ANUARIO

La sexta ola irrumpe para noquear la normalidad

30.12.2021 | 11:57
Los presos catalanes independentistas, homenajeados tras salir de prisión. Foto: Kike Rincón

En Euskadi, el inédito acuerdo presupuestario entre el Gobierno Vasco y EH Bildu amplía el campo de juego de la política vasca

Cualquier análisis o revisión de lo que ha ocurrido este 2021 tiene el riesgo de quedar diluido por el tsunami vírico que ha provocado ómicron en la recta final del año. Las ansias de normalidad de la sociedad se han estrellado contra la sexta ola, que no solo amenaza la salud, la economía y el equilibrio emocional de la gente, también pone en aprietos la reputación de dirigentes y mandatarios, a los que la pandemia ha llevado a una posición impopular hagan lo que hagan.

Urkullu y el resto de presidentes de comunidades autónomas se han quedado solos y sin armas para afrontar esta nueva crisis. Moncloa, tras la victoria arrolladora de Díaz Ayuso en Madrid, ha visto las orejas al lobo y no ha querido ir más allá de medidas cosméticas, como la de la mascarilla, confiando en que el temporal pase cuanto antes. La libertad madrileña avanza triunfante como ideología del tiempo de la pandemia.

Y, aunque en ocasiones no lo parezca, hay vida más allá de la pandemia. Este año la política ha vuelto a proporcionar muchos episodios con huella que no están relacionados con la crisis del covid. Entre los más recientes, la abstención afirmativa de EH Bildu a los presupuestos del Gobierno Vasco, un apoyo inédito que amplía el campo de juego de la política vasca. Este entendimiento ha rebajado las expectativas, no muy sólidas la verdad, de que la llegada de Eneko Andueza a la dirección del PSE en lugar de Idoia Mendia sirviera para alimentar una posible entente de izquierdas para desplazar al PNV del poder.

En el frente del autogobierno, el Ejecutivo de Sánchez muestra tics similares a los de otros gobiernos, demostrando tristemente que la forma más eficaz de obtener aquello que figura en el Estatuto y sigue sin ser transferido es apretando con la fuerza de los escaños en el Congreso, labor en la que el PNV ha vuelto a exhibir su experiencia. La buena noticia, en cualquier caso, ha sido la materialización de la competencia penitenciaria, lograda una vez que la violencia política forma parte del pasado. Pero los vaivenes en la transferencia de la nueva ayuda de Ingreso Mínimo Vital o el parón en el calendario pactado hace ya dos años entre ambos gobiernos son pruebas de cómo entiende Madrid el estado autonómico.

Guerracivilismo

2021 ha servido para certificar que la política española vive tiempos guerracivilistas. El congreso se ha convertido en una caldera con los diputados de PP y Vox en plan hooligan sin otro objetivo que el acoso y derribo del Gobierno de coalición, con el presidente Sánchez como pieza de caza mayor. Este escenario no deja a los socios del Ejecutivo, todo ese espectro que la derecha resume en "separatistas, terroristas y comunistas", más remedio que sostener lo que hay ante la evidencia de que la alternativa es un futuro de pesadilla. Cualquier asunto sirve para la bronca, que alcanzó decibelios ensordecedores con los indultos a los presos independentistas.

El frente catalán sigue con las espadas en alto, aunque con menos ruido, mayor división en el soberanismo y cierta sensación de bloqueo. La justicia española ha sumado varias derrotas: la más sonada, la maniobra para detener a Puigdemont en Cerdeña y lograr su extradición. Pero Italia no lo vio claro y consultó a Europa que, por ahora, ha blindado al expresident.

Y es que la justicia ha sido, probablemente, el poder más damnificado en cuanto a su imagen. En primer lugar, la negativa del PP a facilitar el relevo en los órganos jurisdiccionales ha desnudado el sesgo derechista de los magistrados y su función correctora en asuntos políticos. También les ha perjudicado su disparidad de criterios ante medidas contra el covid.

Aurten bete dira hamar urte ETAk bere ibilbide militarrari amaiera emango ziola iragarri zuenetik. Bakea zinezkoa den arren, iraganaren zamak irekita mantentzen du zauria, eta gizartea pixkanaka ari da jabetzen zauri hori zeinen sakona zen, eta sendatzea zenbat kostako den, erabat ixtea lortuko dugun une horretara iritsi arte. Memoria, justizia eta erreparazioa; hiru aldagai horiek ekuazio eztabaidaezina osa-tzen dute euskal gizartean biktimei dagokienez. Eragindako indarkeria guztiaren errudunek izen-abizenak badituzte, noski; baina giza eskubideen aurkako eraso larriak eragin zituzten erabaki eta gertakari haien arduradun nagusiek ez dute autokritika eskatzen duen muga zeharkatu nahi.

Hamar urte hauetan urrats lotsati eta kontraesankorrak eman dituen ezker abertzalearen munduari egindako eskakizuna da hori, aurreko hamarkadetan gertatutakoagatik erantzukizunak bere gain har ditzan. Eta Estatuarentzako eskakizuna ere bada, inork ez baitu bere egituretatik burututako delitu larrien berri izan nahi.

Zalantzarik gabe, keinurik aipagarriena Aieteko adierazpena izan da, ETAren amaieraren hamargarren urteurrenean Arnaldo Otegi eta Arkaitz Rodriguez ezker abertzaleko buruek Donostiako jauregiaren ondoan irakurritako testua; baita handik egun gutxira, askatasuna berreskuratzen duten presoen harrera publikoak amaitzeko, ETAko presoen kolektiboak egindako eskaera ere.

"Biktimen mina sentitzen dugu; ez zuen inoiz halakorik gertatu behar", esaldia nabarmendu zen adierazpen hartatik, eta juzgu politikoaren menpe geratu zen. Batzuentzat nahikoa izan zen, eta gehienentzat eskasa, min horren eragilea ETA izan zela iritziz, estrategia politiko-militarrarekiko behar adinako autokritikarik ez zuela argudiatuz.

Hurrengo egunean topatu eta zabaldu zen Eibarren grabatutako bideo bat, non Otegik militante talde handi baten aurrean esaten zuen Aieteko deklarazioaren helburua presoak kartzelatik ateratzea zela; adierazpeneko zintzotasunari balioa urratuz. Gainera, urtearen azken txanpan, Antton Troitiñoren heriotzak eragindako adierazpenek, epaitegi aurrean Mikel Albisu Antzari eskainitako babesak, edota David Plá ETAko buruzagi ohia Sortuko zuzendaritzan sartzeak, zalantzak piztu dituzte berriro ere.

Beste aldeari dagokionean, kontuak argi-tzeko eskakizun guztiei ez die inolako jaramonik egiten Espainiako Gobernuak, agintean edonor dagoela ere. Kasurik odoltsuenetakoa, Mikel Zabalzarena. Aurten, Kongresuan, Barne ministroak uko egin zion Fiskaltzari kasua berriro irekitzeko eskatzeari, eta ez zuen dokumentazioa desklasifikatu nahi izan, Intxaurrondoko Guardia Zibilaren kuartelean gertaturiko egia, ofizial egiteko, gaur egun inork zalantzarik ez duen legez.

noticias de noticiasdegipuzkoa