Un juzgado declara fija a una trabajadora temporal de la UPV

Considera que el contrato de la demandante era "abusivo" al estar prorrogado desde 2003

10.03.2021 | 00:46
Campus de la UPV de Donostia.

donostia – El Juzgado de lo Social número 11 de Bilbao declaró ayer el carácter fijo e indefinido de la relación laboral de una trabajadora temporal de la UPV/EHU, que desde 2003 tenía un contrato temporal prorrogado hasta la actualidad para cubrir una vacante, al darle la razón en el carácter "fraudulento" de la contratación.

En una sentencia difundida por el sindicato USO, que llevó el caso a los tribunales, se pone de manifiesto que durante este tiempo no se ha resuelto ningún proceso selectivo para la cobertura de la plaza que ocupaba la trabajadora como "analista TIC" en el campus de Bizkaia.

En su resolución, el tribunal concluye que se ha producido "una clara infracción" por la universidad, ya que ese tiempo sin proceder a un proceso selectivo para cubrir la plaza no es "tolerable", estando "ante una clara y no admisible precarización de la relación laboral del demandante".

La trabajadora, según pone de manifiesto, "lleva 18 años trabajando en la misma plaza y no tiene la consideración de fija e indefinida, con lo que no puede sino concluirse que, en efecto, la demandante tiene razón en el carácter fraudulento de su contratación, al menos desde el 1 de septiembre de 2005 –cuando se procedió a una renovación del contrato–, como solicita, con lo que procede, obviamente, su transformación en contrato indefinido".

El Juzgado, ante las alegaciones de la parte demandada de que la trabajadora no había entrado por oposición, señala que ello "no supone vulneración de los artículos 9 y 103 de la Constitución Española, el segundo de los cuales impone el respeto a los principios de mérito y capacidad en el acceso al empleo público".

Según argumenta, "es la Administración la que debió, en 2003, fijar el proceso selectivo adecuado para ingresar en ella incluso como interina, y si no lo hizo debió haberlo modificado, no siendo el ciudadano el pagano de las inadecuadas actuaciones de la Administración".

La sentencia, que hace continuas apelaciones a la jurisprudencia en este ámbito del Tribunal de Justicia de la Unión Europea y al Tribunal Supremo y contra la que cabe recurso, es para el sindicato USO "contundente y pionera" contra la UPV/EHU, al considerar que el contrato de la demandante era "abusivo" y reconocer su situación de "precariedad": "Declara a la demandante fija directamente, con las consecuencias legales y económicas inherentes".