¿Qué supone el fin del estado de alarma?

Pedro Sánchez quiere poner fin al estado de alarma el próximo 9 de mayo, cuando expira oficialmente

06.04.2021 | 16:25
Control de la policía municipal para vigilar que se cumplen las restricciones.

Pedro Sánchez tiene intención de no prolongar el estado de alarma más allá del 9 de mayo, cuando finaliza oficialmente. "Espero que el 9 de mayo sea el punto final", ha señalado este martes el presidente del Gobierno español en rueda de prensa tras el Consejo de Ministros.

A partir de entonces, Sánchez pretende que sea el Consejo Interterritorial quien tome las decisiones, aunque no ha sido claro en si este Consejo, en el que está representado el Gobierno español y las CCAA, pueda tomar medidas de restricción de la movilidad.

Y es que el final del estado de alarma privaría a las comunidades de dos de las principales medidas para contener la pandemia. Esto es, los cierres perimetrales, tanto municipales como provinciales o autonómicos, y el toque de queda.

Pero lo cierto es que las restricciones que se puedan acordar en la interterritorial se circunscribirían a la limitación de horarios y actividades comerciales o la reducción de aforos, nunca a la limitación de derechos fundamentales como la libre movilidad.

Diez meses bajo el estado de alarma


Si finalmente el 9 de mayo decae el último decreto de estado de alarma, para entonces, el Estado habrá vivido casi 10 meses bajo esta situación después de que se decretara el confinamiento el 14 de marzo de 2020.

A ese primer decreto de alarma que estableció el confinamiento para todas las personas que no trabajaran en actividades esenciales le siguieron 6 prórrogas, una cada quince días: 27 de marzo, 10 de abril, 24 de abril, 8 de mayo y 5 de junio. Y cada una de ellas salió adelante en el Parlamento con menor apoyo que la anterior. Vox solo apoyó la primera prórroga y el PP votó en contra en las dos últimas. Y la del 5 de junio salió adelante gracias a la abstención de ERC.

El 21 de junio de 2020 finalizaba la última prórroga, pero unos días antes Sánchez afirmaba que se había vencido al virus. Una declaración triunfalista que pronto se vio desmentida por la propia realidad con la que han tenido que lididar las comunidades autónomas en primera persona, ya que desde que decayó la última prórroga del decreto los gobiernos regionales se quedaron al mando de la situación en cada territorio.

Pero la controversia entre las medidas que adoptaban las CCAA y los recursos que comenzaron a producirse ante los tribunales obligó de nuevo al Gobierno español a aprobar un decreto de alarma que diera cobertura a las medidas autonómicas. El 9 de octubre lo hizo para la Comunidad de Madrid y el 25 de ese mismo mes, para todas las comunidades autónomas. Se prorrogó el 3 de noviembre por 6 meses y estará en vigor hasta el 9 de mayo de este año.