Rakel San Sebastian (Adinberri) "El 82% de los mayores desean envejecer en su hogar, por tanto, este es un reto prioritario para las instituciones"

29.04.2022 | 13:31
Rakel San Sebastian (Adinberri) "El 82% de los mayores desean envejecer en su hogar, por tanto, este es un reto prioritario para las instituciones"

Los protagonistas de la estrategia Zaintza Herrilab, un modelo pionero de cuidados, se reúnen en un encuentro coorganizado por Diputación Foral de Gipuzkoa, Adinberri y este periódico.

Actualmente, la población mayor de 65 años supone ya casi la cuarta parte de los vascos y se calcula que, dentro de 10 años, pasará a ser casi un tercio de la población. Siendo el aumento de la esperanza de vida, sin duda, un dato positivo, no obstante, las estimaciones también alertan de un progresivo aumento de las personas en situación de dependencia. Es el momento, por tanto, de transformar el concepto del envejecimiento, con el objetivo de vivir más y mejor. 
En este sentido, y dado que el 82% de las personas mayores desean envejecer en su domicilio, abordar un nuevo modelo de cuidado se ha convertido en un reto prioritario para las instituciones. En este contexto nace, precisamente, la estrategia Zaintza Herrilab, promovida por el Departamento de Políticas Sociales junto con Adinberri, y basada en ecosistemas locales de cuidados. Se trata de una estrategia destinada a mejorar la atención y el cuidado de las personas mayores en situación de fragilidad que residen en su domicilio. 
 
Siete municipios guipuzcoanos están trabajando ya en el marco de Zaintza Herrilab: Pasaia, Hernani, Usurbil, Azpeitia, Zestoa, Donostia y Urretxu.
 
Con el objetivo de conocer en profundidad este modelo pionero, NOTICIAS DE GIPUZKOA ha organizado junto con Adinberri y el departamento de Políticas Sociales de la Diputación Foral de Gipuzkoa el encuentro Adinberri: Ecosistemas locales de cuidados, en el que han participado algunos de sus protagonistas. Por un lado, la diputada foral de Políticas Sociales, Maite Peña, tuvo ocasión de dialogar con Txomin Ruzo, un usuario del programa Zaintza Herrilab de Pasaia, quien relató la experiencia de su ama Pepita, ya fallecida, con este programa, que le permitió envejecer en su casa, tal y como ella deseaba, y con una buena calidad de vida. 
 
Por otra parte, el encuentro se completó con una mesa redonda para profundizar en la implantación de los ecosistemas locales de cuidados en la que participaron Rakel San Sebastián, directora general de Fundación Adinberri, Belén Zubia, trabajadora social del Ayuntamiento de Pasaia, y Bakarne Etxeberria, responsable del proyecto Hauskor de la Fundación Hurkoa. 
 
 

Un cambio de paradigma

Las participantes de la mesa redonda explicaron en qué consiste Zaintza Herrilab, un modelo en el cual se coloca al usuario en el centro y donde juega un papel fundamental la coordinación de los servicios públicos, sociales y sanitarios, las iniciativas comunitarias y las soluciones privadas. "Los estudios nos demuestran que la mayoría de nuestros mayores quieren permanecer y envejecer en sus domicilios, por tanto, tanto para la Diputación Foral de Gipuzkoa, como para Adinberri este es un reto prioritario. Zaintza Herrilab, precisamente, trata de articular un sistema único para atender las necesidades evolutivas de la persona, poniendo a la persona usuaria en el centro", subrayó la directora de Adinberri.
 
Para la trabajadora social del Ayuntamiento de Pasaia, uno de los municipios guipuzcoanos en donde se ha implantado el nuevo modelo, "estamos ante un cambio de paradigma, mediante el cual, además de poner a la persona en el centro, el usuario se convierte en parte activa de su propio cuidado. En Pasaia, ha habido un cambio en la forma de intervenir: antes, los servicios sociales estaban mayoritariamente dirigidos a abordar la dependencia; ahora, el cambio es que partimos desde la prevención, cuando la persona todavía es autónoma, acudiendo a su domicilio para conocer sus necesidades, sus deseos y su entorno". Zubia insistió en que además de recoger información sobre la persona usuaria, mediante la cual se realiza el denominado Plan de vida, también ponen el foco en los familiares que se encargan de su cuidado. "Todo ello", dijo, "supone una dedicación mucho mayor, pero también es muy reconfortante para los profesionales". Para organizar toda la información relativa al usuario y que esté disponible para todos los agentes implicados en su cuidado, la directora de Adinberri aclaró que disponen de una herramienta denominada Plataforma Federada de Datos. 
 
Otra de las características fundamentales de Zaintza Herrilab es que es una estrategia basada en la colaboración entre todos los agentes implicados. "La puesta en marcha del grupo motor que conforma Pasaia Zaintza Herrilab ya supuso un hito en sí, porque en este grupo de trabajo están representados Gobierno Vasco, Osakidetza, Diputación Foral de Gipuzkoa y el Ayuntamiento de Pasaia. El mayor logro a la hora de poner en marcha el grupo motor ha sido no tener que convencer a nadie, porque todos teníamos claro que este era el camino a seguir. Por tanto, Zaintza Herrilab es un proyecto que aporta innovación a nivel institucional, a nivel social y a nivel de gobernanza", apuntó San Sebastián. Y es que, esta innovadora estrategia aglutina las dos líneas de trabajo principales de Adinberri: impulsar la puesta en marcha de modelos innovadores de atención y activar la economía relacionada con el envejecimiento basada en el desarrollo de productos innovadores. 
 
Zubia, por su parte, añadió que "el cuidado de las personas mayores es responsabilidad de toda la sociedad, no solo de los Servicios Sociales, sino también de otros departamentos como Salud o Vivienda, etc. El trabajo tiene que realizarse desde la coordinación".
 

Proyecto Hauskor: Acabar con la fragilidad social

Uno de los agentes fundamentales que forma parte de este nuevo ecosistema de cuidados es la Fundación Hurkoa, a través de su proyecto Hauskor, sobre el que habló su responsable, Bakarne Etxeberria: "Hauskor significa frágil y eso es, precisamente, para lo que nace este proyecto: para hacer frente a las situaciones de fragilidad social que viven las personas mayores. Cuando hablamos de cuidado, a menudo lo relacionamos con dependencia, y esto no es así", aclaró. 
 
Etxeberria puntualizó que el primer paso fue delimitar qué es la fragilidad social: "Somos seres sociales y nos construimos a través de los otros, por lo que las relaciones sociales son fundamentales para una buena calidad de vida. En ese sentido, detectamos cuatro aspectos clave que determinan la fragilidad social de una persona: la capacidad para realizar actividades instrumentales de la vida diaria, el vínculo con la comunidad, el proyecto de vida de la persona y, por último, su estado de salud, las posibles dificultades económicas o el estado de la vivienda". 
A modo de conclusión, San Sebastián afirmó que Zaintza Herrilab es "una estrategia más necesaria que nunca". Además, la directora de Adinberri reconoció que el camino elegido es "el camino más complejo, pero es el que tenemos que seguir". 
 
Etorkizuna Eraikiz es el nuevo marco de actuación que, desde 2016, lleva impulsando la Diputación Foral de Gipuzkoa para responder a los retos de nuestro territorio, en colaboración con la sociedad y diversos agentes. En este marco se ubica Adinberri como una iniciativa estratégica e innovadora para abordar el reto del envejecimiento de la población
noticias de noticiasdegipuzkoa