La hostelería vasca pide un rescate que compense el 50% de sus pérdidas

El sector calcula que serán necesarios 187 millones
Alerta de que podrían cerrar 1.000 locales
Propone prorrogar los ERTE hasta recuperar la actividad al 75% o ampliar las terrazas

05.11.2020 | 01:03
La hostelería vasca pide un rescate que compense el 50% de sus pérdidas

gasteiz – 187 millones de euros para este 2020. Es lo que han cuantificado las principales asociaciones de hostelería en Euskadi para un plan de rescate "urgente" que ayude a compensar el 50% de pérdidas que está sufriendo el sector a raíz de la pandemia. El objetivo de estas ayudas, que hace tres semanas fueron presentadas al Gobierno Vasco pero que ayer se anunciaron públicamente en una rueda de prensa conjunta en Gasteiz, es salvar 16.000 puestos de trabajo, evitando así que en marzo se desemboque en una "dramática espiral" que provoque que 1.000 establecimientos en Euskadi bajen la persiana para siempre.

"Somos conscientes de que la pandemia que nos ha tocado vivir nos ha afectado a todos, pero la hostelería es, sin duda, el sector que más ha sacudido la COVID-19", denunciaron sus presidentes Elena Martín (SEA Hostelería), Bonifacio García (asociación de hostelería de Bizkaia) y Mikel Ubarrechena (Hostelería Gipuzkoa), quienes resaltaron que la hostelería suma 60.000 puestos de trabajo, siendo el quinto sector en el PIB de Euskadi.

"Cuando hablamos de hostelería, hablamos también de turismo, de empleo y de empresa, de las 13.600 pymes que suma la hostelería vasca, pero ésta también es mucho más: es gastronomía, es cultura y la seña de identidad de un pueblo", señaló la presidenta de SEA Hostelería. Sin embargo, al sector "acompañan estadísticas que dibujan un negro panorama, con un 65% de trabajadores que han estado o están de ERTE y de 16.000 familias que se van a quedar sin empleo si no encontramos una solución".

Panorama "desolador" Ante este "desolador panorama", las asociaciones del sector se pusieron en contacto con el consejero de Turismo, Javier Hurtado, para solicitarle una ayuda "determinante" ya que "no se han planteado hasta ahora planes de ayuda económica que compensen, al menos parcialmente, las pérdidas ocasionadas por las decisiones adoptadas, porque se ha hablado poco de defender al tejido local hostelero. Por eso le dijimos que es el momento de anunciar ya mismo ayudas de calado para el sector y que suman 187 millones de euros", detalló Martín.

En este sentido, el máximo representante de los hosteleros de Bizkaia, concretó que el plan de rescate contempla cinco grandes ámbitos de ayudas: medidas higénico-sanitarias, defensa del empleo, apoyo a las estructuras empresariales, fomento de la demanda y acompañamiento legislativo del ámbito municipal.

Así, entre las medidas higiénico-sanitarias piden una "especial incidencia" en la gestión eficaz de los protocolos de reapertura de los establecimientos tras un rebrote y la coordinación de las instituciones intervinientes. Para el fomento de la demanda, junto con el plan de bonos al consumo lanzado recientemente, los hosteleros solicitan el compromiso de no reducir la inversión en promoción turística y reclaman el apoyo del Gobierno Vasco para pedir a Madrid rebajar el IVA de la hostelería de manera temporal del 10 al 4%.

Sobre el acompañamiento legislativo de ámbito municipal, hacen hincapié en la "necesaria flexibilización de los criterios de aprovechamiento del espacio público. La hostelería necesita terrazas para sobrevivir".

En cuanto a la defensa del empleo, solicitan la generalización de los actuales ERTE de impedimento, limitación y cadena de valor turística, "sin otro límite temporal que la recuperación del 75% de la actividad".

Aplauden la capacidad de escucha del consejero de Turismo, Javier Hurtado, a quien presentaron hace 15 días este plan. "Y, por lo que hemos visto, ha tenido su efecto, porque esta tarde (por ayer) iba a haber una primera mesa sectorial de hostelería, comercio y turismo, con Gobierno Vasco y las tres diputaciones".

a fondo perdido Para el apoyo a las estructuras empresariales, incluyen un plan de ayudas a fondo perdido a las empresas del sector, que se modularía sobre cuatro criterios: el empleo que se mantiene en el establecimiento hostelero, el pago de alquileres, los aprovisionamientos y género perdidos por el confinamiento y el efecto de las medidas de contención.

Ubarrechena alertó de que "el sector está muy, muy mal. El panorama es muy preocupante. El sector necesita un rescate como el que su día se realizó a la banca para sobrevivir". Además, denunció que existen "empresarios de primera y de segunda" y que ellos están "en segunda".

Cuestión aparte es el "agujero negro de los arrendamientos", como puso en evidencia ayer el secretario general de los hosteleros guipuzcoanos, Kino Martínez, que puede conllevar 20.000 pleitos de desahucios en los tribunales, "que no se solucionan judicialmente, sino políticamente".