Final de Copa: ocho conocidos seguidores de la Real Sociedad cuentan cómo vivieron el partido

05.04.2021 | 10:21
Final de Copa: ocho conocidos seguidores de la Real Sociedad cuentan cómo vivieron el partido

Ocho conocidos rostros realzales cuentan cómo vivieron la noche de la histórica final en la que los nervios de una cita única dieron paso a la euforia y la emoción

Sus rostros son reconocibles allá donde van, pero sufren y sienten la Real como cualquier aficionado más, y el sábado se enfundaron la txuri urdin para vivir el partido más importante de las últimas décadas y vibrar con un triunfo que nos ha llenado de orgullo a todos.

Andoni Luis Aduriz, cocinero: "He cumplido como padre: mi hijo ha visto un título de la Real"

Andoni Luis Aduriz.
El cocinero Andoni Luis Aduriz vivió la final en territorio enemigo. Ha pasado el fin de semana en Bilbao, donde vivió "los jolgorios, los excesos y después, el silencio". Lo hizo acompañado de su familia, con la que fue a celebrar el cumpleaños de su hijo. "Yo espero que no haya que esperar otras tres décadas para el siguiente título, pero si pasa, como padre ya he cumplido: mi hijo ha visto un título de la Real y ha disfrutado con toda la emoción de toda la gente txuri urdin. Yo ya he hecho mis deberes", exclama entre risas.

Asegura que vio el partido "tranquilo", consciente de que cualquiera de los dos podía ganar y que "el primero que se equivocara lo iba a pagar".

Pero una vez asegurada la victoria, se queda con la actitud ejemplar de los dos equipos: "Me gustó mucho la imagen de Muniain con un respeto impresionante, seguramente con un dolor infinito, con la Real. Este es el ejemplo, porque es difícil saber ganar, pero tampoco es fácil saber perder".

Edurne Pasaban, alpinista: "Hacía mucho tiempo que no lloraba"

La tolosarra Edurne Pasaban está acostumbrada a tocar el cielo tras haberse convertido en la primera mujer en hollar los catorce ochomiles del planeta, pero el sábado, la Real volvió a hacerle sentir esa plenitud. "Hacía mucho tiempo que no lloraba al acabar un partido. Qué orgullo, en un momento tan difícil... Se me pone la piel de gallina", exclama la himalayista apenas unas horas después de la gesta de los jugadores de Imanol.

Edurne Pasaban, en Viella. Foto: Efe
Desde su casa en el Valle de Arán, Pasaban vio el partido con su familia y un matrimonio de amigos y reconoce que el camino hasta el pitido final estuvo plagado de nervios. "Estaba súper nerviosa, y en el momento del penalti ni te cuento. Creo que todos queríamos meter ese gol. Yo solo decía: tranquilo, céntrate... Quería sentir lo que sentía él en ese momento, el control que tienes que tener para desconectar de todo y concentrarte. Encima se alargó un montón. Estábamos diciendo todos: pero qué es esto, que lo tire de una vez y vamos a seguir pase lo que pase".

Afortunadamente, Mikel Oyarzabal marcó la pena máxima y el éxtasis posterior es ya conocido por todos: "Desde el gol hasta que acabó creo que todos estuvimos diciendo: por favor, por favor. El tiempo no pasaba, y luego encima ocho minutos de prolongación. Fue increíble ( nuestra narración en directo)".

Pese al alegrón final, la himalayista reconoce que en los momentos previos al encuentro llegó a tener alguna duda de la victoria txuri urdin: "Soy una persona bastante positiva y confiaba. Pero claro, ves las estadísticas y nosotros solo hemos ganado dos Copas y ellos un montón, pero decía: es que nos toca. Además, si dentro de quince días van a jugar otra, que ganen esa y nos dejen en paz".

La victoria realista le llenó de felicidad: "Se me salían las lágrimas y creo que como a todo el mundo".

Julen Aginagalde, jugador del Bidasoa Irun: "Cuando juegas no te das cuenta de los nervios de la gente"

El jugador del Bidasoa Irun Julen Aginagalde está acostumbrado a ganarlo todo en la cancha, pero vivirlo como aficionado cambia las tornas. "Estaba muy nervioso. La verdad es que cuando juegas no te das cuenta de lo nerviosos que pueden estar los aficionados. Pero las últimas semanas lo hemos vivido todos con mucha ilusión y ha sido una Copa que nos merecíamos".

