Ocho municipios guipuzcoanos siguen con los bares cerrados

Hosteleros del territorio participaron ayer en una caravana de protesta por las restricciones

22.12.2020 | 00:55
Un bar de Azpeitia, el pasado lunes 14 de diciembre, último día en que abrieron los establecimientos hosteleros de la localidad. Foto: Ruben Plaza

donostia – La hostelería guipuzcoana sigue pidiendo soluciones a su situación, difícil desde hace tiempo debido a la crisis creada por el covid y sin perspectiva de mejoría en un futuro inmediato. Son ya muchas las semanas las que los dueños de los establecimientos hosteleros y los trabajadores se llevan manifestando en las calles de distintos municipios del territorio y ayer lo hicieron en la carretera N-I. Un grupo de vehículos salió a las 7.45 horas desde Beasain y otro partió a la misma hora desde Donostia con el lema Ostalaritza aurrera y solicitando ayudas para un sector que ha estado muchos meses cerrado y que aún sigue con la incertidumbre de si puede abrir o no dependiendo de la situación epidemiológica en cada zona.

De hecho, en estos momentos son ocho los municipios guipuzcoanos que no pueden abrir sus establecimientos hosteleros –Aretxabaleta, Arrasate, Azpeitia, Beasain, Ordizia, Eskoriatza, Segura y Zaldibia– después de la resolución que dio a conocer ayer el Departamento de Salud del Gobierno Vasco, que cada lunes y jueves ofrece la lista de localidades vascas cuyos bares y restaurantes deben seguir clausurados. En Euskadi, son doce en total los municipios que no pueden abrir su hostelería, ya que a los ocho guipuzcoanos se unen Arrigorriaga, Aramaio, Iruña de Oca y Zigoitia.

En las localidades con más de 5.000 vecinos, deben cerrar las que tengan una tasa de incidencia acumulada por 100.000 habitantes en los últimos catorce días superior a 500. Aretxabaleta (tasa de 845,31), Arrasate (1.192,31, la más alta de toda Euskadi), Azpeitia (757,22), Beasain (651,44) y Ordizia (742,23), están muy por encima de esa barrera y, además, ninguna de ellas ha mejorado su incidencia en las últimas jornadas, así que todo apunta a que la revisión del jueves difícilmente traerá buenas noticias.

En el caso de los municipios con menos de 5.000 vecinos, son tres los criterios que deciden el cierre de la hostelería: tasa de incidencia superior a 500, tasa también superior a 500 en la zona básica de salud correspondiente y dos o más casos nuevos de COVID-19 en la última semana. Zaldibia supera ambas tasas y en los últimos siete días ha tenido ocho contagios.