bertan

El gobierno "racionaliza" el pleno y limita las mociones de la oposición

Los cambios adecuan la normativa a otros ayuntamientos y buscan la proporcionalidad, según PNV y PSE-EE EH Bildu, PP y Elkarrekin les acusan de querer silenciarlos e impedir su labor

26.06.2020 | 01:06
Imagen de la sesión plenaria de ayer, con los concejales reubicados por la sala para mantener las distancias de seguridad.

Donostia – El Gobierno municipal aprobó ayer varios cambios en el reglamento del Pleno, que limitarán el número de mociones que tendrán los grupos de la oposición y que añade un último turno de palabra en las interpelaciones para los representantes del Ejecutivo local. PNV y PSE-EE argumentaron que el objetivo de los cambios es "racionalizar" el debate y adoptar criterios similares a los de otros ayuntamientos; en cambio, los tres grupos de la oposición criticaron que, con estos cambios, se coarta y limita su labor de control y que jeltzales y socialistas se valieron de su "rodillo" para aprobar estos cambios de forma unilateral.

El concejal de Presidencia, Juanra Viles, justificó que limitar el número de mociones al número de concejales de cada grupo "busca la proporcionalidad" y añadió que la oposición tiene otros ámbitos, como las comisiones, para ejercer su labor de fiscalización. La portavoz socialista, Marisol Garmendia, apuntó que con el cambio se "normaliza" la actividad de los plenos e incidió que Donostia sí propicia la participación en otros organismos.

Ninguno de los tres grupos de la oposición aceptó esos argumentos. "Es una decisión facha, autoritaria y represiva", afirmó la portavoz de EH Bildu, Reyes Carrere, que añadió que el Gobierno pretende "adormilar y silenciar" a la oposición: "Solo queréis que se oiga lo vuestro", declaró. "Queréis amordazar a la oposición", añadió Aitzole Araneta, portavoz de Elkarrekin Donostia, que apuntó que muchas de las mociones que llevan a los plenos son peticiones de la ciudadanía, "que no habla solo cada cuatro años". Acusó, asimismo, al Gobierno municipal de querer tener "la última palabra".

El portavoz del PP, Borja Corominas, recordó que fueron PNV y PSE-EE, junto con el PP, quienes aprobaron el actual reglamento del Pleno en 2013, estando en la oposición. "Enrique Ramos dijo entonces que con este reglamento se ganaría democracia y transparencia, por lo que con esta contrarreforma sucederá al revés", declaró, y acusó a jeltzales y socialistas de actuar de forma diferente estando en la oposición y en el Gobierno y de aplicar su "rodillo" para aprobar el cambio sin consultar con el resto de grupos. "No seré yo quien defienda la gestión de Bildu en este Ayutamiento, pero el entonces alcalde creó una comisión ad hoc para cambiar el reglamento", añadió Corominas.

"El PNV no es autoritario ni facha, aunque sí hemos sufrido a autoritarios y fachas", respondió Viles, que añadió que hay grupos que "confunden el Pleno con un plató".

urgencia El cambio del reglamento estuvo en boca de los concejales de la oposición a lo largo de toda la sesión, que se prolongó ayer durante más de diez horas, y que debatió un total de 28 mociones de control. Tanto EH Bildu y Elkarrekin como el PP criticaron, asimismo, que mientras Viles reivindicaba las comisiones como foro de debate, el Gobierno municipal aprobara de urgencia el acuerdo con el Gobierno Vasco para financiar el proyecto de la línea eléctrica de Dbus. No criticaron el proyecto en sí, pero sí las formas de llevarlo a Pleno y que no hayan tenido opción de plantear dudas ni en esas comisiones ni en el consejo de Dbus celebrado hace solo unos días.

"¿Esto es urgente y temas relacionados con las playas no?", añadió el concejal del PP Mikel Lezama, en referencia a que el Gobierno municipal rechazó que se incluyeran en el orden del día dos interpelaciones presentadas con carácter de urgencia por EH Bildu y Elkarrekin Donostia (que el PP apoyó) sobre la obra de la casa del faro de la isla y el servicio de socorristas.

Precisamente, algunos de esos socorristas reivindicaron ayer a la entrada del Pleno y en su interior, convocados por el sindicato ELA, la subrogación de los trabajadores, que no está recogida en el pliego de condiciones del servicio del año pasado (este año se ha tenido que prorrogar el contrato de 2019 al haber tenido que interrumpir el nuevo concurso por la pandemia). La concejala Marisol Garmendia declaró que los tribunales establecieron que había una imposibilidad legal para exigir la subrogación.

"Muchas mociones las trae la ciudadanía, que no habla solo una vez cada cuatro años"

aitzole araneta

Portavoz de Elkarrekin Donostia

"No defenderé yo la acción de Bildu, pero el anterior alcalde creó una comisión para cambiar la norma"

borja corominas

Portavoz del PP

"Normalizamos este ayuntamiento en relación a otros, las limitaciones en mociones son habituales"

marisol garmendia

Portavoz socialista

"Es una decisión facha, represiva, autoritaria y unilateral, quieren silenciar a la oposición"

Reyes carrere

Portavoz de EH Bildu

"El cambio busca la proporcionalidad y la labor de fiscalización se hace en las comisiones"

juanra viles

Concejal de Presidencia (PNV)