Ocio nocturno: "¿Son conscientes de las pérdidas que va a haber? Les da todo igual"

Rosa Matilla, del pub Hamabost, considera que la solución no puede ser "cerrar a los de siempre"

29.12.2021 | 00:30
La plaza de la Constitución, desde la terraza del Hamabost.

donostia – No solo las grandes salas o discotecas van a notar el golpe de las nuevas restricciones decretadas por el Gobierno Vasco. Los pubs y bares dedicados al ocio nocturno también se quedan prácticamente sin trabajar al tener que cerrar a la una, cuando la noche aún no ha despegado, con todo lo que eso supone para negocios que no son grandes y que ya llevan demasiado tiempo sin ingresar lo que necesitan para subsistir. "Es más de lo mismo. Volvemos a lo de siempre, no hemos aprendido nada estos dos últimos años", lamenta Rosa Matilla, del pub Hamabost, situado en la Plaza de la Constitución de Donostia, una zona que ha perdido últimamente "mucho ambiente".

"Hemos tomado todas las medidas posibles, pero ahora a cerrar a la una y con el aforo al 60%. No lo entiendo. La solución no puede ser cerrarnos otra vez. Los chavales no se van a quedar en casa y volveremos a los botellones y a la policía llegando a las tres de la mañana. No sé por qué se empeñan en cerrar la hostelería por la noche", insiste Rosa: "Es que más no podemos hacer. Las tiendas no las cierran y en algunas entra más gente que a mi bar. Si estamos vacunados, habrá que pasar todo esto de otra manera, no a costa de la ruina de los de siempre".

La crisis está siendo demasiado larga, dice desesperada Rosa: "Muchos venimos súper tocados y casi hundidos, y esto es la estocada. Se quedarán en el camino otros tantos negocios que no llegarán o no llegaremos a verano. Si no se puede consumir en barra, puedo tener en mi local a 15 personas. Es que es mejor que nos digan cerrad 15 días y habrá ayudas, si lo creen realmente, y no esto. A ver cómo pago las nóminas".

diciembre y enero, perdidos

Diciembre y enero suelen ser meses muy fuertes debido a las fiestas navideñas y otras fechas muy señaladas como Santo Tomás o San Sebastián: "Son meses de buena facturación, pero ya Santo Tomás, por ejemplo, no fue normal. Además, mi clientela va desde los 30 hasta los 60 años y se nota una bajada. Te lo puede decir cualquier pub de alrededor. Covid no sé si vamos a coger, pero nuestros ánimos y esperanzas están machacados. Estás medio deprimida y te cuesta hasta venir a trabajar. No sé si saben que cerrando no se mejora nada. ¿Es que no saben qué perdidas va a haber? Les da todo igual".

anteriorsiguiente
noticias de noticiasdegipuzkoa