Andoni Gorosabel
defensa de la real

Andoni Gorosabel (Real Sociedad): "Cada uno tiene su camino y yo he conseguido llegar a donde quería"

16.10.2020 | 01:29
Andoni Gorosabel (Real Sociedad): "Cada uno tiene su camino y yo he conseguido llegar a donde quería"

Es la revelación del inicio de la temporada. Gorosabel ha dado un paso adelante que ha sorprendido a muchos que no le esperaban y se ha hecho con la titularidad

donostia Minuto y resultado.

–Estamos en la quinta jornada. Creo que podíamos tener algún punto más de los que llevamos, pero hemos empezado bien y esperamos darle continuidad en los próximos partidos.

Se suele decir que es muy importante ganar antes del parón...

–Sí, desde un partido hasta el siguiente pasa mucho tiempo y está claro que si llegas con la victoria la semana se hace más corta que con una derrota. Pero, bueno, esperemos que no influya mucho y volvamos igual.

Se nota al volver a competir...

–Sí, puede ser que después de tener algún día libre cueste un poco más, pero te adaptas rápido a los entrenos y sabes que todo vuelve a ser igual que antes.

Los que se quedan entrenan más que los internacionales.

–Al final, Imanol intenta aprovechar estos entrenamientos para meter un poco de caña, para exigirnos; es cierto que llevamos mucho ritmo de entrenamiento, pero estamos acostumbrados a trabajar así.

Imanol no da tregua, aunque la bronca del otro día no les sorprendió...

–Todos conocemos cómo es Imanol, siempre muy efusivo, vive mucho el fútbol... Son cosas que pasan en los entrenamientos.

Alguna ya habrá sufrido...

–Alguna seguro que me ha caído entre el Sanse y el primer equipo (risas).

Aperribay dijo que muchos estaban aún en pretemporada.

–Ha sido diferente. La pretemporada ha sido mucho más corta, se ha tenido que hacer todo más rápido y es cierto que está costando más. Ahora otra vez hay que adaptarse a la Liga, a la competición, al ritmo, pero el equipo está bien, ha trabajado fuerte para llegar lo mejor posible al inicio, y creo que ahora mismo estamos a punto de llegar cada uno a coger nuestro momento de forma.

Solo ha llegado un refuerzo.

–Es la misma plantilla y eso son decisiones del club. El club decide qué hacer y nosotros no nos metemos. Hay mucha confianza en la plantilla y está claro que tenemos el mejor equipo que se puede tener.

En una campaña tan ilusionante cuentan con mejor o peor plantel.

–Nosotros vamos a ir como la temporada pasada, partido a partido, intentando hacerlo lo mejor posible y esperemos que saquemos los mismos resultados o mejores. Intentamos crecer cada temporada, y, con el trabajo, esperamos llegar lejos en todas las competiciones.

¿Qué objetivos grupales se marcan en un año con cinco torneos?

–Pues un poco de todo. La clave es trabajar para estar lo mejor posible e intentar hacer el mejor papel en cada competición.

Imagino que la final de Copa será la cita más esperada...

–Está claro que es a un partido, lo tenemos ahí y todos queremos ganar este título, que para la afición y para nosotros sería algo increíble. Es uno de los títulos que más ilusión nos ha generado.

Ya es mala suerte, 32 años después y solo les ha frenado una pandemia.

–Ha sido una casualidad esto que ha pasado, una putada para todos, pero estamos seguros de que se podrá jugar la final y confiamos en que se pueda hacer con la gente, que es la que más se lo merece. Poder vivir una final, encima vasca, y que puedan disfrutar de ello.

No todos los años juega la Real en Europa. ¿están ilusionados?

–Sí. La Europa League es una competición diferente que tampoco la juegas todos los años y es una competición que nos motiva mucho. Estar con la Real en Europa es algo que se imagina uno desde joven y vamos con ganas de debutar y hacerlo bien en Europa.

El Sevilla no andaba tan lejos de la Real y acabó ganando el título.

