Las ayudas para cubrir necesidades básicas impulsadas por el Gobierno Vasco y gestionadas por Cruz Roja han recibido un millar de solicitudes en apenas dos semanas, según dio a conocer ayer la consejera de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales del Gobierno Vasco, Beatriz Artolazabal.

En declaraciones a la Cadena Ser, la consejera señaló que el nuevo programa de atención urgente a las necesidades básicas de personas y familias que se encuentran en situación de extrema vulnerabilidad, presentado recientemente y puesto en marcha con Cruz Roja Euskadi, “avanza a buen ritmo”. Según detalló, “ya se han recibido más de un millar de solicitudes, realizado 650 valoraciones y se han empezado a cobrar en algunos casos”.

Estas ayudas están destinadas a la cobertura urgente de necesidades esenciales como una adecuada alimentación o el acceso a productos de higiene personal, y tal y como recordó la consejera, serán distribuidas mediante dos vías combinables entre sí. Por un lado, se entregarán unas tarjetas monedero que podrán ser utilizadas en supermercados Eroski, Mercadona y Carrefour y en pequeños comercios de proximidad; y por otro, se canalizarán también a través de una aplicación móvil desde la cual las personas destinatarias podrán adquirir alimentos en perfecto estado que los comercios no han logrado vender a lo largo del día, beneficiándose de una rebaja de hasta un 70% sobre el precio original.

Artolazabal recordó que el objetivo de este nuevo proyecto es llegar a “unas 10.000 personas en los tres territorios históricos” de la CAV; lo que se traduce en aproximadamente 2.500 familias a las que garantizar el acceso a bienes y servicios de carácter esencial.