Monterrei, un municipio en vilo tras "una larga noche contra las llamas"

Varios incendios continúan activos en Galicia destruyendo zonas rurales y acercándose a núcleos de población

25.07.2020 | 16:26
Las llamas se acercan a las casas del municipio ourensano de Monterrei

Monterrei, un ayuntamiento del sur de Ourense con gran implantación vitivinícola y legado histórico y artístico, está en vilo tras un voraz incendio que ha quemado 450 hectáreas durante una "larga noche contra las llamas" en la que los servicios de extinción han debido proteger núcleos habitados.

Muchos viñedos del lugar han quedado seriamente dañados y los vecinos coinciden en una palabra para definir lo vivido en las últimas horas, en las cuales han visto cómo la realidad ha hurtado horas a su tiempo de descanso: virulencia.

Monterrei no es el único foco de incendios forestales en la provincia de Ourense, donde las temperaturas son elevadas, ya que en la localidad de Viana do Bolo son 250 las hectáreas arrasadas, en Verín 144 y en la zona de A Mezquita se ha declarado un nuevo foco.

No obstante, todas las miradas están puestas en la zona, donde no hay estabilización ni control todavía del fuego iniciado el viernes y existe temor de que se puedan activar nuevos focos.

En la zona de A Salgueira se ha recuperado temporalmente cierto sosiego, al ver que sus casas están fuera de riesgo y que el nivel dos de emergencia se ha levantado. El alcalde, José Luis Suárez, comparte su impresión: "Todavía se pueden ver muchos pequeños focos que siguen activos, por lo que habrá que estar pendientes por si se reactivan".

El fuerte viento reinante sigue dificultando las labores de control de un incendio que ha cambiado varias veces de dirección.

Suárez apunta que el avance ha sido muy rápido, tanto que llegó a conformarse un frente de casi tres kilómetros entre los núcleos de Flariz y Medeiros, con riesgo para A Salgueira. El regidor asume que el riesgo sigue ahí debido al viento.

Anoche, el avance del fuego no obligó a desalojar a los vecinos de estas viviendas y ahora mismo alarma solo por la gran humareda, visible a kilómetros de distancia.

La proximidad a residencias llevó a pedir la colaboración de la Unidad Militar de Emergencias (UME), que se sumó de madrugada al trabajo efectuado hasta ese momento por once agentes, 21 brigadas, 18 motobombas, 7 helicópteros y 9 aviones.