Julen Aginagalde, con su familia.


Los nervios se acrecentaron con la jugada del penalti y la deliberación del VAR, aunque el hecho de que Oyarzabal se hiciese con la pelota tranquilizó a Aginagalde: " Es un gran jugador, estamos orgullosos de él y fue bonito que marcara él el gol".

De hecho, destaca las palabras del 10 al finalizar el encuentro: "Me quedo con sus palabras, con su emoción, porque dijo lo que pensamos muchos. Es un ejemplo para todos y un orgullo que sea nuestro jugador". Tampoco escatima en elogios hacia Imanol. "¡Qué voy a decir! Está haciendo un gran trabajo y estoy súper orgulloso de él".

La pandemia ha desbaratado la ilusión de los realzales de celebrar la Copa como se merece, por lo que confía en que "no pasen otros 30 años" antes de hacerse con otro título. "Pero ahora vamos a disfrutar de esta", pide.

Larraitz Lucas, exjugadora de la Real: "La final de Granada me quitó los nervios"

Larraitz Lucas. Foto: Javi Colmenero
La exjugadora de la Real Larraitz Lucas ha revivido la gesta lograda por el equipo femenino en la final de Granada, celebrada hace dos años. "Aquella final me quitó todos los nervios; el sábado estaba más tranquila que nunca", asegura, al tiempo que añade: "La primera parte fue bastante floja, pero luego, visto cómo entró la Real en la segunda parte y que veías que el Athletic no era capaz de hacer daño...".

Pero claro, llegó el penalti y Gipuzkoa entera permaneció en vilo durante casi diez minutos, hasta que finalmente el balón entró. "Se hizo largo, pero de vez en cuando veías la cara de Mikel y estaba muy concentrado y eso daba tranquilidad", dice.

Para Lucas, las dos finales de Copa ganadas en dos años suponen el premio de un trabajo "realmente bien hecho" en el club, así como una tarjeta de fidelización de los aficionados más jóvenes: "Es curioso. Yo tengo dos hijas de 8 y 5 años y para ellas la Real es ganar, no saben lo que es sufrir en Segunda, no tienen recuerdos de ese partido en Vitoria. Yo soy del 82, era muy pequeña cuando se ganó la Copa y ahora como adulta ves todo lo que hemos tenido que sufrir para llegar hasta aquí".

Y en este histórico triunfo no se olvida de Imanol: "Su imagen es la de toda Gipuzkoa. Después de tantos años de sufrimiento, de tanta espera, fue el cierre perfecto".

Joseba Larrañaga, periodista de Movistar y COPE: "Fue el programa más emocionante de mi vida"

Para el conocido periodista pasaitarra Joseba Larrañaga, el del sábado fue el programa "más emocionante" de su vida. " Jamás pensé que iba a hacer un programa con la Real campeona", reconoce.

Joseba Larrañaga.
El duelo le cogió trabajando en Madrid, sin poder desplazarse a Sevilla, una espina que se le queda clavada. "A ver si siguen trabajando así, llegan a otra pronto y podemos irnos todos para allí", dice, aunque reconoce que " no nos vamos a acostumbrar a ganar títulos porque estás hablando de un fútbol súper competitivo en el que peleas con mastodontes. Pero sabes que trabajando de esta manera puedes ganar, así que puedes seguir por ese camino".

Larrañaga destaca que se trata de un triunfo "cualitativamente importante". "Le ganas al Athletic, al hermano mayor, al que ha sido superior toda la vida, al primo de Zumosol que siempre te ha dado collejas cuando has sido pequeño. Y le has ganado la final, la primera de todas. A partir de ahora hay que incidir en este trabajo y que la gente siga disfrutando de la Real".

Iban Garate, presentador de ETB1: "Gente muy cercana nos hace así de felices"

Iban Garate. Foto: Javi Colmenero.
Socio y reconocido sufridor de la Real, el presentador de ETB Iban Garate vivió ayer una jornada de "muchos nervios". "Yo no sé si alguna vez me he puesto tan nervioso en Anoeta, pero las ganas de ganar eran muchísimas", reconoce y añade: "Yo sufro mucho. Tengo un amigo que me dijo que tenía más miedo a perder que ilusión por ganar. Yo tanto no, pensaba que íbamos a ganar, pero sí que había esa sensación de que era una oportunidad que no se podía perder".

