El Senado rechaza modificar la ley sobre el tercer grado de presos de ETA planteada por el PP

El PSOE justifica su voto en contra alegando que la propuesta "no aporta mejoras" y recrimina al PP que no "consensuara" la iniciativa

17.06.2020 | 21:06
El Senado ha rechazado la modificación del tercer grado de los presos de ETA

El Pleno del Senado ha rechazado este miércoles la propuesta del PP para modificar la Ley Orgánica General Penitenciaria con el objetivo de exigir la "colaboración efectiva real" con la Justicia como requisito previo para la concesión del tercer grado o régimen de semilibertad a los presos de ETA. La iniciativa ha sumado el apoyo de Cs, Vox y UPN pero el rechazo del Grupo socialista, ERC-EH Bildu, PNV, Izquierda Confederal.

En la proposición, defendida por el senador 'popular' Fernando Martínez-Maillo, se solicitaba modificar el artículo 72 de la Ley Orgánica de 1979 para evitar su redacción "bastante ambigua". El PP entiende que el requisito de colaboración con la Justicia se limita a una entrevista del preso etarra con autoridades "que nada tienen que ver con las facultades y con competencia para investigar" alguna de las más de 300 acciones criminales sin autor conocido.

La proposición de ley exigía una "colaboración efectiva real" que posibilitara el esclarecimiento y la condena de los 370 asesinatos de la banda terrorista ETA que "aún están impunes", antes del tercer grado para los presos etarras. Maillo considera que el Ejecutivo central pretende "acercar masivamente" presos de ETA a cárceles próximas a Euskadi y el "otorgamiento de beneficios penitenciarios bajo la apariencia de decisiones individuales". Ha explicado que el Gobierno de Pedro Sánchez ha acercado "casi 50 etarras" y ha denunciado que alguno de ellos se ha producido "bajo el estado de alarma".

Según ha defendido Maillo, esta reforma que ha propuesto el Grupo Popular no debería realizarse si el Gobierno español "no se dejara apoyar por aquellos que no condenan los asesinatos de ETA". "El Ministerio del Interior y el Ejecutivo están utilizando este resquicio para culminar una de las inmoralidades que un gobierno puede realizar: dar privilegios a terroristas que no se hayan arrepentido, con la única finalidad de seguir en el poder", ha censurado Maillo durante su intervención.

CRÍTICAS DEL RESTO DE GRUPOS

La defensa de esta propuesta por parte del PP ha recibido las críticas del PSOE, Bildu, PNV, y Geroa Bai. Desde el Grupo Socialista, su senador Antonio Magdaleno ha justificado el voto en contra de su partido alegando que la iniciativa "no aporta mejoras". El PSOE ha recordado al PP el consenso antiterrorista, donde se pactó que "cuando un partido está en la oposición no ataca al Gobierno en materia antiterrorista y que cualquier propuesta legal tiene que ser consensuada". En este sentido, el senador socialista ha recriminado al PP que esta iniciativa no fuera "consensuada".

Desde el PNV, su portavoz, Imanol Landa, ha censurado que el PP pretenda "anular" programas del Gobierno vasco para la reinserción de presos por delitos del terrorismo y por ello ha rechazado modificar la Ley Orgánica General Penitenciaria. Por su parte, el senador de Geroa Bai ha tachado de "despropósito total" y de "cebo envenenado" la propuesta del PP y les ha acusado de pretender realizar una ley 'ad hoc' porque "evidencian los auténticos intereses de quienes las promueven". "¿Por qué no se hace extensible a los delitos de torturas o a los de corrupción?", ha preguntado el senador a la bancada 'popular'.

El parlamentario de Geroa Bai también ha hecho referencia durante su discurso al expresidente del Gobierno español, Felipe González, y los GAL. Tras terminar su discurso de defensa de su posición del voto, el PSOE le ha aplaudido, algo que ha tenido respuesta en el senador del PP, quien ha preguntado a la bancada 'socialista' si esa ovación tenía que ver con las palabras de González sobre el "camarote de los hermanos Marx".

MAROTO Y BILDU, DE NUEVO A DEBATE

Durante el debate de esta propuesta por parte del PP, varias formaciones han vuelto a mencionar la relación entre el portavoz del Grupo Popular, Javier Maroto, y Bildu durante su etapa como alcalde de Vitoria. En la sesión plenaria de ayer el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, sacó a colación este tema y posteriormente hubo distintos debates con otros miembros de la Cámara y el Ejecutivo. Hoy también el Grupo Socialista y el PP han hablado sobre este asunto, al que se ha sumado el senador de Bildu.

"Hace bien poco, Maroto defendía desde la alcaldía de Vitoria la posibilidad de realizar pactos con nosotros", ha espetado el parlamentario de Bildu durante su intervención, en la que ha pedido al PP que trabajen conjuntamente para reconocerse como "adversarios políticos".