Todos los pueblos se organizan para ayudar a las personas mayores y vulnerables

Mutriku y Mendaro inician hoy sus acciones colaborativas y Eibar, Elgoibar, Deba y Soraluze lo harán en los próximos días

17.03.2020 | 02:02

elgoibar – Cada cual a su manera pero los ayuntamientos de los seis municipios que conforman la comarca de Debabarrena están trabajando en la creación de diferentes grupos que se encargarán de ayudar a las personas mayores y a los colectivos más vulnerables (personas con enfermedades crónicas, diversidad funcional...) a hacer más llevadera la difícil situación derivada de la expansión del coronavirus. En todos los casos, los citados grupos se encargarán de realizar las compras a las personas que lo requieran, pero algunas localidades también ofrecerán cuidado y acompañamiento a las personas mayores y vulnerables que lo necesiten.

En cualquier caso, estas iniciativas solidarias empezarán a funcionar hoy mismo en Mutriku y en Mendaro; mientras que en el resto de pueblos de la comarca se pondrán en marcha en los próximos días.

En la localidad costera de Mutriku, la red de cuidado denominada Mutriku Zaindu echará a andar con la implicación de unas 60 personas voluntarias, que desde hoy mismo "realizarán las compras y ofrecerán protección" a quienes no pueden salir a la calle. El alcalde de la villa, Joseba Palenzuela, anima a las personas destinatarias del servicio a utilizarlo: "solo tienen que llamar al teléfono 679 162 507 entre las 9.00 y las 12.00 horas y realizar su pedido para que al día siguiente se lo lleven a casa", explica.

Por su parte, el Consistorio de Mendaro ha contactado con todas las personas mayores de la localidad que viven solas o están en situación de vulnerabilidad y ha constatado que "unas pocas" necesitan ayuda. Por eso, "hemos hablado con la responsable de un establecimiento del pueblo que está dispuesta a colaborar y desde hoy mismo empezará a dejarles en el portal la comida que soliciten", explica el alcalde, Iñaki Arregi.

Iniciativas en proceso El Ayuntamiento de Eibar está articulando un protocolo "para poder atender a las personas que, por su edad o por encontrarse en una situación que les impida realizar gestiones en el exterior, no puedan salir a la calle".

En este sentido, el alcalde eibartarra, Miguel de los Toyos, explicó ayer que "en los próximos días se celebrarán reuniones con responsables de la Cruz Roja, a fin de coordinar estos trabajos, y se tendrán en cuenta, asimismo, los ofrecimientos de voluntariado que han llegado al Ayuntamiento en los últimos días".

Del mismo modo, la alcaldesa de Elgoibar, Ane Beitia, avanzó ayer que el Consistorio elgoibartarra está trabajando junto a la Cruz Roja "para crear una red que, además de hacer los recados, proporcionará cuidados y compañía a las personas mayores y vulnerables que lo necesiten".

Beitia aboga por llevar a cabo esa labor "de la mano de personal con experiencia" en vez de con personas voluntarias "porque a pesar de que van a actuar con la mejor voluntad del mundo, su contacto con personas vulnerables puede conllevar unos riesgos que debemos evitar". Eso sí, "en el caso de que sea necesario, recurriremos a las personas voluntarias que, en cualquier caso, actuarían siguiendo un protocolo establecido y con el asesoramiento de personal cualificado", sentencia Beitia.

Por su parte, el Ayuntamiento de Deba trabaja con la Cruz Roja, diferentes agentes locales y voluntarios para poner en marcha una red de ayuda a las personas mayores y vulnerables de Deba e Itziar. "Estamos organizándonos para ofrecer el servicio con garantías y lo pondremos en marcha en los próximos días", avanza el alcalde, Gilen García.

Del mismo modo, el primer edil de Soraluze, Iker Aldazabal, explica que el Consistorio que lidera también está trabajando "con la Cruz Roja de Elgoibar" para crear una red que "se encargará de hacer las compras y prestar apoyo a las personas mayores y con necesidades especiales del pueblo". Esa red será una realidad "en cuestión de días", sentencia.