–Hemos competido con todos los equipos, los que han estado arriba, los que hemos visto por la televisión llegar a otras finales y creo que se puede conseguir. Este año, si seguimos trabajando igual, seguro que estaremos cerca de competir con los mejores.

¿Saben algo ya del Rijeka?

–Todavía no porque estamos centrados en el partido contra el Betis, que es un duelo muy importante. Primero está ese choque, pero seguro que el staff y los entrenadores algo ya habrán mirado.

El domingo arranca un auténtico maratón de encuentros.

–Tenemos un mes con muchos partidos, es verdad que no estamos acostumbrados, pero el equipo está capacitado tanto física como mentalmente para afrontar este carrusel de encuentros que nos vienen ahora.

La estación de salida es Heliópolis.

–El Betis siempre tiene un gran equipo, este año también, con un entrenador nuevo; ha empezado bien y está ahí arriba. Sabemos que será un partido difícil, pero si hacemos lo nuestro, tendremos posibilidades de ganar.

Lo de los laterales derechos de Zubieta tampoco es normal...

–Eso creo que va por rachas, pero lo que está claro es que en Zubieta se trabaja muy bien y salen muchos jugadores. Se está viendo ahora con los mediocentros, laterales, donde sea, pero de Zubieta sigue saliendo gente joven, de la cantera, y eso es bueno para el club.

Con qué se quedaría de sus compañeros... ¿De Zaldua?

–Su energía.

¿De Sola?

–Su imaginación.

¿De Pecharromán?

–Lo listo que es en el campo.

¿De Álvaro Odriozola?

–Su velocidad.

¿De Blasco?

–Lo bien que va de cabeza.

¿Se siente por fin titular?

–Al final, aquí nadie se siente titular. Con Imanol te tienes que ganar en cada entrenamiento y en cada semana la oportunidad de jugar y eso es algo bueno para todos. Los entrenamientos son de mucho nivel y la competencia hace buenos a todos los futbolistas.

¿Qué ha cambiado en Gorosabel, ha dado un paso al frente?

–Sí, no sé... Soy el mismo jugador de siempre. Es cierto que ahora me noto con más confianza, estoy disfrutando en el campo y puede ser que eso se haya hecho ver más a la hora de jugar. Pero sigo siendo el mismo, sigo trabajando igual y lo seguiré haciendo.

Si está a punto de jugar ya más minutos que todo el año pasado...

–Puede ser (risas). Nunca había jugado con la Real tantos partidos seguidos, pero lo que te digo, son circunstancias. Si juego, estaré contento con eso; y si no, seguiré trabajando para tener los máximos minutos posibles.

¿Le daba miedo no convencer?

–No me centro mucho en eso, yo intento hacer lo mío, jugar lo mejor posible y luego a la gente le gustaré o no le gustaré. Cada uno tiene sus gustos. Pero yo lo que hago es lo que está en mi mano, darlo todo, hacerlo lo mejor posible, y con eso me quedo.

A un lateral la afición le puede llevar en volandas...

–En la banda tienes la afición al lado, cuando juegas lo notas mucho y cuando está contigo lo notas aún más porque cuando ya no puedes más te da ese plus para seguir.

Impresiona su poderío físico. No para...

Me siento bien físicamente. Cuando tienes menos continuidad y juegas cada cierto tiempo es más difícil alcanzar ritmo de juego. En Primera hay un ritmo muy alto y con continuidad lo llevas mejor. Pero me siento muy bien y espero seguir así y no tener problemas físicos.

¿Cómo vivió el gol del Valencia, que llegó a renglón seguido de que llegara a la portería rival?

–(Risas) Era una jugada al límite y, al final, no sabía si en la siguiente jugada iba a poder llegar a mi sitio, pero, bueno, son cosas del fútbol que pasan de un segundo a otro. Te pilla arriba y en la siguiente acción no te da tiempo a bajar.

¿Qué le queda por mejorar?

–Cada día y cada partido puedes mejorar. Tanto ofensiva como defensivamente espero seguir progresando cada día, cada partido y cada entrenamiento.

No suele tener lesiones...

