mirarte

'Nora', un íntimo viaje en busca de un lugar en el mundo

El filme, dirigido por Lara Izagirre y protagonizado por Ane Pikaza, se estrena hoy en cines

03.09.2021 | 00:38
La actriz Ane Pikaza da vida a Nora, protagonista de la historia.

donostia – "Antes de nada, gracias, gracias por confiar en mi propuesta". Es la primera frase que Nora, protagonista de la película que lleva su nombre, dice. La dice, además, con ilusión y nerviosismo, pendiente de que le concedan un trabajo con el que siempre había soñado. Pero sus planes cambian cuando muere su abuelo, quien le deja en herencia una Dyane 6 vieja con la que Nora se lanzará a hacer un road trip sin rumbo por la costa de la CAV y con las cenizas de su abuelo a cuestas. Es el argumento de Nora, película dirigida por Lara Izagirre y protagonizada por Ane Pikaza que llega hoy a los cines, después de haber participado el año pasado en la sección Zinemira del Zinemaldia.

En la película, intimista, natural y "artesanal", como define su directora, la protagonista entenderá que no es una viajera nata y que su sueño de ser una escritora de viajes nada tenía que ver con ella, que solo era una excusa para darse una oportunidad de ser libre, de crecer, de cerrar heridas y de, por primera vez, permitirse a ella misma ser feliz. "Me gustan las películas que se parecen a la vida, donde no es todo feliz ni triste, donde se puedan dar situaciones tan naturales como acabar riéndote en un entierro", asegura Lara Izagirreo. Iñigo Aranbarri da vida a Joseba, un instructor de padel surf, y Paula Olaz compone la banda sonora junto a Pascal Gaigne. "Se trata de una película muy artesanal, porque todo lo que se ha hecho cuenta con una energía especial, y todo tiene un por qué, aunque no fuese buscado", añade la directora del largometraje, en el que, por cierto, se habla en euskera, castellano, francés e inglés.

Precisamente, esa energía de la que Izagirre habla es la que sintió "en cuanto Ane (Pikaza) entró por la puerta el día del casting". "Fue la única actriz que llegó tarde a la prueba, y en cuanto entró, lo supe. Necesitaba una chica como ella: patosa, pero no demasiado; graciosa, pero no excesivo", cuenta la cineasta, quien afirma que trabajar con la actriz bilbaina ha sido "un auténtico placer", porque "la conexión fue instantánea". También la sintió con Iñigo Aranbarri, cuyo personaje fue el que más quebraderos de cabeza le supuso. "Yo me había hecho una idea en la cabeza de que quería un chico un tanto chulito, ligón y euskaldun, pero ninguno terminaba de encajar con el personaje hasta que llegó Iñigo", señaló Izagirre, directora también de la película Un otoño en Berlín. Él le dio al personaje, según explicó el actor, "un poco más de empatía de la que tenía en un inicio, porque era necesaria". Sobre el trabajo en sí, que se ha llevado a cabo de una forma más pausada de la habitual, el actor apunta: "Fue muy bonito y muy cercano. Muy fácil; era como sentir que estabas en tu hogar".

El filme, rodado por diferentes lugares de Euskal Herria como Amorebieta, la Reserva de Urdaibai o Hendaia, nos muestra la evolución emocional de Nora tras enfrentarse a la muerte de su abuelo Nicolás, a quien da vida el actor Héctor Alterio. "Mostrar las diferentes fases del duelo no era mi intención en un primer momento, pero cuando estábamos trabajando sobre el guion, nos dimos cuenta de que era necesario", apunta Izagirre, quien subraya que esto se aprecia en aspectos tan puntuales como "cuando habla Nora de su abuelo, a quien ni siquiera nombra al principio, hasta que recibe una terapia de choque". Pero también en la simbología, como un reloj que pita a la hora de tomar las pastillas, la furgoneta con la que Nora realiza su viaje o la propia música.

música delicada Y en estas diferentes fases por las que atraviesa la película mucho tiene que ver la banda sonora. "Tuvimos total libertad para crear la música que quisimos", señala Olaz, quien optó por una "música delicada que reflejase el mundo interior de Nora en algunas ocasiones y, en otras, lo que ocurría visto desde el exterior". Siempre, aclara, "desde un punto de vista muy intimista" porque la música, como la protagonista, "debía evolucionar junto al proceso emocional de Nora".

Con todo, la película pretende mostrar, a través de un viaje de carretera un tanto complicado, cómo el ser humano pretende siempre encontrar su lugar en el mundo. Y lo hace a través de unas imágenes íntimas y emocionantes que presentan un paisaje maravilloso y unos personajes tan naturales como la vida misma. Entre estos, se encuentra la participación de intérpretes como Itziar Ituño, Ramón Barea, Klara Badiola o Naiara Carmona, entre otros.

noticias de noticiasdegipuzkoa