alerta mundial por el coronavirus

La dexametasona podría salvar las vidas de los pacientes más graves de COVID-19

Un estudio de Oxford afirma que el fármaco reduce hasta un tercio la mortalidad en hospitalizados que necesitan ventilación

17.06.2020 | 00:57

Londres – Un fármaco barato y de fácil acceso en todo el mundo llamado dexametasona puede ayudar a salvar vidas de pacientes que se encuentran graves a causa del coronavirus, según un estudio de la Universidad de Oxford divulgado ayer.

El equipo investigador cree que el tratamiento a base de dosis bajas de esteroides supone un gran avance en la lucha contra el COVID-19, al reducir el riesgo de muerte en un tercio de aquellos pacientes que se encuentran enchufados a ventiladores.

En cuanto a los que precisan de un abordaje de la enfermedad con oxígeno, el citado fármaco reduce las muertes en una quinta parte, de acuerdo con estos hallazgos.

Esta medicina es una de las que se están empleando en el considerado mayor ensayo clínico del mundo, donde se experimenta con tratamientos existentes para otros males con el objetivo de ver si también funcionan para combatir el coronavirus.

5.000 vidas salvadas Según estimaciones de los investigadores, si ese fármaco hubiera estado disponible en este país desde el principio de la pandemia, se habrían podido salvar hasta 5.000 vidas.

Además, debido a su bajo coste, consideran que podría ser muy beneficioso en los países pobres que afrontan grandes números de enfermos de COVID-19.

Aproximadamente 19 de cada 20 pacientes que se infectan de coronavirus mejoran sin tener que ser hospitalizados, recuerda el estudio.

De aquellos que han de ser ingresados en un centro médico, la mayoría también experimenta una mejoría, si bien algunos podrían necesitar oxígeno o ventilación mecánica. Estos últimos, según el estudio, son los considerados pacientes de alto riesgo a los que la dexametasona parece ayudar.

Ese fármaco se emplea ya para reducir inflaciones en el caso de otras condiciones médicas y ayuda, al parecer, a detener parte del daño que se origina cuando el sistema inmunológico se sobreactiva mientras intenta luchar contra el coronavirus.

En este ensayo clínico participaron unos 2.000 pacientes a los que se administró la medicina y su evolución se comparó con otros 4.000 enfermos a los que no se les prescribió.

Para aquellos pacientes conectados a ventiladores mecánicos, la dexametasona redujo el riesgo de muerte de un 40 a un 28%, al tiempo que en el caso de los enfermos que precisaron de oxígeno, el tratamiento redujo el riesgo mortal de un 25 a un 20%.

"Es el único fármaco hasta la fecha que ha mostrado que reduce la mortalidad de manera significativa. Es un gran avance", afirmó el investigador principal del estudio, Peter Horby.

Para Martin Landray, otro de los científicos involucrados, los hallazgos sugieren que de cada ocho pacientes tratados que precisan de respiración asistida por ventiladores mecánicos, se podría salvar una vida.

En cuanto a los que necesitan abordaje con oxígeno, se salva una vida de cada 20 o 25, agregó.

"Hay un claro beneficio. El tratamiento consta de diez días de dexametasona y cuesta unas 5 libras (5,5 euros/6,2 dólares) por paciente. Así que esencialmente cuesta 35 libras (38 euros/43 dólares) salvar una vida. Es un fármaco que está disponible en todo el globo", remarcó Landray.

Según el experimento, la dexametasona no parece ayudar a personas que presentan síntomas leves de coronavirus –aquellos que no necesitan asistencia para respirar–.

las cifras

20%

Entre el 15 y el 20% de las personas curadas desarrollarán algún tipo de secuela, según Francisco Cegri, coordinador del grupo de Trabajo de Atención a las Personas Mayores de la Asociación de Enfermería Familiar y Comunitaria de Catalunya (AIFICC).

1.982

En todo el mundo se están realizando 1.982 estudios sobre el COVID-19, según un informe elaborado por el Grupo de Análisis Científico de Coronavirus del Instituto de Salud Carlos III (GACC-ISCIII).

La frase

María Jesús montero

"la ciencia es la que nos va a sacar de esta"

La portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, respondió ayer a los movimientos antivacunas que cuestionan las investigaciones sobre el COVID-19.