kirolak

Atotxa empujó al equipo para lograr la primera Supercopa

27.12.2020 | 00:17

El añorado estadio ejerció una enorme presión en un partido de vuelta que el equipo de Ormaetxea venció por 4-0 al Real Madrid, su gran rival de entonces

la consecución del único título de la Supercopa que luce la Real en sus vitrinas, precisamente en la primera edición del torneo, que tuvo lugar en 1982 –justo después de adjudicarse el segundo título de Liga–, se fraguó en una de las inolvidables noches de Atotxa contra un Real Madrid que compareció por ser el campeón de la Copa. Tras perder por 1-0 en un partido de ida –el 13 de octubre de aquel año– que dejó un mal sabor a los realistas por la encerrona que sufrieron, en la vuelta celebrada más de dos meses después –el 28 de diciembre– se tomaron la revancha devolviéndoles la moneda... y goleándoles en la prórroga en un partido con mucha miga.

En el primer asalto, en el que el fútbol brilló por su ausencia, la Real no supo sacar ventaja a su dominio desde que jugó en superioridad por la expulsión de Juanito, en el minuto 22, por dos cartulinas amarillas que le mostró el árbitro catalán Enríquez Negreira por protestar.

Al filo del descanso, el defensa holandés Metgod firmó el único gol del partido con un cabezazo ante el que nada pudo hacer Arconada. Con buena parte de los protagonistas de la selección española en el Mundial de 1982, apenas hubo ocasiones y un remate de Satrústegui que salvó Agustín fue la opción más clara de marcar de la escuadra guipuzcoana.

Lo más destacado, sin embargo, estuvo en la grada, ya que los lanzamientos de objetos en la portería defendida por Arconada y al colegiado –que mostró hasta doce tarjetas amarillas y una roja y fue calificado por el técnico merengue, Alfredo di Stéfano, como Billy el Niño– al término del encuentro no cesaron. Incluso uno de ellos alcanzó al fotógrafo del periódico Diario 16, que sufrió una brecha en la cabeza. Un triste espectáculo cuya resolución quedó aplazada para finales de año en feudo donostiarra.

el vendaval txuri-urdin La Real cimentó la remontada en un gran partido en Atotxa, que fue calificado hasta de "infierno" por lo mucho que padecieron los madridistas. En un encuentro en el que también se sucedieron las incidencias, el conjunto de Alberto Ormaetxea igualó la eliminatoria en el tiempo reglamentario, gracias al tanto de Uralde en el minuto 53, pese a gozar el equipo txuri-urdin de oportunidades para sentenciar en uno de sus mejores partidos en el viejo estadio de Duque de Mandas.

Habida cuenta de que en Madrid, uno de sus clásicos rivales de la época, no se trató bien a los realistas, parte de la hinchada txuri-urdin tenía preparado un ambiente infernal con el que atemorizar a los madrileños, que sufrieron dos expulsiones –Juan José, en el minuto 22, por dar un cabezazo a López Ufarte; y a Ángel, en el 74, por dar una patada a Larrañaga–.

Además de la pitada con la que se recibió al conjunto blanco, objetos como monedas y bocadillos también cayeron sobre el área defendida por el Real Madrid. Incluso el portero se quejó de que le había alcanzado un objeto y el juego tuvo que detenerse en varias ocasiones, lo que hizo que el árbitro aragonés Pes Pérez –declaró después que había sido un partido "movidito"– alargara en dos minutos y medio la primera parte y en tres y medio la segunda.

La Real pasó por encima del Madrid, pero no fue hasta la prórroga cuando su neta superioridad no se plasmó con goles. Al minuto de iniciarse el tiempo de prolongación, López Ufarte batió a Agustín en un córner sacado en corto con un zurdazo. Poco después de que Arconada detuviera un penalti, en una gran jugada del pequeño diablo, Uralde logró el 3-0. Y con un Madrid totalmente desarbolado, un centro de Bakero, tras una meritoria acción personal, acabó con el tanto en propia puerta de Salguero.

En definitiva, la Real consiguió su primer y único título de la Supercopa con merecimiento y vapuleando a uno de los grandes equipos de la Liga, que sufrió en Atotxa la presión del gran ambiente que ejerció el público en una cita tan especial. El añorado estadio donostiarra pudo ver cómo sus jugadores dieron la vuelta al terreno de juego mostrando el primer trofeo de la Supercopa.

Real Madrid1

Real Sociedad0

REAL MADRID Agustín, Juan José, Bonet, Metgod, Camacho, Gallego (Fraile, m. 83), Ángel, Stielike, Juanito, Santillana e Ito.

REAL SOCIEDAD Arconada, Celayeta, Gorriz, Kortabarria, Olaizola, Murillo (Diego, m. 57), Zubillaga, Zamora, Uralde (Bakero, m. 76), Satrústegui y López Ufarte.

Gol 1-0, m. 44: Metgod.

Árbitro Enríquez Negreira (C. Catalán). Expulsó a Juanito (m. 22). Amonestó a Gallego, Stielike, Ángel y Juan José, del Madrid; y a Zamora, Olaizola, Uralde, Kortabarria, Celayeta y Gorriz, de la Real.

Incidencias Partido de ida de la Supercopa disputado en el Bernabéu el 13 de octubre de 1982.

Real Sociedad4

Real Madrid0

REAL SOCIEDAD Arconada, Celayeta, Gajate, Gorriz, Murillo (Txiki Begiristain, m. 74), Diego (Sukia, m. 64), Larrañaga, Orbegozo, Bakero, Uralde y López Ufarte.

REAL MADRID Agustín, Juan José, Bonet, Metgod, Camacho, Ángel, Gallego, Fraile, Portugal (San José, m. 61), Pineda (Salguero, m. 81) e Isidro.

Goles 1-0, m. 53: Uralde. 2-0, m. 91: López Ufarte. 3-0, m. 103: Uralde. 4-0, m. 104: Salguero (p.p.).

Árbitro Pes Pérez (C. Aragonés). Expulsó a Juan José (m. 22), por dar un cabezazo a López Ufarte, y a Ángel (m. 71), por una patada a Larrañaga. Amonestó a Bakero, López Ufarte, Arconada, Gajate, Larrañaga, de la Real; y a Isidro, del Madrid.

Incidencias Partido de vuelta de la Supercopa disputado en Atotxa el 28 de diciembre de 1982.