El Mirandés empata en Gijón con siete titulares coperos

próximo rival merquelanz fue uno de quienes descansó, y guridi entró en la alineación

10.02.2020 | 06:26
Sporting y Mirandés, ayer en El Molinón guardando un minuto de silencio antes del partido.

Sporting2

Mirandés2

SPORTING Mariño; Bogdan, Marc Valiente, Babin, Damián Pérez, Cristian Salvador, Pedro Díaz, Carmona, Manu García, Pablo Pérez (Traver m, 81) y Aitor García (Djurdjevic m 65).

MIRANDÉS Limones, González, Odei, Sergio, Kijera, Álvaro Peña, Guridi, Malsa, Álvaro Rey, Marcos (Mario Barco m, 83) y Vicente (Joaquín m, 62).

Goles 1-0, m.6: Carmona. 1-1, m.12: Marcos, de penalti. 1-2, m.72: Joaquín. 2-2, m.78: Pedro Díaz.

Árbitro López Toca. Mostró tarjeta amarilla a Malsa, Pedro Díaz y Guridi.

Incidencias Partido disputado en El Molinón ante unos 16.000 espectadores.

gijón - A escasos cuatro días de afrontar el próximo jueves, en Anoeta contra la Real, la ida de las semifinales de la Copa del Rey, el Mirandés empató ayer en El Molinón contra el Sporting. Lo hizo en un partido cuyo once tampoco implicó rotaciones excesivas por parte del técnico Andoni Iraola. Este incluyó en la alineación inicial a hasta siete futbolistas que jugaron como titulares el partido del pasado miércoles contra el Villarreal: el portero Limones; los defensas González, Odei y Sergio; y los centrocampistas Peña, Malsa y Rey. Así, uno de los futbolistas que descansó ayer fue Martín Merquelanz, cedido por la propia Real. Mientras, el también cedido Jon Guridi y el hernaniarra Gorka Kijera ingresaron en el equipo.

Todo terminó en empate a dos tras un partido en el que el conjunto burgalés aprovechó sus escasas ocasiones de gol y el local volvió a mostrar sus problemas para marcar y su debilidad en defensa. El dominio inicial del Sporting no tardó en convertirse en gol en una jugada en la que Aitor García centró raso, Limones no acertó a bloquear el balón y este quedó a los pies de Carmona, que solo tuvo que empujarlo al fondo de la red. Pero unos minutos después, en la primera internada del Mirandés, Marcos fue derribado inocentemente en el área por Bogdan. El propio Marcos se encargó de transformar el penalti y devolvió la igualada al marcador.

El Sporting volvió a salir fuerte en la segunda parte y encerró al Mirandés en su campo, pero el conjunto de Andoni Iraola se defendió con orden hasta lograr sobreponerse a los ataques asturianos. Poco a poco fue haciéndose con el control del juego gracias a la brega de todo el equipo, pero en especial de su centro del campo, que tapaba bien los huecos, con un omnipresente Guridi destacado en esa labor de contención. En el minuto 72 al portero rojiblanco se le escapó entre las piernas un disparo de Joaquín y el Mirandés se puso por delante. Seis minutos después, en una jugada similar, el Sporting logró el definitivo 2-2. - Efe