Dietmar Kühbauer
entrenador del rapid de viena y exjugador de la real sociedad

Dietmar Kühbauer: "La Real es favorita. Si todo transcurre de una manera normal, va a ganar los dos partidos"

08.10.2021 | 01:30
Dietmar Kühbauer se dispone a encarar a Jordi Lardín en su época como jugador de la Real. Foto: MD

"Si puedo ir a verles, iré. Pero de todas formas, yo voy con la Real". Son palabras de Dietmar Kühbauer (Heiligenkreuz im Lafnitztal, Austria, 1971), exjugador de la Real Sociedad durante tres temporadas y actual entrenador del Rapid de Viena

donostia Didi atiende muy amablemente la llamada de NOTICIAS DE GIPUZKOA, y con un más que aceptable castellano, hace un repaso de su "triste" paso por la Real Sociedad. Una difícil situación personal unida a un cúmulo de problemas físicos no le permitieron triunfar en el conjunto blanquiazul, donde jugó un total de 56 partidos en los que anotó dos goles. Ahora, metido de lleno en su carrera como entrenador, analiza para este periódico al Sturm Graz, próximo rival de la Real en la fase de grupos de la Europa League.

¿Cómo recuerda su paso por la Real Sociedad?

–Para mí es una historia muy difícil. Cuando yo fui a Donostia a jugar a fútbol, lo hice en una situación personal muy complicada. La que entonces era mi mujer tuvo un accidente muy grave de tráfico. Estuvo mucho tiempo en coma y finalmente, falleció. Mi situación no era la mejor. Estaba en un país extranjero, fuera de casa y con esa situación personal tan increíble y difícil de asimilar. En ninguno de los tres años que estuve en la Real llegué a ser el Didi Kühbauer futbolista, ni el de antes ni el de después. Nunca. Me da mucha pena que no pudiera brillar como me hubiera gustado. Ahí en la Real ni fui la misma persona ni el mismo jugador que ficharon.

Entonces, el recuerdo de su paso por la Real no es bueno, ¿o me equivoco?

–Se puede decir que es agridulce. La ciudad era increíble, me gustaba mucho vivir allí porque era muy bonita y recuerdo la amabilidad de la gente. Fueron tres años buenos en ese sentido, pero no de fútbol. A pesar de mis circunstancias, yo guardo muy buen recuerdo de San Sebastián.

¿Cuál es su mejor recuerdo?

–Mi mejor partido con la Real fue contra el Real Madrid. Ganamos 4-2, marqué un gol y di dos asistencias. Fue mi mejor partido, pero me gustaba tanto el fútbol que cada partido para mí era especial, aunque yo no jugara como antes. Era una sensación complicada. En Austria era un jugador importante, pero me sentí frustrado en la Real. Pero pese a todo, mi estancia en San Sebastián fue muy buena y no lo voy a olvidar nunca.

¿Ha vuelto alguna vez?

–No he tenido la oportunidad, pero quiero hacerlo. Desde hace años tengo la idea de volver con mi mujer y mis hijas. Para mí, una persona muy importante en mi estancia en la Real y en San Sebastián fue Antonio Ollo, consejero de la Real por aquel entonces. Una persona muy importante, muy grande. Conocía mi situación personal y me ayudó mucho, él y su hija María, a la que le tengo mucho aprecio, y con la que mantengo una gran relación de amistad. El año que viene voy a ir seguro.

Pues se encontrará con un campo que no tiene nada que ver en el que jugó usted...

–Ya lo he visto. Es un campo súper. Ahora es un estadio de puta madre. Me gusta mucho. Lo he visto por televisión, y el ambiente que hay. Eso es un campo de fútbol, con ruido, y no como en el que jugábamos nosotros, con las pistas que lo convertían en un campo un poco frío. Ahora da la sensación de ser un campo totalmente diferente.

Mantiene contacto con algún excompañero de su etapa en la Real?

–A veces hablo con Imaz. Cuando yo jugaba en el Mattesburgo coincidí con la Real en una concentración en Jerez, con Loren, que era el director deportivo, y con Fuentes, que era presidente. También estuve con Kovacevic. Y, por cierto, me alegro mucho de que Imanol Alguacil esté ahora como entrenador de la Real Sociedad. Compartimos un año en el vestuario. Tengo el recuerdo de una persona muy amable y muy reservada.

Hablando con excompañeros suyos, siempre dicen que les sorprende ver a Imanol en un banquillo siendo entrenador. ¿A usted también?

–Era serio, pero en el fútbol no es importante si eres tímido o gritas mucho. La verdad siempre está en el campo y la manera en la que trabajas con tu equipo. Los conocimientos tácticos y los técnicos los tienen todos los entrenadores, pero lo que yo destaco esa saber comunicar, relacionarte bien con el equipo. En el fútbol de hoy eso es muy importante.

¿Tiene mala leche como entrenador?

–No. Siempre tengo una buena relación con mi equipo. Cuando tu gritas, en mi opinión, es solo para la prensa. Yo hablo con mis jugadores con un tono fuerte, pero siempre con respeto. No muy alto. Puedo hablar normal, pero con un tono fuerte. Si gritas, repito, es solo para la prensa. La generación de futbolistas de ahora es diferente a la de hace 30 años. Tienes que hablar de una manera diferente.

Volverá siendo entrenador de fútbol. ¿Cómo le va en el Rapid de Viena?

