abusos sexuales a una niña

El acusado sometió varias veces a tocamientos a una menor, sobrina de su compañera sentimental, cuando dormía en su casa

13.04.2021 | 00:07

donostia – Un hombre que está siendo juzgado en Donostia por abusos sexuales a una niña, sobrina de su compañera sentimental, se enfrenta a una petición de once años y medio de prisión por parte de la Fiscalía, que le imputa por un delito continuado por estos hechos. El juicio por esta causa arrancó ayer en la Sección Primera de la Audiencia de Gipuzkoa con la declaración de la niña, que, por su corta edad, no tuvo que estar presente en la sala, donde se proyectó a puerta cerrada su testimonio que había sido grabado con antelación como prueba preconstituida en la fase de instrucción.

Asimismo, en las cuestiones previas de la vista, el acusado solicitó que se le permita declarar en último lugar cuando concluya la práctica del resto de la prueba testifical, solicitud a la que el tribunal accedió con la única oposición de la acusación particular. Según relataron varios testigos durante el juicio, los hechos se habrían producido en varias ocasiones en los años 2015 y 2016, cuando el inculpado habría aprovechado que la víctima y su hermana menor estaban pernoctando en su casa para someter a la mayor de las niñas a tocamientos.

Estos hechos se habrían producido tras la separación de los progenitores de las niñas, durante algunos de los fines de semana que por el acuerdo que regulaba la custodia de las menores les correspondía estar con su padre. Éste en algunas oportunidades las dejaba al cuidado de su hermana y tía de las niñas, quienes pasaban la noche en su casa junto a sus tres primos.

Durante la sesión de la vista declaró la madre de las niñas, quien explicó que tuvo conocimiento de lo sucedido en abril de 2017, cuando escuchó una discusión entre ambas hermanas y que la pequeña amenazaba a la mayor con "chivarse" de que el acusado se metía en su cama.

La testigo precisó que al pedir explicaciones sobre este asunto a la niña, ésta se puso "muy nerviosa" y no quería contarle nada, si bien posteriormente le dijo que el inculpado "se metía por la noche en su cuarto, le tocaba en sus partes, le intentaba besar" pero ella "no se dejaba" y que la hermana pequeña había sido testigo de ello. Según el relato de esta mujer, el inculpado también habría intentado en alguna ocasión ir más allá de los meros tocamientos y también les había enseñado el pene a ambas hermanas. La madre recordó que llamó al padre para contarle lo sucedido, quien le reconoció que sabía que "algo pasaba" porque la pequeña también le había contado parte de lo sucedido a su nueva compañera sentimental y le había dicho que no quería regresar a casa de su tía porque el procesado "era malo".

noticias de noticiasdegipuzkoa