La economía vasca crecerá este año con intensidad

Azpiazu confía en remontar en dos años el golpe del covid y avanza un preacuerdo sobre la Ley de Aportaciones

18.03.2021 | 00:06
Operarios trabajan en el interior de una fábrica. Foto: O.M. Bernal

donostia – El Gobierno Vasco revisará ligeramente a la baja la previsión de crecimiento de la economía en 2021 por la ralentización que ha supuesto la tercera ola del coronavirus. Sin embargo, el PIB de Euskadi tendrá un comportamiento muy positivo, previsiblemente por encima del 8%, y será posible recuperar "una parte importante" del terreno perdido el año pasado (-9,5%).

A esa evolución habrá que sumar el avance de 2022, de modo que la economía vasca volverá en dos años a los números previos a la pandemia y "no perderá ocho años" como ocurrió con la gran recesión de 2009. El consejero de Economía y Hacienda, Pedro Azpiazu, participó ayer en el Forum Europa Tribuna Euskadi con una conferencia en la que hizo repaso de los doce meses en los que la actividad económica ha convivido con el covid. A continuación, analizó el momento actual y las perspectivas a corto plazo.

El "impacto" del virus en la economía ha "sido brutal", pero Euskadi partía de una posición favorable, con unos ritmos de crecimiento que habían permitido dejar atrás los efectos de la crisis anterior y ganar productividad. Esa "buena situación" facilitará la remontada y encarar 2023 como un ejercicio en el que hacer los deberes que quedaron en el tintero el año pasado: dar un salto cualitativo en lo relativo al empleo y reforzar la competitividad de las empresas, subrayó Pedro Azpiazu.

ley de aportaciones Por otra parte, indicó que espera tener aprobada la nueva Ley de Aportaciones a finales de septiembre o principios de octubre, ya que el borrador "está bastante avanzado", y confía en presentar en julio el proyecto para su debate en el Parlamento Vasco.

Según estos cálculos, la normativa que regula el reparto de los fondos que recibe el Gobierno Vasco de las diputaciones estará lista para la reunión que en octubre acostumbra a celebrar el Consejo Vasco de Finanzas Públicas, el encuentro en el que se certifica la marcha de la recaudación de las haciendas forales. Respecto al borrador, Azpiazu confirmó que solo quedan pendientes de acordar "cuestiones menores que no son insalvables entre todos, con buena voluntad".