–Ahora estoy en el otro lado. Soy el jefe, pero disfruto mucho. El Rapid de Viena es un club muy popular y la presión es grande. Hemos tenido buenos años, quedando en segunda posición, porque ahora el Salzburgo se lo lleva todo. Tiene mucho mejor equipo, más poder económico y eso se nota. Estoy muy contento con mi equipo, con mi trabajo, aunque ahora estamos en una situación difícil. Estamos octavos en la clasificación y eso no es una buena noticia para el Rapid. Siempre hemos estado entre los tres primeros. Pero yo disfruto siendo entrenador. Me gusta mucho trabajar con jugadores jóvenes, con los futbolistas. Llevo tres años de entrenador profesional e intento aprender cada día.

El fútbol ha cambiado mucho desde la época en la que fue jugador, ¿no?

–Sí, seguro. El fútbol ha cambiado mucho. No tiene nada que ver. Es más rápido, mas fuerte, hay más presión. Por ejemplo, ahí en España, hay mucha calidad. Y es algo que me sorprende, pero para bien. Estuve viendo el partido de Italia y España me dejó maravillado. Italia es una selección muy fuerte, que viene de ganar la Eurocopa y que llevaba muchos partidos sin perder, pero España jugó de manera increíble. Cada uno de sus futbolistas juega a fútbol y eso es algo muy difícil de ver. El nivel de la liga española cuando yo fui era muy alto, pero ahora lo es más. El fútbol es más rápido, más intenso y se tiene que jugar con mucha intensidad. No vale solo con la calidad.

¿Ha podido ver algún partido de la Real Sociedad esta temporada?

–Yo tengo DAZN en mi casa y cuando la Real juega, intento ver el partido. Siempre voy con la Real. En serio. Me gusta mucho cómo juega la Real. Tienen un gran equipo con un jugador muy especial como Mikel Oyarzabal. Es un jugador increíble. Pero la Real siempre ha tenido buenos jugadores y no sé cómo lo hace. No es un país muy grande, pero cada año siempre sacan buenos jugadores de la cantera. Tiene futbolistas con mucho corazón y yo creo que es algo característico de allí, del País Vasco. Los jugadores del País Vasco son diferentes, con más corazón, entregados a sus equipos. Quieren jugar, primordialmente, en su equipo. Luego, si quieren dar el salto, lo dan, pero más adelante.

La Real se va a enfrentar en la Europa League al Sturm Graz, actual segundo clasificado. ¿Qué me puede decir?

–El Sturm Graz en Austria es un equipo fuerte, que juega con un 4-4-2, y que presiona mucho al equipo rival. En Austria eso es suficiente, porque no tenemos tan buenos jugadores como en España. La Real tiene mucha más calidad que el Sturm Graz. Si la Real juega normal, como lo está haciendo hasta ahora, es mucho mejor. Pero, para mí, el Sturm Graz es un equipo fuerte, aunque no tiene el mismo nivel que la Real.

Entonces, ve a la Real favorita, ¿no?

–Sí, sin duda. El Sturm Graz no tiene nada que perder en este partido. Si pierde, no va a recibir ninguna crítica. Pero como ganen, será toda una fiesta. Pese a todo, si todo transcurre de una manera normal, la Real va a ganar los dos partidos, tanto en Anoeta como aquí en Austria. Pero ya sabes cómo funciona el fútbol, que cuando menos te lo esperas...

¿Qué jugadores destaca del Sturm Graz?

–Para mí el mejor jugador que tienen está lesionado. Es Otar Kiteishvili, un centrocampista. Es su mejor jugador, pero tiene una lesión grave y no va a poder jugar. Está jugando muy bien en el centro del campo Gorenc Stankovic. También está Kelvin Yeboah, un jugador muy fuerte. Es un delantero que tiene mucha calidad y juega mucho con su cuerpo. Tan solo tiene 20 años y yo creo que va a durar poco en Austria. Igual el año que viene se marcha. Repito que su mejor jugador está lesionado. En defensa destacaría al central suizo Gregory Wüthrich. Y en la portería está jugando Siebenhandl. Es un buen portero, pero para mi gusto un poco pequeño. Tiene muchos reflejos. El resto de futbolistas son correctos para jugar en Austria, son buenos. Pero la diferencia entre una Liga y la otra es muy grande, son ligas completamente diferentes. Sturm Graz necesita dar un rendimiento increíble si quiere ganar a la Real. Si la Real juega normal, no va a perder. No quiero hablar mal del Sturm, que creo que tiene calidad, pero no es suficiente para derrotar a la Real Sociedad.

No hace mucho el Rapid de Viena se enfrentó al West Ham United, dirigido por el exentrenador de la Real, David Moyes...

–Y perdimos por 2-0. Es que la diferencia entre los dos equipos es muy grande. El Rapid de Viena tiene un presupuesto de unos 30 millones de euros y el mejor jugador de ese equipo inglés cuesta 70 millones. Solo un jugador cuesta más que el doble de nuestro presupuesto. A pesar de que es una misión complicada ganar a equipos de ese tamaño, yo siempre pienso que podemos ganar. ¿Por qué no?

"La Real es mucho mejor equipo. El Sturm Graz es un equipo fuerte, con calidad, pero no tiene el mismo nivel que la Real"

"Me gusta mucho cómo juega esta Real Sociedad y hay un jugador muy especial como Oyarzabal. Esos jugadores tienen mucho corazón"

"Su mejor jugador, Otar Kiteishvili, está lesionado y no jugará. Stankovic, en el medio, y Yeboah, arriba, están jugando bien"


noticias de noticiasdegipuzkoa