Jorge Coira: "La cara oculta del poder es un tema muy complejo"

Jorge Coira ha dividido su tiempo en dos trabajos muy distintos, ambos responden a un mismo género, el 'thriller', uno político, la película 'Código emperador', y otro policial, la serie 'Rapa', para movistar+.

28.04.2022 | 10:12
Jorge Coira ha vuelto a Galicia, su tierra, para rodar la serie 'Rapa'.

A Jorge Coira siempre le ha gustado meterse en las cloacas del poder y mirar a través de la cerradura para comprobar qué es lo que mueve a determinados políticos a cruzar ciertas rayas rojas. De ahí viene Código emperador. Además de esta película, que está ahora en cartelera, tiene pendiente de estreno la serie Rapa, un thriller policiaco que se centra en una de las fiestas más tradicionales de Galicia y donde un asesinato cambia el curso de las celebraciones.

¿Cómo llegó a Código emperador?
Tenía ganas de hacer algo otra vez con Emma Lustres, porque ya había trabajado con ella montando una película de un amigo, Dani de la Torre, titulada El desconocido. Empezamos a buscar algún proyecto que nos pudiera interesar a los dos y donde pudieran coincidir nuestros intereses, y así surgió el tema de cómo funciona la cara oculta del poder.

Todo un enigma, ¿no?
Sí y no. Queríamos un tema de actualidad y hablé con Jorge Guerricaechavarría para ver cómo podríamos tratar el asunto de esa cara b que se oculta tras el poder.

Pues la cara oculta del poder es un tema muy oscuro, siempre en sombras.
Es un asunto muy delicado, complicado y complejo. Es muy difícil tener certezas fiables con las que construir una historia. Hay quienes están convencidos de que esas caras ocultas existen, pero otros las niegan. Se nos ocurrió crear un personaje que cree que tiene control y que está entre la frontera de lo que es correcto y lo que no lo es. Se trata de la frontera difusa entre el bien y el mal. Cree que puede poner el pie en uno y otro lado y volver a lo correcto con cierto control, hasta que se da cuenta de que no tiene tanto control como pensaba. Y darse cuenta de esa realidad le genera un crisis.

Hemos visto recientemente la guerra en el PP y las tácticas de combate utilizadas. ¿Casi podría decirse que se ha inspirado en la realidad del momento?
No, y es obvio que esta película no se ha hecho anteayer. Ja, ja, ja... A veces la realidad nos sorprende, aunque quizá cada vez menos. Durante la promoción de la película ya se hicieron muchas comparaciones, pero cuando planteamos esta historia y nos decidimos por convertirla en película nada de lo que está ocurriendo ahora era aún un hecho real.

Lo que está claro es que las cloacas del poder, a pesar de su mal olor, crean expectación y morbo.
Eso sí. Son historias diferentes, pero es cierto que Código emperador y la realidad de la que estamos hablando tienen ciertos elementos de conexión. La verdad es que los temas que tocamos desde el mundo audiovisual tienen mucho que ver con la realidad, aunque haya veces en las que la realidad se nos adelanta y nos supera con creces.

Además de esta película está a punto de estrenar la serie Rapa. Se le amontonan los proyectos.
Que se hayan juntado tiene mucho que ver con la pandemia. Rodé la película y antes de acabar la posproducción de Código emperador empezamos a grabar Rapa. Es cierto, y supongo que no me ha pasado solo a mí, que trabajos que tendrían que estar separados en el tiempo se han amontonado por la situación que hemos vivido.

Código emperador y Rapa son proyectos y medios diferentes. ¿Dónde se siente más a gusto y seguro trabajando, en el cine o en la televisión?
No es tanto el medio en el que estés trabajando como el proyecto en sí. Cada historia funciona de una forma distinta. Código emperador lo hace muy bien como película. Es una historia para contar en una única entrega. Hay otras, como Hierro o Rapa, que al contarlas en seis capítulos de 50 minutos te dan nuevas posibilidades. Yo me siento cómodo contando historias en las que pueda estar de principio a fin. Me siento cómodo en terrenos que conozco, y eso va más con lo que estoy contando que con el medio en el que estoy trabajando. Y lo que sí que importa mucho es la gente con la que voy a llevar a la pantalla, grande o pequeña, un contenido.

¿Hay muchas diferencias en la narrativa?
No. La narrativa cinematográfica es la misma en estos momentos. La diferencia suele estar en los presupuestos, qué medios y tiempos hay para llevar a cabo el proyecto. En ambos casos, cine y televisión, hay que valorar también el nivel de libertad que tienes para contar una historia como quieres.

En su anterior serie, Hierro, se fue usted a Canarias...
Era necesario ese escenario tan cambiante para contar la historia. El Hierro es una isla que nos cautivó a todos al instante. Es una tierra que disfruté a unos niveles de extremo tanto a nivel profesional como personal. No conocía la isla y me sentí muy en casa cuando empecé a conocerla. Creo que tiene mucho en común con Galicia y pienso que eso tiene que ver con la periferia en la que ambas zonas están situadas. Son lugares que están lejos de los centros de decisión. Cuando acabó Hierro, enseguida pensamos en hacer algo en Galicia.

¿Es la vuelta a casa?
En cierta forma, sí. Galicia, a nivel audiovisual, tiene cosas muy interesantes. Aun así, sigue habiendo muchos territorios muy desconocidos. Hay lugares muy ricos, tanto a nivel paisajístico como a nivel humano.

Y les ha dado a ustedes para hacer de nuevo un thriller.
Sí. En Galicia hay una complejidad humana que nos ha dado los mimbres necesarios para crear una historia como la de Rapa. Y he de decir que los temas que exploramos en esta serie son muy diferentes a los de Hierro.

Su próximo proyecto es una comedia. ¿No le resulta más cómodo quedarse en estilos como el drama o el thriller?
Quizá lo sea, pero me parece mucho más aburrido. A veces, sacrificar la comodidad puede resultar divertido. Tengo que reconocer que no soy un todoterreno absoluto. Hay cosas que me interesan como espectador, pero no como creador ni como director. Me gusta cambiar, pero sé que no puedo hacer determinadas cosas, aunque sí que disfruto de la comedia. Lo mismo que mi espacio habitual suele ser el cine, pero gozo mucho creando personajes de más largo recorrido y llevándolos a la televisión. Creo que es necesario cambiar para sentirte vivo. 


PERSONAL

Edad: 54 años.
Lugar de nacimiento: Rábade (Lugo).
Familia: Está casado con la guionista Araceli Gonda y es hermano del creador audiovisual Pepe Coira.
Trayectoria: Destacó en el cine con El año de la garrapata. Además, ¿Qué culpa tiene el tomate?, 18 comidas y Eroski/Paraíso son tres títulos importantes en la carrera del director gallego. Hasta llegar a Hierro ha estado al frente de capítulos de series como R.I.S., Padre Casares, El comisario, Pelotas, Piratas y Sé quién eres. Acaba de estrenar Código emperador y tiene a punto la serie Rapa, para Movistar+.
noticias de noticiasdegipuzkoa