Radares y furgonetas camufladas: así nos vigila la DGT

La Dirección General de Tráfico ya tiene desplegado todo su arsenal tecnológico para evitar muertes en las carreteras y multar a los infractores durante este verano, atípico por el coronavirus, que estamos viviendo en 2020.

29.07.2020 | 14:14
Este está siendo un verano atípico en las carreteras por la crisis sanitaria.

Sin embargo, esta es también la época en la que nos conceden la mayoría de las vacaciones y hay que aprovecharlas, aunque solo sea para hacer una escapada y desconectar. El Ministerio del Interior no se ha arriesgado a dar una cifra de los desplazamientos que habrá estos meses, pero sí ha indicado que se prevé un 20% menos que el año pasado, cuando se produjeron 91 millones.

Todos los años, justo antes de la denominada Operación salida de primeros de julio, la Dirección General de Tráfico (DGT) avanza cuáles son las campañas y medidas que se tomarán para evitar infracciones y accidentes en las carreteras. Y en esta ocasión, no iba a ser menos. Dentro de unos días comenzará la segunda salida con motivo del primero de agosto y la DGT ya ha puesto en funcionamiento todos sus dispositivos. Pero, ¿qué nos vamos a encontrar en nuestro viaje?



Carné digital


La DGT apuesta por evitar contactos innecesarios entre los agentes de tráfico y los conductores a quienes comprueban la documentación, todo ello para evitar contagios por el Covid-19. Por eso, ha diseñado una aplicación para llevar digitalizado el permiso de conducir. La app se llama MiDGT y ofrece otras ventajas a sus usuarios. Por ejemplo, avisa de cuándo el carné está a punto de caducar o cuándo debemos pasar la ITV, entre otras acciones.

Además, informa sobre los puntos que tienes en el carné y almacena toda la documentación del vehículo (permiso, distintivo ambiental, datos técnicos...). Para garantizar un acceso seguro a la aplicación, debes tener instalado un certificado digital en el móvil o entrar mediante cl@ve permanente o cl@ve pin.

Radares


La DGT emplea varios tipos de radares con diferente tecnología para multar en caso de no llevar el cinturón, si se sobrepasa la velocidad permitida, si se comete alguna infracción circulando o por el uso del móvil. Te explicamos cómo son, pero recuerda que lo mejor es que conduzcas siguiendo todas las normas de circulación de cada vía y así evitarás tener esos miedos al ver un radar o a un agente de tráfico.

Los más visibles son los denominados pórticos. Se trata de radares fijos que se colocan sobre carteles de información, tienen una antena que emite una señal, ésta rebota en el vehículo y regresa a la antena para aportar la información de la velocidad.

Las cabinas que vemos al lado de la carretera también son radares fijos, pero funcionan disparando haces de luz para captar la parte de atrás del vehículo cuando excede la velocidad a la que debe circular. Normalmente se instalan en lugares de mayor concentración de accidentes y de tráfico. Todos los radares fijos se pueden consultar en la web de la DGT.

Por otro lado, encontramos los radares móviles, aquellos que se colocan en un lugar determinado en momentos concretos. Dos de los últimos modelos son los Velolaser. Una versión se puede colocar en una señal o en un quitamiedos, por ejemplo, y se conecta mediante 4G, por lo que puede manejarse desde cualquier parte. Utiliza la tecnología LIDAR, un sistema láser que permite medir la distancia entre el punto de emisión de ese láser hasta un objeto o superficie. De esta manera, envía la información del infractor a un vehículo oculto a cierta distancia.

La otra versión se instala en las motos de la Guardia Civil de Tráfico y utiliza como medidor las ondas del llamado efecto Doppler, que comprueba cuándo un vehículo supera la velocidad permitida. Es casi indetectable.

Y para evitar que frenemos drásticamente para rebajar la velocidad de repente al ver un radar, se han diseñado los dispositivos de tramo, que calculan la velocidad media a la que se circula durante un tramo de la carretera.

Infografía de la DGT que explica cómo funcionan los radares de tramo.


Otro tipo de radares que se ven menos son los drones, encargados, sobre todo, de sancionar a los conductores que cometan alguna infracción relacionada con la seguridad vial, como adelantar en línea continua o no respetar una señal de stop. Cuando el dron capta la irregularidad, alerta a un coche patrulla situado unos metros más adelante del punto en el que se ha detectado para que los agentes puedan para al conductor. Buen viaje y... ¡a disfrutar de las vacaciones! 

La campaña de verano de la DGT, en datos

  • 548 radares móviles
  • 12 helicópteros 
  • 764 puntos fijos de control de velocidad (80 de ellos de tramo) 
  • 216 cámaras de control de teléfono  móvil
  • 15 furgonetas camufladas para control del móvil
  • 11 drones (tres de los cuales pueden multar)