kirolak

Europa League | Real Sociedad - Manchester United: en Turín

confirmado acuerdo con la juventus y la uefa, a falta del ok del gobierno italiano

09.02.2021 | 01:04
El Juventus Stadium es uno de los campos más modernos de Europa. Foto: N.G.

donostia – La Real no podrá recibir al Manchester United en Anoeta en el partido de ida de los dieciseisavos de final de la UEFA Europa League que debía celebrarse el próximo jueves 18 de febrero. El duelo se disputará definitivamente en Turín, en el moderno estadio de la Juventus, a la espera de que el Gobierno italiano dé el OK definitivo. El club txuri-urdin intentó retrasar la fecha de confirmación del escenario fijada para ayer por la UEFA para ganar tiempo, pero finalmente no pudo lograrlo. La prohibición de entrada a España de los vuelos procedentes del Reino Unido hasta el día 16 de febrero y la incertidumbre de que pueda alargarse en el tiempo ha provocado que se tomara la decisión de afrontar el encuentro en otro estadio.

A día de hoy, la Real ya ha cerrado un acuerdo con la UEFA y la Juventus para poder jugar en la localidad turinesa el duelo contra los ingleses, tal y como anunció Sky Sports. El hogar de Gianluigi Buffon era uno de los campos propuestos por la UEFA para albergar partidos de equipos de otros países obligados a jugar fuera de sus fronteras. A partir de ahí era la Real la que tenía que escoger y negociar la idoneidad y disponibilidad del escenario para que luego el órgano rector del fútbol europeo diese su bendición. Como es lógico, todo está a expensas de la aprobación del gobierno italiano, ya que no parece demasiado normal que acepte sin estudiar hasta el más mínimo detalle el hecho de que dos equipos y sus expediciones aterricen en el país, cuando no pueden jugar en suelo español por la prohibición de su dirigentes para aplacar la llegada de la cepa inglesa.

Por el contrario, el partido que no parece correr peligro es el de vuelta, que se jugará seguro en Old Trafford, lo que sin duda no parece lo más justo. La Real viajará sin prensa y con los mínimo expedicionarios posibles en el vuelo chárter.