La construcción de El Infierno recibe el apoyo del Pleno

Solo Elkarrekin Donostia se opone a un plan para construir medio millar de pisos, la mitad protegidos

26.03.2021 | 00:39
Edificios de El Infierno, que desaparecerán.

donostia – La transformación del enclave de El Infierno para acoger un nuevo entorno con 520 viviendas recibió ayer el refrendo del Pleno de Donostia, que votó a favor de la modificación del Plan General de Ordenación Urbana para permitir que este espacio de pabellones se convierta en una zona residencial y de empresas.

La concejala de Urbanismo, Nekane Arzallus, mostró su satisfacción por haber podido elevar a la Corporación el último tramite urbanístico, que permitirá que las máquinas de obra empiecen a transformar el lugar a finales de este año o principios del próximo. En los últimos años la zona ha dado refugio a personas sin hogar, que fueron desalojadas recientemente.

Solo Elkarrekin Donostia votó en contra de la modificación del Plan General por considerar que el Ayuntamiento obliga a que haya pocas viviendas públicas y "prioriza el interés de las promotoras".

EH Bildu, por su parte, también consideró que debería haber más viviendas protegidas (serán la mitad, entre tasadas y sociales), pero votó a favor porque una enmienda suya, en un trámite anterior, consiguió aumentar los pisos protegidos hasta el 50%, más de lo inicialmente previsto.

No obstante, el concejal soberanista Ricardo Burutaran insistió en que "los esfuerzos del Ayuntamiento se deberían dirigir más hacia la vivienda social que a la tasada" porque, según señaló, hay más demandantes de la primera que de la segunda.

En el futuro, el barrio de El Infierno tendrá dos zonas. El camino de Zubiberri, que lleva a Zuatzu, se convertirá en una zona de uso terciario, con opción a instalación de empresas, comercios y otros usos. Se podrá acceder de modo directo por una rotonda en el sureste del ámbito.

Entre esta zona y el concesionario de coches, que se podrá ampliar en 1.200 metros cuadrados más, se creará la zona de viviendas: 270 de protección pública, la mitad tasadas y la mitad de alquiler social, y 270 de precio libre.

Además de los concesionarios de coches, también quedará consolidada la gasolinera de la avenida de Tolosa. El resto de viejos edificios se derribarán.

Los planes para El Infierno también prevén la recuperación de la regata de Añorga, junto a la que se creará un parque de estancia y paseo para los vecinos.