Desde el lunes, sin horarios pero respetando al colectivo de riesgo

Luz verde al tránsito de personas sin distinción de edad aunque se pide evitar el deporte las tres horas reservadas a mayores de 70 años

24.05.2020 | 01:19
Un hombre protegido con mascarilla caminando, ayer, por el paseo de La Concha.

donostia –Gipuzkoa dará a partir de mañana un paso importante en este pulso diario que se libra por restablecer la normalidad cuanto antes. El arranque de la llamada segunda fase dibuja un escenario que cada día se parece más al que dejó atrás la pandemia. El restablecimiento de la libertad de movimientos sin franjas horarias dentro del territorio y sin distinción de edad despeja definitivamente tantas dudas de días atrás. Se acabó eso de mirar al reloj para salir a la calle, algo que tantos quebraderos de cabeza venía ocasionando a la ciudadanía. Movilidad ilimitada y sin distinción de edades, aunque con un importante llamamiento a la responsabilidad. La ciudadanía debe ser consciente de que hay personas mayores que durante este largo confinamiento no han pisado la calle, que se muestran temerosas, que han vivido la pandemia con estrés y miedo tras dos largos meses de confinamiento. Por todo ello se pide evitar hacer deporte y limitar desplazamientos durante las tres horas que vienen siendo reservadas para ellos, de diez a doce de la mañana y de siete a ocho de la tarde. No hay ninguna prohibición al respecto, e incluso los mayores de 70 años pueden salir a pasear fuera de esa franja horaria, pero el Gobierno Vasco pide tener muy en cuenta a este colectivo de riesgo ante una enfermedad, ni mucho menos erradicada, para la cual no hay vacuna por el momento.

Otra de las grandes novedades que trae consigo el 25 de mayo es que por fin los encuentros familiares y de amigos serán algo más que un deseo. Podrán verse, y sin necesidad de estar consumiendo en una terraza, hasta quince personas en hogares, sociedades o lugares públicos, siempre respetando los dos metros de distancia y extremando la precaución con las medidas de higiene. Estos mismos requisitos deben cumplirse en las sociedades gastronómicas, que reciben luz verde para abrir sus puertas a un 50% de su aforo.

Son algunas de las medidas anunciadas ayer por la consejera vasca de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia, que compareció junto a la titular de Salud, Nekane Murga, para informar sobre las novedades de este nuevo peldaño de la desescalada, que flexibiliza notablemente las restricciones impuestas hasta ahora, abriendo el abanico de esta nueva fase que se prolongará hasta el 7 de junio.

Además de la libertad de movimientos, que se circunscriben al territorio salvo casos excepcionales, el nuevo marco normativo insufla algo de aire fresco a la actividad económica y cultural.

Sanidad otorgó el viernes a Euskadi el pase a la fase 2, pero hacía falta conocer el contenido del BOE para acomodar las directrices de Madrid a la realidad de Euskadi, algo que Madrid no hizo público hasta ayer por la mañana, lo que obligó a retrasar una hora la rueda de prensa del Gobierno Vasco.

Con la evidente premura por esta circunstancia, Tapia desgranó otra serie de medidas llamadas a reconstruir poco a poco un sector económico en horas bajas. Así, a partir de mañana la actividad de la hostelería no se limita a las terrazas. Podrá abrir sus puertas para ser ocupado en un 50% de su aforo tanto el interior de los establecimientos como el exterior. Eso sí, todos los clientes tendrán que estar sentados, guardando entre las mesas la debida distancia.

A preguntas de los periodistas, la consejera precisó que desaparece a todos los efectos la limitación horaria de las once de la noche, pero apeló a la responsabilidad del sector hostelero para ir dando pasos con responsabilidad sin echar por tierra el trabajo realizado. "Estamos en la fase 2 y no podemos estropear lo conseguido por querer ir más rápido de lo debido", respondió, para precisar en todo caso que es competencia de cada municipio establecer el horario que fija la actividad en el sector.

centros comerciales 

El estímulo al consumo también llega de la mano de los centros comerciales. Se levantan las restricciones para los que superan los 400 metros cuadrados, y podrán abrir sus establecimientos a un 40%. El ocio y la cultura también despiertan de su forzado letargo. Los museos vuelven a funcionar, a un 50% de su aforo. Con respecto a las diversas actividades culturales, el Gobierno Vasco fija dos criterios. Aquellas que tengan lugar en espacios cerrados, como teatros, pueden ocuparse en un tercio de su capacidad con un máximo de 50 personas, mientras que los espectáculos al aire libre pueden acoger a hasta 400 personas, siempre sentadas.

Ahora que la primavera avanza hacia un verano cada vez más cercano también se autorizan actividades relacionadas con el turismo, como puede ser el senderismo. El Gobierno Vasco permite en este caso grupos de un máximo de 20 personas.

Será también la de mañana una jornada en la que miles de alumnos regresen a las aulas, según la orden publicada en el BOPV. Lo harán estudiantes de 4º de ESO, 1º y 2º de Bachillerato, así como de Formación Profesional en todos los Grados. Regresa asimismo la actividad presencial en euskaltegis, entrenamientos deportivos, y se permite la celebración de exámenes de HABE. Está prevista, asimismo, la reincorporación paulatina de todo el profesorado.

La comunidad avanza en esta segunda fase de la desescalada pero mantiene los límites en el movimiento entre territorios. "Poco a poco se va recuperando la normalidad, pero hace falta paciencia y responsabilidad porque el camino será largo", advirtió ayer la consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras.

Noticias relacionadas