–Por suerte, no he tenido casi lesiones aparte de la que tuve que operarme, pero no he sufrido casi roturas musculares. Hay gente que se cuida más o que se trata más. Tampoco te voy a decir que yo soy el que más cosas haga antes de entrenar o de jugar, pero hago alguna que otra y, por suerte, no he tenido lesiones.

¿Se acuesta y se emociona al pensar lo que está consiguiendo?

–Sigo siendo igual ahora que antes y cuando me meto en la cama tampoco le doy muchas vueltas; intento dormir y poco más.

Nació en Arrasate. ¿Dónde comenzó a jugar?

Empecé en el Aretxabaleta y el primer año de cadete jugué ya en la Real.

Salió cedido dos veces. A Beasain, como Aritz.

–Fui a Beasain siendo mi último año de juvenil y ves otras cosas, otro vestuario en una categoría difícil, y creo que siendo tan joven te ayuda a madurar en muchos aspectos. Creo que me vino bastante bien.

Y luego a Irun.

–Estuve a gusto. Era un gran vestuario, con grandes jugadores y fue otro año de aprendizaje con gente que ha estado en Primera y en Segunda, y me ayudó mucho.

¿Siente que le ha costado más que a los demás?

–Al final, cada uno tiene un camino. Por circunstancias van por un lado o por otro. A mí me tocó este e intenté aprovechar cada sitio y cada momento al máximo y he conseguido llegar a donde quería. A cada uno le toca una cosa u otra, y hay que aprovechar al máximo.

Luego logró quedarse a pesar de que parecía que iba a salir cedido.

–Yo siempre he sentido esa confianza, tanto del míster como del club. Al final, son decisiones del club y ahí no tengo nada que decir. Me quedé aquí, siempre me sentí arropado por Imanol y por el club, y estoy muy agradecido a ellos.

¡Salió vivo del Bernabéu y del Camp Nou!

–Pude jugar más o menos, pero te ponen en partidos tan importantes para el club y la afición y sientes que estás porque se confía en ti. Por eso estoy muy contento.

El 3-4 de Madrid es un recuerdo para toda la vida.

–El partido del Bernabéu fue uno de los mejores recuerdos de la campaña pasada por cómo fue, dónde fue, por lo que era y estoy seguro de que no nos olvidaremos en mucho tiempo.

Imagino que usted se ríe cuando oye que Vinicius es malo...

–Malo sí, pero hay que estar delante suyo para saberlo (risas). Desde fuera se dicen muchas cosas de él, pero si está a ese nivel es por algo. Puede ser que haya sido el que más problemas me ha generado porque ya nos hemos enfrentado unas cuantas veces y es del que más me acuerdo, seguro.

¿Suelen hablar en el campo?

–Tampoco hay mucho tiempo para hablar en los partidos, la verdad (risas).

¿Era muy forofo de la Real de txiki?

–Sí. Desde que he jugado a fútbol siempre me gustaba la Real y a mi aita también; veníamos mucho a verla.

Supongo que su referente será su paisano Rekarte...

–Encima es de Arrasate. Jugó bastante tiempo en la Real y es una buena referencia para tener.

También Mikel González.

–No coincidí con él, pero también estuvo mucho tiempo. Es gente de la zona y es un orgullo que hayan podido estar en el club tantos años.

En Arrasate estarán orgullosos...

–Pues no lo sé la verdad, porque tampoco voy mucho, pero me imagino o espero que algunos sí.

¿Qué objetivo personal se marca?

–Intentaré seguir en la misma línea, continuar mejorando, ir a más y dar el máximo para que tanto individual como colectivamente sigamos evolucionando y lleguemos lejos.

"Soy el mismo jugador de siempre, aunque ahora me noto con más confianza, estoy disfrutando y quizá se se note eso en el campo"

"Con Imanol te tienes que ganar casi a diario la oportunidad de jugar y la competencia nos hace mejores a todos"

"Puedes jugar más o menos, pero cuando te eligen para actuar en el Bernabeú y el Camp Nou es porque confían en ti, y yo me alegro"

"De Vinicius se dicen muchas cosas, pero hay que ponerse delante para saber cómo es; puede que sea el que más problemas me ha generado"