El azkoitiarra remarca las sensaciones que imprime el equipo más allá del verde. "Se vio que estaban todos muy unidos, la alegría de Imanol, que es casi uno de nosotros, todos tenemos ganas de darle un abrazo. Yo soy de Azkoitia y ahí tenemos a Zubeldia o a Arambarri. Es que ves que un vecino tuyo puede ser futbolista de la Real, que es algo que de pequeños hemos soñado todos y la Real tiene eso. Gente muy cercana juega en la elite y nos hace así de felices".

Habitualmente alejado de los forofismos, el sábado no dudó el enfundarse la txuri urdin para salir a la calle en Gasteiz, donde actualmente vive con su familia: "Ya he perdido toda la vergüenza. No me gusta mucho salir de forofo, pero hoy (por este domingo) toca. Comeremos bien, celebraremos el Aberri Eguna y la Copa de la Real".

Maitane Urbieta, periodista de Euskadi Irratia; "Tocar la Copa lo ha hecho real"

Maitane Urbieta, con la Copa.
Maitane Urbieta es de las privilegiadas que vivió la final en La Cartuja. Retransmitió el partido para Euskadi Irratia, al igual que lo hiciera hace dos años en la final femenina de Granada, con un resultado igual de satisfactorio. "Por un lado estás trabajando y te tienes que aguantar un poco pero es muy difícil porque yo vivo y siento mucho a la Real y son momentos muy especiales, muy emocionantes. Ves a los jugadores tan contentos y luego en contraste la tristeza de las gradas vacías y recuerdas cómo estamos y es una mezcla de sentimientos", dice, calificando la experiencia de "increíble".

Urbieta ha vivido con mucha rabia las dudas que han ido surgiendo en las semanas previas a la final en el entorno txuri urdin. "Se me ha hecho largo, porque en el entorno surgieron las dudas y veía falta de confianza y me daba rabia porque el equipo había demostrado de lo que era capaz. En las dos últimas semanas decidí autoconvencerme de que íbamos a ganar porque quería disfrutar del camino, pero cuando llega el momento ese nerviosismo te desequilibra la balanza".

No solo vivió la final in situ, sino que pudo tocar la tan ansiada Copa:"Al acabar el partido, fuimos al hotel del equipo, salieron los dos capitanes, el presidente y el entrenador a estar con nosotros y nos dejaron fotografiarnos con ella y es un momento que te ayuda a creerte lo que ha pasado, lo hace real".

Gorka Otxoa, actor: "Imanol me ha dado uno de sus abrazos"

Otro de los afortunados que pudo vivir la final en Sevilla fue el actor Gorka Otxoa, invitado por la Real para dinamizar el programa que emitió la web del club en las horas previas al partido. Afónico tras la victoria y eufórico tras haber podido celebrar la Copa con los jugadores, durante el domingo todavía trataba de digerir lo ocurrido: "Este equipo es leyenda, ya".

"No fue el partido más brillante porque había mucho miedo a perder, pero se demostró lo que es la Real. Además escuchaba a la gente del club y del equipo, que transmitían mucha tranquilidad", cuenta el actor, que sufrió como nunca con "el penalti más largo del mundo". "Fue un penalti eterno y estaba atacado. Encima tenía todo el morbo del mundo con Iñigo, con cómo se fue, todas las tonterías que dijo... Pues mira, justicia poética porque hizo el penalti que dio la victoria", celebra.



Pero tras el pitido final, todos los nervios dieron paso a la euforia:"Hubo celebración y bailoteo y un speech muy bonito de Aperri y mucha alegría y mucho orgullo y todos con sensación de que esto es el principio de algo. Obviamente Imanol me ha dado uno de sus abrazos. Los reparte lleno de pasión y de amor. Es que es más forofo que todos nosotros juntos. Y claro, los jugadores te hablan maravillas absolutas de él. No podíamos tener mejor entrenador posible sobre la faz de la Tierra".

Otxoa, con la red de la portería en la que marcó Oyarzabal.