Aitor OlasagastiJugador del Ampo Ordizia

Ampo Ordizia | Aitor Olasagasti: "Sería muy bonito llegar a una final de Copa"

30.01.2021 | 00:41
Ampo Ordizia | Aitor Olasagasti: "Sería muy bonito llegar a una final de Copa"

El Ampo Ordizia se jugará el pase a la semifinal del torneo del KO mañana en Valladolid frente a El Salvador. El tercera línea ordiziarra Aitor Olasagasti ve "muchas oportunidades de ganar" este duelo y aspira a vivir "desde dentro" una final copera

donostia – En una temporada en la que el Ampo Ordizia se ha marcado como objetivo luchar por un título, el club de Goierri debe vencer mañana a El Salvador, en la décima jornada de liga, para acceder a la semifinal de la Copa del Rey (12.30 horas). Los ordiziarras son terceros con dos puntos más que los castellanos, que han ganado cinco partidos y han perdido ante Santboiana (22-21), VRAC (13-20) y Alcobendas (26-5). Burgos, Alcobendas y Barcelona ya están clasificados para la fase eliminatoria del torneo del KO. Aitor Olasagasti explica que el Ampo Ordizia se ve con opciones de eliminar a los vallisoletanos, pero advierte de que "siempre es difícil ganar" en el Pepe Rojo.

El partido contra El Salvador es de los que se marcan en rojo en el calendario...

–Es una fecha que se esperaba desde tiempo atrás. En el Pepe Rojo siempre es difícil ganar, pero viendo de qué partido venimos, cómo está entrenando el equipo y cómo estamos sacando adelante los partidos nos vemos con muchas oportunidades de ganar.

¿Cómo está el equipo de cara a esta cita?

–Estamos muy bien. Estamos al completo y no hay ninguna lesión grave. El equipo está muy fuerte y nos vemos para ganar el partido.

El buen partido realizado contra el Barcelona el domingo pasado les animaría de cara a este choque.

–Eso es. Era un equipo que teníamos por delante en la clasificación. Todos los equipos de arriba estamos a un partido o dos entre nosotros, pero el Barcelona era un rival muy directo, y ganar en Altamira con un resultado tan abultado fue muy gratificante.

En las últimas jornadas el Ordizia ha dejado una buena imagen...

–Hemos tenido nuestras subidas y bajadas. Vamos bien. Tuvimos algún que otro tropiezo como ante el Burgos y contra el VRAC, pero al final han sido nuestras dos únicas derrotas. El equipo está escalando hacia arriba y vamos cada vez mejor, en el buen camino.

En algunos partidos de esta temporada han tenido dificultades para lograr ensayos.

–Durante los partidos estábamos teniendo bastante mala suerte al acabar las jugadas. La tres cuartos estaba haciendo todo lo posible, pero a veces no conseguía finiquitar la jugada y salir con puntos. Estábamos sacando adelante los partidos con la ayuda de Valentín –Cruz–. Ya iremos puliendo eso también, poco a poco.

¿Como cree que será el partido frente a El Salvador?

–Muy duro y muy físico, sobre todo para nosotros, los delanteros. El Salvador siempre plantea partidos muy duros y en el Pepe Rojo siempre da la cara. A ver si podemos aprovechar nuestras ocasiones para poder marcar ensayos. No he visto cómo estará el clima, pero siendo en Valladolid creo que hará fresco y que nos caerá algo de agua. Espero que podamos hacer nuestro juego y volver con una victoria a casa.

¿Ha perdido potencial El Salvador con respecto a otros años?

–Siempre ha sido un equipo que ha tirado bastante de fichajes. Este año se han reducido un poco las plantillas, con menos jugadores extranjeros. No digo que haya bajado el nivel, pero sí que ha cambiado un poco la forma de jugar. Al final, cuando tienes gente muy pesada adelante, eso te incita a jugar de forma más vertical, más al choque. Ahora está tirando mucho de gente de casa, de cantera, con chavales más ligeritos, más veloces, más técnicos y no tan brutos.

Además de los puntos para la liga, también estará en juego la clasificación para jugar la semifinal de la Copa.

–Sería muy bonito llegar a una final de Copa. Hace muchos años que el Ordizia no llega a una. Ganamos en 2012 y 2013 y fue impresionante. Motivó un montón al equipo, y al pueblo y a los alrededores. No sé cómo sería ahora con la pandemia, pero me gustaría mucho llegar a una final y, a poder ser, ganarla.

Las dos finales disputadas por el equipo le cogieron siendo aún muy joven...

–Yo era un chavalito. Fui a ver los dos partidos –a Palencia y a Santander– como un fan más, viendo a mis ídolos, como se suele decir. Y ahora tengo la suerte de poder jugar con ellos. Sería un gran logro vivir una final desde dentro, la verdad.

Con 21 años, está siendo uno de los fijos del equipo esta temporada. Ha jugado todos los encuentros como titular excepto uno.

–El año está acompañando. Físicamente me encuentro muy bien y no he tenido ninguna lesión por ahora. Esperemos seguir así. En el equipo la aportación es muy buena por parte de todos, somos una gran familia y eso dentro y fuera del campo se aprecia muchísimo.

El técnico Iñigo Marotias está dando minutos a algunos jugadores muy jóvenes...

–El Ordizia siempre ha tirado de cantera. Hemos tenido suerte de que las generaciones jóvenes hemos venido bastante fuertes o, por lo menos, con muchas ganas de jugar arriba, y a día de hoy se nota. Es un plus que tenemos con respecto a otros clubes porque, por ejemplo, este año se ha reducido el número de extranjeros que pueden jugar a la vez, y poder tirar de una cantera sólida es una gozada.

Juega como tercera línea. Históricamente el Ordizia ha dado muy buenos jugadores en esa demarcación. ¿Es una presión añadida jugar en ese puesto?

–La verdad es que sí. Me acuerdo de Xabi Lerma, que ganó las dos finales de Copa y que era un animal. Un poco de presión siempre se tiene, viendo de dónde vienes y lo que has dejado atrás y estando ahí con 21 añitos... Ahora también hay jugadores que llevan años jugando, como Oier Goia o Matoto. Tengo buena gente en la que fijarme. Son muy buenos compañeros, y siempre que he tenido alguna duda han estado ahí para ayudar.

¿Cómo compatibiliza el rugby y el trabajo?

–El año pasado terminé los estudios de robotización y automoción, y estoy trabajando con un contrato de prácticas en una empresa del pueblo. He tenido bastante suerte, porque el horario laboral me permite compatibilizarlo con el rugby. Salgo a las 17.00 horas y a las 18.30 horas empezamos a entrar en el gimnasio, así que tengo tiempo para cambiar de chip entre el trabajo y el rugby, que al final es otro trabajo, entre comillas.

"Hemos tenido nuestras subidas y bajadas. Vamos bien. Tuvimos algún que otro tropiezo , pero el equipo está escalando hacia arriba"

"Viendo cómo estamos sacando adelante los partidos, nos vemos con muchas oportunidades de ganar a El Salvador"

"Esta temporada se ha reducido el número de extranjeros, y poder tirar de una cantera sólida es una gozada"