Primera

El clásico es un tsunami

Barcelona Y Real Madrid se miden en el camp nou empatados a puntos en el liderato en un partido marcado por lo extradeportivo

18.12.2019 | 11:22
Zidane en una rueda de prensa.

Barcelona - Por una vez, las cuestiones deportivas quedan al margen en la previa del partido de los partidos, el clásico entre Barça y Real Madrid (20.00 horas, Movistar LaLiga); el encuentro que bate todos los récords con una audiencia potencial mundial de 650 millones de espectadores en 180 países vive pendiente de una protesta social que ha cambiado el paso a todos los actores. El partido ya ha vivido un cambio de fecha (se debía jugar el 26 de octubre) después de los incidentes registrados en Barcelona tras conocerse la sentencia del juicio del procés y la convocatoria de una reivindicación por parte de Tsunami Democràtic.

Pero casi dos meses después el escenario prácticamente es el mismo. Tsunami ha convocado a la ciudadanía a una concentración en cuatro puntos cercanos al Camp Nou a partir de las 16.00 y el dispositivo de seguridad, ya de por si complejo, ha aumentado en dificultad. Tanto, que ambos equipos y los árbitros compartirán hotel (a unos 600 metros del Camp Nou) y saldrán escoltados hasta el estadio unas dos horas antes del inicio del choque.

Las intenciones de los promotores de la protesta es visualizar el conflicto existente entre Catalunya y España en el escenario más grande posible, un público potencial de 650 millones de espectadores, aunque siempre han insistido que su objetivo no es "ni bloquear ni suspender".

En lo deportivo, los dos equipos se juegan el liderato, andan empatados a puntos, y, aunque el fútbol de ninguno de los dos tiene la continuidad deseable, están dispuestos a sacar adelante el partido para empezar a crecer a partir de una victoria. Valverde cuenta con todos los futbolistas disponibles, la única variación estribaría en la alineación de Sergi Roberto como lateral o como mediocentro. En el segundo, Semedo sería el lateral diestro y Rakitic se quedaría fuera del once del partido.

El jugador a tener en cuenta será, una vez más, Leo Messi. El argentino, que con 26 goles es el jugador que más tantos ha anotado en la historia de este característico partido, disputará su clásico número 42, uno menos que Sergio Ramos, el gran líder de un Real Madrid que añora a su nueva estrella, Eden Hazard, la gran ausencia. Cubrir su baja es la única duda por despejar para Zidane, que nunca ha perdido en el Camp Nou en sus cuatro partidos dirigidos, y superará un récord de Miguel Muñoz en caso de no caer derrotado. Se convertiría en el primer entrenador de la historia del Real Madrid que rinde cinco visitas al eterno enemigo sin perder.

Será el clásico número 242. Hasta ahora el Barcelona ha ganado 96, el Real Madrid 95 y 51 partidos finalizaron en empate. Los azulgrana suman 397 goles y los blancos 402. Números igualados del gran clásico del fútbol español que en esta edición llega marcado por lo que ocurre fuera del terreno de juego. - Efe

Claves

La protesta. 25.000 personas ya inscritas en la protesta de Tsunami Democràtic que ha centrado la atención del partido.

La Liga. Barça y Madrid llegan al clásico aplazado empatados en el liderato con 35 puntos.

El dato

26

Messi puede aumentar su leyenda como máximo goleador de los clásicos. Lleva 26 goles en 42 duelos.