Odegaard e Isak: dos reapariciones con un final prematuro

14.07.2020 | 01:32
Martin Odegaard trata de zafarse de Trigueros durante el encuentro de ayer frente al Villarreal. Foto: Efe

Odegaard e Isak recuperan la titularidad, pero sus problemas físicos les obligaron a dejar el césped

el regreso a la titularidad de Martin Odegaard y de Alexander Isak fue una de las grandes novedades en el once que Imanol alineó de inicio frente al Villarreal. El centrocampista noruego y el delantero sueco no jugaron un solo minuto en el duelo del pasado viernes frente al Granada y, en teoría, los dos estaban frescos para jugar ayer ante los castellonenses. El retorno de dos de los jugadores más destacados de la temporada anterior al parón parecía una gran noticia para el conjunto realista. A la hora de la verdad, sin embargo, los problemas físicos que arrastraban ambos futbolistas les impidieron acabar el partido. Los dos jugaron hasta que no pudieron más y tuvieron que dejar el césped, pero no antes de realizar una importante contribución al juego del conjunto txuri-urdin.

Alexander Isak fue el primero en tener que salir del terreno de juego. El sueco solo pudo disputar la primera mitad del choque y no volvió al césped tras el descanso, dejando su sitio a Willian José, que había sido titular el viernes ante los andaluces.

Antes de abandonar el partido, sin embargo, Isak había protagonizado la mejor ocasión del conjunto realista en el primer período. En un córner lanzado por Odegaard, Llorente cabeceó el balón para el sueco y este, con otro testarazo, obligó a Sergio Asenjo a lucirse para evitar que su remate llegara a las gradas.

Desde hace varias jornadas, Isak viene arrastrando problemas musculares que ya le obligaron a dejar el terreno de juego frente al Levante, y ayer volvió a acusar estos dolores.

Odegaard, por su parte, tuvo que ser sustituido en la segunda mitad, después de haber sacado el córner que sirvió para que Willian José adelantara a los realistas en el marcador a los 61 minutos de juego. El centrocampista envió un balón perfecto para que el brasileño rematara limpiamente su envío y pudiera anotar el primer gol del partido.

Tan solo tres minutos después, el noruego se retiró al banquillo y cedió su puesto a Igor Zubeldia. El noruego sufre desde hace meses una tendinopatía rotuliana en la rodilla derecha y, nada más abandonar el terreno de juego, los miembros de los servicios médicos realistas le envolvieron la rodilla con una bolsa de hielo para tratar de mitigar la inflamación.

Mientras estuvo en el campo, Odegaard trató de ordenar el juego realista, especialmente durante los primeros compases del choque, y sufrió varias faltas por parte del Villarreal. Incluso físicamente mermado, el noruego no se escondió en ningún momento y asumió la responsabilidad de comenzar las jugadas a balón parado y de sacar los córners. Además, destacó con varias recuperaciones de balón que alejaron el peligro del área blanquiazul.

Nacho Monreal fue otro de los jugadores que no pudo terminar el partido. El exjugador del Arsenal también era novedad en el once inicial txuri-urdin y, al igual que Isak y Odegaard, no había jugado ni un solo minuto ante el Granada, pero Aihen Muñoz tuvo que sustituirle en el minuto 86.

Imanol apostó ayer por alinear a varios de sus jugadores con más galones a pesar de sus problemas físicos, como Odegaard e Isak, y eso provocó que esta vez los potrillos del Sanse, como Näis Djouahra o Roberto López, no intervinieran durante el duelo de ayer.

Todavía quedan dos jornadas de liga y, en vista de la situación física del equipo, parece que Imanol tendrá que dosificar a jugadores tocados, como Odegaard e Isak, y seguir contando con los canteranos para tratar de amarrar un puesto europeo.

Isak tuvo una gran ocasión para batir a Asenjo en la primera mitad y Odegaard lanzó el córner que supuso el primer gol realista