Los 'potrillos' sonrojan al Alavés

una versión txuri-urdin plagada de jugadores del sanse rozó el triunfo en la prueba matinal

06.09.2020 | 00:35
Aritz Aldasoro busca un pase en el partido de ayer, en presencia de Pacheco y Bautista. Foto: Real Sociedad

Real Sociedad2

Alavés2

REAL SOCIEDAD Moyá; Blasco, Arambarri (Pacheco, m. 73), Sagnan; Alkain, Aldasoro, González de Zárate, Robert Navarro, Ezkurdia; Bautista, Lobete.

ALAVÉS Pacheco; Laguardia, Ely, Duarte; Edgar, Pina, Battaglia, Pere Pons, Rioja; Joselu, Lucas Pérez.

Goles 0-1, m. 6: Lucas Pérez. 1-1, m. 58: Bautista de penalti. 2-1, m. 63: Aldasoro. 2-2, m. 75: Joselu.

Árbitro Palencia Caballero. Sin tarjetas.

Incidencias Partido amistoso disputado a puerta cerrada y en horario matinal, en el campo José Luis Orbegozo de Zubieta.

donostia – Las circunstancias son las que son. Cuando Imanol Alguacil y los suyos cocinaron la pretemporada realista, hace tan solo unas semanas, pensaron en otorgar a todos los miembros del plantel 90 minutos de juego, ya a siete-ocho días vista del estreno liguero. ¿Cómo? Pues doblando partidos amistosos, una práctica cada vez más habitual entre los clubes profesionales y que esta vez solo ha servido para ver en acción, ayer por la mañana contra el Alavés, a una selección de jugadores del Sanse, aderezados por Moyá, Sagnan y Bautista. El parón internacional, las lesiones y el coronavirus habían dejado el vestuario txuri-urdin bajo mínimos. Y el entrenador tuvo que elegir. Por la noche ante Osasuna, ensayo general. En Zubieta frente los vitorianos, turno para los potrillos.

Unos potrillos que no lo hicieron nada mal. Nunca le perdieron la cara al encuentro. Ni siquiera cuando en el minuto seis, en una acción aislada, la sociedad Joselu-Lucas Pérez fabricó el 0-1. Los chavales se ajustaron siempre al plan de Imanol, quien calcó el 3-5-2 marca de la casa de Pablo Machín. Y buscaron hacer daño desde la profundidad, directa o indirecta. Suele ser esta la vía más recomendable para agredir a zagas de tres como la babazorra, y la Real lo intentó con el trabajo de la doble punta Lobete-Bautista como punto de partida. Cayeron los dos a la medular para atraer defensas, vaciar su zona y facilitar incorporaciones desde segunda línea, con Robert Navarro y el pivote gasteiztarra Urko González de Zárate como lanzadores. Trajo frutos la estrategia, crecientemente productiva conforme iban pasando los minutos.

Y es que el Alavés apostó de inicio por una presión agresiva, soltando incluso centrocampistas (Tomás Pina) para apretar arriba. Aunque los bríos visitantes menguaron poco a poco, facilitando la tarea a una Real cuyos futbolistas ganaron tiempo para pensar. Lo tuvo González de Zárate antes de servir a la carrera de Bautista en el penalti cometido sobre este, que el propio Bautista transformaría. Y lo tuvieron también el pivote realista y Navarro para apoyarse en el errenteriarra y dar pie al 2-1 de Aldasoro. El Alavés, de nuevo a través de su pareja de delanteros, ambos de quilates, se las arreglaría luego para evitar el sonrojo, pero poco importó el gol en clave realista. Fueron las sensaciones, y no el resultado, quienes evidenciaron la buena salud de Zubieta.

Bautista, de penalti, y Aldasoro marcaron los goles; solo la dupla Joselu-Lucas evitó la derrota a los vitorianos