Lakua cree que “estamos a tiempo” de frenar la nueva ola

Insiste en las medidas de seguridad ante una pandemia que “se alargará varios meses”

25.08.2020 | 01:06
Puerta cerrada de entrada a la discoteca donostiarra Komplot, en Amara Zaharra, ayer..

donostia– Son un total de 453 nuevos contagios en las últimas 24 horas en el conjunto de Euskadi (246 en Bizkaia, 140 en Gipuzkoa y 43 en Araba), menos que en los últimos días, pero las cifras aumentarán previsiblemente durante esta semana (hay que tener en cuenta que los últimos datos son del domingo). De hecho, los 453 positivos del último día fueron detectados sobre 4.711 pruebas PCR, mientras que el récord de las 724 registrados la semana pasada se produjo con 9.121 análisis realizados. A más test, más positivos. Lo dicen las cifras. Y el global de la última semana, con 3.749 nuevos contagios, indica que la segunda ola epidémica "sigue avanzando tanto en casos de nuevos infectados, como en personas que han necesitado ingresar en planta y en UCI, y en fallecidos", indicó ayer el Gobierno Vasco, que hizo un llamamiento a los ciudadanos a colaborar, "asumiendo las medidas sanitarias como parte de su vida cotidiana" para conseguir, "en los próximos días, disminuir el número de contagios y, entre todos, frenar la curva ascendente en la que nos encontramos". La pandemia, dijo la consejera Nekane Murga, se alargará aún varios meses.

El lehendakari en funciones, Iñigo Urkullu, presidió ayer la reunión de la comisión de seguimiento del COVID-19 junto a las y los consejeros en funciones Nekane Murga (Salud), Arantxa Tapia (Desarrollo Económico), Estefanía Beltrán de Heredia (Seguridad), Josu Erkoreka (Gobernanza Pública) y Cristina Uriarte (Educación).

Murga reconoció que el desarrollo de esta segunda ola está siendo "más lento" pero indicó que "a falta de días para concluir agosto, todos reconocemos la importancia de poner freno a esta onda ascendente". "Todavía estamos a tiempo de hacerlo. Lo que hacemos hoy, tiene consecuencias la semana próxima", precisó.

Murga hizo un nuevo llamamiento a la responsabilidad individual y colectiva, pidió que interioricemos las nuevas medidas sanitarias como un hábito diario, aunque no descartó endurecer la presión en las medidas coercitivas, como ha sucedido en Madrid, donde se han establecido controles policiales para vigilar a las personas que tienen que hacer la cuarentena.

"Siempre hay personas que no cumplen", dijo la consejera, y "siempre que ha sido necesario hemos actuado con el juzgado y la Ertzain-tza para conseguir que cumplan estas medidas", recordó. En este sentido, el Ayuntamiento de Irun dio a conocer ayer que La Policía municipal abrió 18 partes la pasada semana por incumplimientos de las medidas sanitarias y de seguridad. La mayoría, por el incumplimiento del uso de la mascarilla.

Murga también se refirió a las actuaciones judiciales que han anulado algunas de las órdenes decretadas para controlar la pandemia. Insistió en que "nuestro único interés es preservar la salud de la población vasca e intentamos ajustarnos a la realidad, pero es una situación muy compleja, ya que la propia Ley de Salud Pública "no contemplaba un escenario como este y los jueces tienen que realizar también su trabajo".

La consejera vasca de Salud insistió en que "todos somos necesarios para contener el virus. Es la única forma de hacerle frente. Es fundamental que las personas que en las últimas dos semanas han participado en actividades de riesgo, sin mascarilla, o con ella, pero sin distancia, especialmente en sitios cerrados, restrinjan su movilidad", reiteró.

"Todos somos necesarios para contener el virus; es la única forma de hacerle frente"

nekane murga

Consejera de Salud del Gobierno Vasco