Real Sociedad | Análisis táctico de la visita al Atlético de Madrid

La presión txuri-urdin obligó a Sagnan, desacertado de por sí, a defender a Correa a campo abierto

13.05.2021 | 12:12
Una captura de pantalla del partido entre la Real y el Atlético de Madrid.

La Real Sociedad perdió este miércoles en el campo del Atlético de Madrid (2-1), en un partido durante el que los txuri-urdin fueron de menos a más. Si exceptuamos los primeros diez minutos, en los que la presión colchonera se impuso con creces, el cuadro de Imanol se manejó con cierta soltura con el esférico. Pero pesó mucho más en el encuentro el tremendo sufrimiento en defensa que el equipo vivió hasta que se cumplió una hora de encuentro.


LA PRESIÓN DE LA REAL

Un aspecto decisivo en el choque residió en el modo en que la Real quiso presionar al Atlético. Habitualmente, cuando Imanol apuesta por descolgar a un extremo para que apriete a los centrales rivales junto a Isak, elige a Portu. Aquí tenemos un claro ejemplo al respecto, correspondiente a la final de Copa, en el que el murciano sale a por Iñigo Martínez y es el lateral de su costado quien encima a Yuri. Se trata de la presión estándar esta campaña del equipo, que suele escoger el sector diestro para saltar arriba.

En este segundo ejemplo, vemos el citado movimiento a nivel más global. Corresponde al partido contra el Celta en Anoeta, duelo en el que Januzaj (extremo diestro, marcado con flecha) saltó a por el central zurdo celeste y Gorosabel (lateral diestro, marcado con flecha) hizo lo propio con Aarón, carrilero izquierdo de los gallegos.

El míster también ha optado muchas veces por soltar arriba a un interior. Lo hizo, sin ir más lejos, el viernes contra el Elche en Anoeta. En la imagen se aprecia a Silva en paralelo a Isak para emparejarse sueco y canario con los centrales alicantinos.

Y sin embargo, aquí vemos cómo decidió Imanol apretar al Atlético de Madrid. En esta ocasión, optó por saltar a la presión alta desde la izquierda. En los primeros compases de partido ya vimos a Barrenetxea ir a por el central Savic. Y a Monreal encimar al lateral Trippier. Esto dejaba a Sagnan defendiendo a campo abierto con Correa y gestionando a su espalda un espacio (ROJO) muy peligroso.

¿Fue novedoso este funcionamiento en la presión? No del todo. Sí resulta el menos habitual. Pero Imanol también ha escogido esta temporada saltar desde la izquierda. Hace un mes, en Mestalla, de inicio Oyarzabal fue a por Diakhaby, y activó así la presión de Monreal al lateral Correia, quedándose Carlos Fernández con el pivote Racic.

¿Por qué empezó la Real empleándose así en Mestalla? Posiblemente porque el lado fuerte del Valencia es el izquierdo, e Imanol prefirió dejar a Portu vigilando a Gayá, sin desproteger el flanco. De esto podemos deducir que el míster pensó, de cara a la visita al Wanda, que el lado izquierdo del Atlético también era el fuerte, y quiso así dejar a Portu con Hermoso. Razones tenía para prever este contexto, pues los de Simeone venían mostrándose muy peligrosos desde las combinaciones en el sector zurdo (imagen del partido en Elche).

Pero quizás subestimara Imanol el peso que la baja de Lemar tiene en el entramado rojiblanco. En el Camp Nou, una vez que se lesionó el francés, ya se vislumbró que el Atlético pasaba a utilizar su sector zurdo como una vía de ataque más directa y vertical, y que volcaba sus ofensivas en mayor medida en la derecha. Aquí vemos dos ejemplos de ambas circunstancias, que ya comentábamos en la previa del partido: Carrasco corre al espacio por el carril del 10 y el equipo colchonero juta efectivos en la zona diestra.


Ojo a la última imagen mostrada porque representa fielmente un movimiento que el Atlético había repetido en el Camp Nou y con el que masacró literalmente a un Sagnan tan desacertado como desprotegido por el sistema. Savic fijaba a Barrenetxea. Trippier a Monreal. Correa a Sagnan. Y las diagonales de Marcos Llorente, muy repetidas por los de Simeone durante los últimos encuentros, hacían muchísima sangre.


Pasaron los minutos y la Real no corrigió esto, como se aprecia en esta secuencia, nada más arrancar la segunda parte. Barrenetxea y Monreal siguen saltando arriba, y ahora es el propio Correa quien encuentra la espalda de Sagnan (la acción terminaría invalidada por fuera de juego).




LA PRESIÓN DEL ATLÉTICO

Todo lo ya expuesto muestra la principal y mayor vía de sufrimiento realista en el Wanda. Pero hubo otra, que cabe ceñir sobre todo a los primeros diez minutos de partido. La presión del Atlético resultó voraz de inicio y a los de Imanol les costó encontrar salidas.

Da rabia que la tormenta del arranque se saldara con 0-0 y que el primer gol del Atlético llegara después. Los de Simeone hicieron daño a la espalda de Sagnan, pero no acertaron. Consumieron sus fases de presión alta más agresiva, pero no se adelantaron. Y sin embargo generaron un córner en una acción que empezaron replegados. Un pase regular de Aritz a Zaldua giró a la Real hacia atrás y activó a los colchoneros para venir a apretar más arriba. Aquí tenemos el origen de ese saque de esquina, con el propio Aritz retrasando ya a Remiro.



LA REAL CON BALÓN

Repito. Fue una pena, porque las sensaciones apuntaban a que el arreón inicial del Atlético estaba muriendo ya. Dos minutos antes, la Real ya había instaurado definitivamente su novedoso dibujo de ataque, con Zaldua metiéndose a tercer central, Portu y Monreal ejerciendo de carrileros y Barrenetxea centrándose para formar dupla con Isak.

En la imagen anterior se aprecia cómo Zubimendi va a recibir solo a la espalda de Suárez, una conexión que la Real supo repetir constantemente a partir del minuto diez. La solución planteada para el ataque por Imanol funcionó. El equipo estuvo bien con el balón y le dio para generar todo lo que generó. En esta captura se aprecia cómo Guridi espera el balón detrás de los pivotes colchoneros, Oyarzabal se ubica al costado de Marcos Llorente e Isak traza una diagonal dentro-fuera.

La Real insistió hasta el final con una idea ofensiva que siempre le sirvió para crear peligro. Y corrigió gran parte de sus problemas atrás con el ingreso de Pacheco por Sagnan. El navarro mejoró las prestaciones del francés, y además el equipo pasó a emplearse con tres centrales también en fase defensiva (aunque esta imagen corresponda a un ataque).

La derrota fue merecida en el cómputo global del partido. Y aún así deja cierto poso de frustración. Primero, porque el Atlético marcó sus goles una vez superado con 0-0 su gran arranque. Y segundo porque la Real, una vez que los colchoneros no mostraron acierto ante Remiro, creó ocasiones suficientes para marcar dos goles y al menos haber puntuado. Duante 80 minutos de encuentro (los 80 finales), los txuri-urdin estuvieron bien con el balón y encontraron soluciones. Pero también es cierto que en el partido tuvo muchísimo peso ese desajuste permanente durante una hora en el sector izquierdo de la defensa. Penalizó Sagnan en lo individual por lo mal que estuvo. Pero el asunto también tuvo un importante componente colectivo y táctico.

noticias de noticiasdegipuzkoa