Catalunya cierra los bares y restaurantes y Asturias regresa a una "fase 2 modificada"

España supera ya la barrera de los 900.000 contagiados, con 100.000 de ellos en los últimos diez días

15.10.2020 | 01:10
Una mujer limpia una terraza sin clientes en un resturante de Barcelona. Foto: Efe

barcelona –El coronavirus avanza en la llamada segunda ola, que ya cerró las puertas de España al turismo extranjero en verano, sin que las medidas puntuales puestas en marcha en diversos territorios hayan conseguido frenarla, lo que obliga a extremar las restricciones, como hizo ayer Catalunya con el cierre de bares y restaurantes durante un mínimo de 15 días.

Ese avance del SARS-Cov-2 causante de la enfermedad del COVID-19 queda patente en los 11.970 nuevos contagios (y 209 fallecidos) notificados ayer, que elevan el total por encima de los 900.000 (908.056), con 100.000 en los últimos diez días.

El paso dado por las autoridades sanitarias catalanas, que ha puesto en pie de guerra al gremio de la restauración pese a los anuncios de ayudas, choca colateralmente con la premisa de consenso tras el paso del COVID-19 como un ciclón la pasada primavera: no se puede volver a paralizar la actividad económica.

El gran debate de la pandemia: salud o economía, con la derivada de una crisis económica que también en el fondo es una crisis que afecta de lleno a la vida de las personas, a su sustento y, por tanto, a su propia salud.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, lo aseguró de esta manera: "No podemos parar la actividad económica, pero nos tenemos que adaptar para salvar vidas y tener en cuenta dónde se está produciendo el grueso de los contagios, como el ámbito familiar y los ámbitos de socialización, donde uno se quita la mascarilla mientras come".

El cierre de bares y restaurantes en Catalunya, que sólo podrán servir comida para llevar, será extensivo a los servicios con contacto físico, menos peluquerías, y se completa con la reducción del aforo al 30% en locales comerciales y al 50% en gimnasios y actividades culturales, que deben finalizar a las 23.00 horas.

El presidente catalán en funciones, Pere Aragonès, instó a reducir al máximo la movilidad, evitar reuniones fuera del entorno familiar y a optar por el teletrabajo y la enseñanza a distancia. Recomendaciones, en cualquier caso, porque su imposición sólo sería posible con el confinamiento domiciliario o, en menor medida, con el toque de queda, que ya se estudia en algunos países europeos.

Las disposiciones de la Generalitat, que ahora debe avalar el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, se han tomado con una incidencia acumulada de las transmisiones del virus de 263,43 casos por cada 100.000 habitantes, una velocidad de reproducción de 1,3 y 1.866 personas hospitalizadas, 231 de ellas en la UCI.

Diez comunidades autónomas superan –algunas ampliamente– el dato de incidencia de Catalunya, incluida Madrid, donde ayer era del 463,14 (sin incluir los habituales retrasos de notificaciones que lo elevan a posteriori) con 3.932 ingresados en centros sanitarios, 477 en cuidados intensivos.

Además, el Gobierno del Principado de Asturias ha implantado unas medidas similares a las de Navarra y prohibido el consumo en las barras de los locales de hostelería durante quince días ante el aumento de la incidencia de la pandemia. El presidente del Principado, Adrián Barbón, que calificó esta medida como una "fase 2 modificada", dijo que se trata de un "cortafuego" para contener el virus que será modificado de forma periódica.

los datos

Madrid cuadruplica los contagios. Los contagios por coronavirus notificados en las últimas 24 horas se han disparado en la Comunidad de Madrid al pasar de 309 a 1.602, mientras el Ejecutivo madrileño anunció que prepara medidas "contundentes" tras el compromiso del Gobierno de no prorrogar el estado de alarma más allá de los 14 días previstos.

El ambiente universitario, en el foco de la segunda ola. Los brotes detectados entre universitarios en ciudades como Granada, Valencia, Salamanca o Santiago de Compostela han puesto el foco en los estudiantes en la segunda ola de la pandemia en la que la tasa de incidencia del coronavirus se ha disparado en los últimos días en ambientes estudiantiles.

Menos fumadores. Un 10,2% de los fumadores dejaron el hábito durante el confinamiento mientras que un 5,4% de personas que no fumaban, bien porque no lo habían hecho nunca o bien porque lo habían dejado, empezaron a hacerlo en este mismo periodo.

la cifra

33.413

Los nuevos contagios en España fueron 5.104 en 24 horas, con lo que la cifra de infecciones es de 908.056, y la de muertos de 33.413.