Absuelto el acusado de violar a una menor con discapacidad

La Fiscalía había pedido en un inicio una pena de trece años y medio de prisión para el procesado

15.07.2021 | 00:11
Protesta convocada por la Asamblea Feminista de Donostia a raíz de la denuncia en 2019. Foto: Ruben Plaza

donostia – El joven acusado de violar en 2019 a una menor de 17 años con discapacidad intelectual en una casa ocupada del centro de Donostia, fue absuelto ayer por la Audiencia de Gipuzkoa, al entender que en el caso concurre "una duda fundada", ya que las evidencias "compadecen mal" con el relato de la víctima y "más bien sirven para descartarlo".

Inicialmente, la Fiscalía de Gipuzkoa reclamaba una pena de trece años y medio de prisión para el procesado, un joven magrebí que por aquel entonces tenía 18 años y que durante el juicio celebrado el mes pasado en la Sección Primera negó categóricamente los hechos.

El Ministerio Público lo acusaba de haber conducido a la menor "contra su voluntad" a una casa ocupada, ubicada en la calle Moraza, donde, tras cerrar con llave el candado de la puerta de la estancia en la que se encontraban, la habría violado a pesar de que la víctima le dijo que "no quería".

No obstante, la sentencia del caso, a la que tuvo acceso Efe, absuelve al imputado, defendido por el letrado Jesús González de la Huebra, al considerar que "nos encontramos ante un claro supuesto de duda fundada" en el que "no cabe más que proceder" a un fallo absolutorio "con todos los pronunciamientos favorables".

Para ello, recordó que la víctima, cuyo testimonio constituía la "prueba de cargo fundamental" contra la presunción de inocencia del inculpado, padece una discapacidad del 37 % con "una importante limitación en el plano psíquico" y "un trastorno generalizado de desarrollo con repercusión en sus áreas afectiva y cognitiva".

Asimismo, se encuentra afectada por un "trastorno psicótico no orgánico", con episodios de "alteraciones sensoperceptivas" y "juicio de la realidad alterado en situaciones de ansiedad", junto con "fantasías de tipo sexual que le desbordan y se manifiestan con problemas de conducta".

El documento aclaró que, a pesar de ello, su estado psicopatológico "no es perceptible externamente" y menos por sus "iguales" en los "primeros contactos o interacciones con la víctima", ya que "no presenta rasgos físicos externos de vulnerabilidad".

El escrito judicial hizo hincapié también en que, cuando sucedieron los hechos, la chica era virgen y que, "tras los supuestos episodios de reiteradas penetraciones" que relató, "mantenía el himen íntegro", además de no tener "ningún tipo de signos, ni vestigios físicos" ni "ningún tipo de lesión" en las áreas genitales ni paragenitales.

dudas "Nada consta o se ha corroborado tampoco sobre algún elemento o contexto de intimidación en el que pudiera haberse visto involucrada la menor", prosiguió la sentencia, que incidió en que tampoco consta que ella "verbalizara su oposición" al procesado, un extremo sobre el que la chica tampoco fue "clara" durante el juicio, sin descartar que "pudiera ser producto de una reelaboración posterior" de su "mente".

"Es más", sus actos "contradicen o más bien ponen en duda la verbalización de esa negativa", ya que tanto ella como el acusado acudieron juntos "de común acuerdo al piso ocupa" donde "mantuvieron una actitud cariñosa", tras lo que durante la noche "salieron a comprar comida" y volvieron a la habitación en la que durmieron.

A la mañana siguiente, volvieron a salir "en compañía de otro amigo" para desayunar, hasta la llegada de la Policía, que encontró a la chica en un estado de aparente "normalidad" y de "cariño" hacia el acusado que "solo se tornó en preocupación cuando se lo llevaron a comisaría".

El acta de inspección ocular de la casa ocupada permitió "descartar" que la menor fuera encerrada allí, como denunció en su momento, "con llave y candado", mientras que su examen físico posterior a los hechos "permite no considerar acreditadas" las distintas penetraciones relatadas.

La resolución señaló asimismo que la chica había conocido "escasas semanas previas" a los hechos denunciados al acusado, quien "sabía poco y mal castellano y que consideraba a la menor "una igual sin limitación alguna".

anteriorsiguiente


noticias de noticiasdegipuzkoa